La "hormona del amor" contrarresta la borrachera

La "hormona del amor" contrarresta la borrachera

La oxitocina puede reducir el consumo del alcohol, los antojos y el síndrome de abstinencia.

notitle
24 de febrero 2015 , 10:28 a.m.

La oxitocina, conocida también como la “hormona del amor”, previene la intoxicación alcohólica en los roedores. Así lo asegura un estudio que abre las puertas para futuros tratamientos contra el alcoholismo en seres humanos.

“Descubrimos que las oxitocinas bloquean los efectos de la intoxicación del alcohol y previenen que éste actúe en lugares del cerebro que están vinculados al efecto de la intoxicación alcohólica”, explicó a la cadena local ABC, Michael Bowen, uno de los investigadores de este estudio de la Universidad de Sídney.

En el trabajo, publicado en la revista científica 'Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias', el equipo liderado por Bowen analizó el papel de la oxitocina en el bloqueo de los efectos del alcohol en el organismo, que es inducido por la liberación de la dopamina.

Al observar el comportamiento de grupos de ratas sobrias y ebrias, los científicos notaron que las primeras daban vueltas alrededor de sus jaulas, mientras que las segundas se sentaban visiblemente sedadas con sus hocicos apoyados en la esquina de sus cajas de encierro.

Lo curioso fue que el tercer grupo de roedores, al que se le dio oxitocina antes de consumir alcohol, merodeaba por la jaula como lo hacía el primer grupo de roedores sobrios.

En otras pruebas para medir la sobriedad, Bowen y sus colegas observaron por cuánto tiempo las ratas podían sostenerse colgadas en posición invertida en una rejilla de alambres.

“Las ratas sobrias se podían sostener entre 10 a 15 segundos, mientras que las ebrias solamente por dos", explicó el psicólogo australiano, quien remarcó que las que tenían oxitocina lo hicieron por unos 10 segundos.

“(La oxitocina) casi revierte completamente el efecto del alcohol”, subrayó el científico al reflexionar sobre las posibilidades de prevenir los efectos que producen la intoxicación por alcohol, entre ellos el relajamiento excesivo de los músculos.

Estudios previos muestran que la oxitocina puede reducir el consumo del alcohol, los antojos y el síndrome de abstinencia, por lo que supone un componente clave para potenciales tratamientos contra el alcoholismo.

“Aquí hay un medicamento que potencialmente puede hacer que uno consuma menos alcohol y si se ingiere quede menos intoxicado que antes y con menores probabilidades de quedar herido” en accidentes vinculados al consumo de alcohol, indicó Bowen.

El reto ahora es traducir los descubrimientos a tratamientos para los seres humanos, aunque por el momento se sabe que la oxitocina ha sido utilizada de forma segura para inducir los partos.

EFE 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.