Cada mes, el capo del contrabando movía 1.500 millones de pesos

Cada mes, el capo del contrabando movía 1.500 millones de pesos

23 de febrero 2015 , 08:17 p.m.

Acostumbra fotografiarse con fajos de billete. Usa dos y tres cadenas de oro. Su camioneta siempre está llena de cajas de whisky y guarda el dinero en cajas. Esas son algunas de las características de Pedro Enrique Ospino Cobo, alias ‘Balacho’, el socio del señalado narcotraficante ‘Marquitos’ Figueroa que fue capturado hace un par de días en el estado Zulia, en Venezuela.

Inteligencia de la Policía, que dedicó un grupo especial para lograr su detención, dice que ‘Balacho’ es el capo del contrabando de gasolina en la Costa. Desde hacía 11 meses y medio había llegado a Venezuela huyendo de las autoridades y de sus enemigos del ‘clan Úsuga’, con quienes mantiene un enfrentamiento por el control de las rutas de tráfico de armas, droga y el hidrocarburo.

La investigación, realizada por Inteligencia y la Dijín, estableció que ‘Balacho’, de 35 años, podía manejar cada mes 1.500 millones de pesos producto del contrabando de gasolina desde Venezuela a Colombia, a través de las fronteras en La Guajira.

Se había radicado en el estado Zulia y constantemente viajaba al estado Valera, donde conseguía la gasolina. Se investiga si fue ayudado por algunos la Fuerza Pública de ese país.

“El combustible es transportado en tanques que son amarrados a los lados de lanchas rápidas”, dice un investigador. Agrega que en la ruta trazada por la red incluye atravesar el Golfo de Venezuela. Luego, en camiones esos mismos tanques son llevados hasta la frontera con Colombia. “El punto más usado para el ingreso es Monte Lara”, indica la misma fuente y señala que esa ruta también es usada para el tráfico de armas y de estupefacientes.

Una vez en Colombia, los camiones llegan a los ‘patios’, extensiones de tierras al aire libre, donde la red monta las llamadas ‘caravanas de la muerte’. Son carros y camiones acondicionados para llevar gasolina con rumbo al Cesar. No paran sin importar qué o quién se atraviese.

Según los investigadores, la red es dueña de camiones, lanchas y carros con los que mueven el combustible.

En medio de ese monopolio que la red pretende tener de la región, las autoridades le atribuyen varios homicidios. Entre sus víctimas, de acuerdo con la Policía, están la exalcaldesa de Barrancas Yandra Brito y el exconcejal de La Paz Efraín Ovalle. También Dilger Becerra Ramírez, Iván Martínez Aroca y Alejandro de Jesús Bonivento Barros, todos funcionarios de la Secretaría de Tránsito de Riohacha.

Su mujer dio las pistas

Tras la captura de ‘Marquitos Figueroa’, detenido el año pasado en Brasil, la prioridad era dar con su heredero, alias ‘Balacho’. Como en el caso de Figueroa, su caída se dio siguiendo las mujeres que lo rodeaban y el apoyo de las autoridades venezolanas fue fundamental.

Fuentes en la Policía dijeron que los viajes que una de sus mujeres hizo entre diciembre y enero pasado permitieron dar con el paradero del ‘capo de la gasolina’. Un uniformado infiltró en la red ganándose la confianza de la mujer, llamada ‘Kari’ y así logró interceptar las comunicaciones del capo. En ellas habló de sus viajes y sus rutas.

Ahora, los ojos de las autoridades están puestos en los otros miembros de la red: ‘Juanca Bonilla’, ‘Norte’, ‘Pirín’ y ‘Penca’.

Redacción Justicia

justicia@eltiempo.com

 

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.