Crean aplicación para tratar personas amputadas

Crean aplicación para tratar personas amputadas

Con ayuda de un supercomputador, científicos ayudan en la rehabilitación del llamado dolor fantasma.

notitle
23 de febrero 2015 , 08:37 p.m.

En el segundo piso del Centro de Bioinformática y Biología Computacional de Colombia (Bios), ubicado en Manizales, se construye un gigantesco muro de visualización de datos que cambiará la forma de hacer terapia médica para rehabilitar personas amputadas.

El muro, de 9 metros de ancho por 3 de alto, tiene 32 módulos y un total de 66 millones de pixeles, y le dará vida a la aplicación que tres investigadores de Bios desarrollaron para mejorar la terapia del espejo, conocida en la medicina y la neurología como un entrenamiento cerebral con un espejo para que el paciente amputado pueda superar el ‘dolor fantasma’.

“Cuando la persona queda amputada, le sigue doliendo su miembro, le pica, le molesta y necesita esto. La terapia se hace artesanalmente y es válida clínicamente”, dijo Juan Diego Gómez, director e investigador principal del proyecto Vilimbs.

Gómez explicó que la idea es poner a la persona frente al muro de visualización, como si fuera un espejo con proporciones reales, “solo que se va a ver con su brazo reconstruido”, por ejemplo. Lo anterior se logra a través de un sistema de computación gráfica conectado a lo que el paciente está pensando en el momento; y además de verse con su miembro completo, lo va a mover libremente “porque les vamos a estar leyendo sus ondas cerebrales y musculares”, agregó.

La aplicación, además, estará conectada a un supercomputador, equipo que tiene una potencia similar a la de 10.000 computadores, el más potente en el país.

En Bios ya tienen un prototipo listo de la aplicación. Son dos los elementos principales que irán conectados al muro, una especie de diadema que tendrá la persona en la cabeza, conocida como 'brain-computer interface', y lo que hará, básicamente, es colectar las señales del cerebro.

El segundo es un sistema mioeléctrico para medir la actividad muscular en la extremidad amputada.

Hasta ahora las demostraciones se han hecho con amputaciones en los brazos, pero, según Gómez, el sistema se puede utilizar en cualquier parte del cuerpo. “Con esto podemos atinar al movimiento que la persona está tratando de hacer mentalmente con su miembro faltante. Una vez lo tenemos, lo graficamos virtualmente”, añadió.

El mayor problema del dolor fantasma, explicó el investigador, es que las personas antes de ser amputadas han sufrido una herida grave en esa parte del cuerpo y el cerebro no olvida esa tensión ni la posición en la que queda el miembro y, tras la intervención, cuando ellos tratan de relajar el músculo, el cerebro sigue procesando el movimiento del miembro que ya no está.

“Por eso la importancia de darles el efecto visual de que tienen su brazo y lo pueden relajar”, indicó Gómez, quien añadió que con esta aplicación el paciente se va a sentir en un ambiente familiar, viéndose, moviéndose y haciendo la terapia con naturalidad.

Otra ventaja es que hay más poder de inmersión y los tiempos de duración total se reducirían significativamente.

Mientras que una terapia convencional tarda cerca de un año, con la aplicación podría reducirse a la mitad.

Ocho mil competidores luego de seis meses de investigación, con el andamiaje computacional listo, dos publicaciones en el 2014 en revistas científicas y a poco tiempo de terminar la construcción del muro de visualización, el equipo de Bios ya hace parte del selecto grupo de conferencias que se dictarán del 18 al 23 de abril durante el congreso internacional CHI (Computer Human Interaction) en Seúl (Corea del Sur), el evento número uno en el mundo en el campo de interacción hombre-máquina y el séptimo en el área de computación general.

Este proyecto, que representará a Colombia, resultó elegido entre cerca de 8.000 proponentes con proyectos científicos de todo tipo, de los cuales solo pasaron 100. “Aunque es un trabajo en proceso, los evaluadores determinaron que ya tiene la suficiente madurez para mostrarlo a la comunidad científica”, contó Gómez.

El investigador explicó que en el Congreso harán una presentación del proyecto, una simulación en vivo y un diálogo e intercambio de ideas con los demás expositores.

MÓNICA ARANGO ARANGO
MANIZALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.