Volcán descubierto en Caldas, en análisis para determinar su amenaza

Volcán descubierto en Caldas, en análisis para determinar su amenaza

En la investigación será clave determinar su edad. Investigación comenzó en 2013.

notitle
23 de febrero 2015 , 08:26 p.m.

El volcán El Escondido, como fue bautizado el cráter de más de 2 kilómetros hallado al nororiente de Caldas, será cuidadosamente estudiado por el Servicio Geológico Colombiano para determinar su amenaza.

El Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Manizales se encargará, en los meses siguientes, de recolectar información para diagnosticar el estado del volcán.

En este ejercicio será clave determinar su edad. “Podemos leer ese mensaje en los depósitos y las rocas. Esto es importante para la siguiente estrategia: evaluar la amenaza”, dijo la directora de la entidad, Gloria Patricia Cortés.

La investigación comenzó en el 2013, guiada por los hallazgos de roca volcánica de tamaños considerables que llevaron a concluir que podría ser por la presencia de un volcán en la zona rural de Samaná. Dos años más tarde, la evidencia recolectada lleva al descubrimiento de El Escondido, nombrado así porque, a simple vista, parece una montaña más en la selva del corregimiento de Florencia. Por eso apenas se viene a saber de su existencia, según la geóloga que lideró la investigación, María Luisa Monsalve.

Al volcán se llegó por casualidad, mientras estudiaban otro que casi no se conoce, el San Diego.

Según la directora del Observatorio de Manizales, hay posibilidad de que en Colombia se descubran otros volcanes como El Escondido.

No está en la cordillera

Una de las características inusuales de este cráter, ubicado a 1.700 metros sobre el nivel del mar, es que se encuentra por fuera de la cordillera de los Andes, conocida también como el Cordón de Fuego, por la línea de volcanes que la atraviesan. Y aunque parece estar inactivo, sí logró determinarse que es altamente peligroso y explosivo por los depósitos de roca volcánica que se encontraron en las zonas aledañas y que tienen espesores de hasta 8 metros, en el caso de Samaná, y de 60 centímetros en sitios más lejanos, como en La Ceja (Antioquia).

“Las evidencias muestran que este volcán es potencialmente peligroso por la extensión de los depósitos de roca, que son más grandes que el volcán Machín ( en el Tolima), el más explosivo en el país. Eso le da un carácter realmente relevante”, afirmó John Macario Londoño, coordinador de la actividad de monitoreo e investigación volcánica del país.

Al respecto, Monsalve aseguró que si bien no se tiene una edad comprobada, los estudios sobre sus erupciones pasadas arrojan datos de hace más de 30.000 años, que “cubrieron parte del territorio nacional, en especial en Antioquia y Caldas”.

Monsalve añadió que un indicio de su actividad son las fuentes termales que hallaron alrededor de la zona. Un volcán se considera activo si sus últimas actividades se dieron hace 10.000 años o menos, lo que no se ha comprobado hasta el momento. Por ahora el volcán no ha registrado periodos de sismicidad en los municipios aledaños, ni está emitiendo gases o vapores.

La zona donde está fue escenario de conflicto armado, y se teme la presencia de minas antipersonas. 

MÓNICA ARANGO ARANGO
MANIZALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.