Caprecom: las cifras de un paciente en coma

Caprecom: las cifras de un paciente en coma

Sus pasivos equivalen al 173 % del activo total. Deuda total es de $ 1,3 billones.

notitle
23 de febrero 2015 , 08:03 p.m.

“El comportamiento operacional, la situación financiera, el incumplimiento de los indicadores de permanencia, el avance en la depuración contable y los problemas en los sistemas de información, documentación y archivo”, entre otros temas, tienen en riesgo la supervivencia de Caprecom, según un informe que hizo público hace seis días la Contraloría General.

Y lo que es peor, tienen en riesgo la prestación de los servicios de salud a aproximadamente 3,5 millones de afiliados, muchos de los cuales viven en regiones apartadas del país.

En el documento, entregado a la directora de la EPS, Luisa Fernanda Tovar Pulecio, en diciembre pasado, el organismo de control señaló que Caprecom no ha logrado revertir las malas prácticas que amenazan con conducirla a la liquidación.

En la advertencia, la Contraloría afirma que pedirá que se inicie un proceso administrativo sancionatorio contra la EPS y le da un plazo de 45 días para presentar un plan de mejoramiento que permita solucionar sus deficiencias.

En la misma vía de otras alertas de la Superintendencia de Salud y de la Defensoría del Pueblo, la Contraloría asegura que la EPS “ha llegado a un punto crítico” que “hace necesario que el Gobierno Nacional tome decisiones de fondo”.

Según el organismo, estas “tienen que ser estructurales y no de coyuntura o meramente paliativas, dado que también es necesario preservar la adecuada gestión fiscal sobre los cuantiosos recursos que han sido puestos a disposición” de la entidad.

Los efectos de esa crítica situación los resienten los usuarios. De hecho, Caprecom está en el top 5 de las EPS más entuteladas.

En la auditoría, cerrada el 30 de septiembre del 2014 y que abarca el 2013, la Contraloría encontró graves fallas que, señala, agrandan día a día su hueco presupuestal. Las deudas que Caprecom tiene con hospitales y clínicas, y otras relacionadas con honorarios médicos, farmacias y droguerías, ya suman más de 1,3 billones de pesos.

“Como es conocido, la base patrimonial ha desaparecido y su condición es progresivamente negativa ante el comportamiento de las pérdidas y los resultados acumulados; el patrimonio desde el cierre del 2010 es deficitario”, dice el documento. Y agrega: “Ante la pérdida de la base patrimonial, al cierre de septiembre del 2014 los pasivos totales equivalen al 173 por ciento del activo total”.

Caprecom tiene el 23 por ciento de sus activos en cuentas por cobrar a hospitales y clínicas y cuya probabilidad de recaudo es baja. Además, un 22 por ciento de los activos, entre ellos 19 inmuebles, están embargados.

En pocas regionales la entidad cumple con la obligación de poner en línea sus contratos. Esto no solo juega en contra de la transparencia sino que “impide que afluya pluralidad de oferentes con más o mejores servicios y precios”.

A comienzos de este año, por orden del Ministerio de Salud, Caprecom inició el proceso para salir del Chocó, donde tiene unos 190.000 afiliados del régimen subsidiado. En ese momento, la directora Tovar le dijo a EL TIEMPO que “la corrupción, la politiquería y la presión de los grupos armados” hacían imposible una gestión eficaz.

La auditoría de la Contraloría encontró un rosario de irregularidades que, en su concepto, tienen implicaciones penales. Así, el traslado de pacientes por río a citas ambulatorias se pagaba como una urgencia, lo cual generaba sobrecostos de 3 millones de pesos por viaje. Lo mismo pasó en el servicio de ambulancia aérea. Según el informe, Caprecom “remitió pacientes que se encontraban afiliados al régimen contributivo, fallecidos, afiliados a otras EPS y afiliados no registrados” por valor de 690 millones de pesos.

En esa regional se pagaron medicamentos de alto costo por encima del valor autorizado: “Las auditorías médicas no son eficientes, lo cual no garantiza ni que los contratistas cumplan los requisitos establecidos ni que los servicios y suministros de medicamentos correspondan con los tratamientos médicos realizados, conllevando al pago de medicamentos por valores superiores a los precios regulados, con lo cual se disminuyen los recursos para la atención en salud de los chocoanos de los niveles I y II del Sisbén”.

De la misma manera, se encontró que Caprecom pagó por el suministro de balas de oxígeno a personas que, según los registros, están muertas hace años.

La Contraloría detectó que el mismo plan de mejoramiento que se le impuso a la EPS en el 2013 habría dado pie a manejos dudosos. Así, dice el documento, Caprecom reportó el pago de 391 millones de pesos por viáticos de ‘comisiones de apoyo’ para el “cumplimiento del plan de contingencia de la Contraloría” durante los meses de mayo, junio y parte de julio del 2013.

Pero dicho plan se entregó el 29 de julio del 2013 y la auditoría dice que “no fue posible identificar los aportes, actividades o tareas que se generaron en las comisiones” que presuntamente apoyaban el plan de mejoramiento.

En los indicadores de gestión y control, Caprecom obtuvo calificaciones entre 1,8 y 2,7 sobre 5. Sin embargo, en una autoevaluación sobre el control interno, la entidad se calificó con un promedio de “satisfactorio”.

Situación crítica se extiende a otras EPS

Según un informe de la Superintendencia de Salud, con corte a septiembre del año pasado, las deudas son la constante en las EPS, tanto del régimen contributivo como del régimen subsidiado.

Para esa fecha, las del contributivo tenían deudas por 6,1 billones de pesos, y las del subsidiado ascendían a 4,4 billones de pesos.

Las pérdidas en las EPS, año tras año, han llevado a que el patrimonio de estas Entidades Prestadores de Salud vaya disminuyendo. Mientras las del régimen contributivo tienen un patrimonio de 18.171 millones, las del régimen subsidiado tienen un patrimonio negativo de más de 1 billón de pesos. A septiembre del 2014 las entidades de salud que generan más pérdidas son Saludcoop, con 156.763 millones, Cafesalud, con 13.784 y Golden Group, con 10.217 millones.

‘Top’ 5 de tutelas

El año pasado los usuarios presentaron por fallas en la salud un total de 118.281 tutelas.

La entidad que encabeza la lista de las más entuteladas es Nueva EPS, con 13.476. Le sigue Coomeva, con más de 13.000; Saludcoop, con 12.360, seguida por Caprecom, con 10.379 tutelas.

‘Estamos ordenando las cifras’

Luisa Fernanda Tovar, quien está al frente de la gerencia de Caprecom desde hace dos años, asegura que una de sus tareas ha sido ponerles orden a las cifras de esta entidad. Agrega que para tomar decisiones sobre su futuro, se necesita el diagnóstico completo.

¿Qué opinión le merece el informe de la Contraloría?

Soy consciente de las cifras, pero hay que aclarar que estos pasivos se han venido acumulando de muchos años. Hemos hecho la tarea de ir poniéndolas en orden al punto de que hoy las tenemos más claras. La mayoría de esos números negativos se presentaron hasta dos años atrás.

Tanto el Contralor como el Supersalud dicen que Caprecom no es viable...

Cualquier decisión que se tome con respecto a Caprecom o a cualquier otra entidad debe estar basada en información veraz y consolidada. En esta entidad las fuentes de información lamentablemente no son confiables, hemos trabajado de manera intensa para organizar y aclarar las cifras; no ha sido un proceso fácil, pero vamos por buen camino. Esperamos, en poco tiempo, tener un diagnóstico exacto de la situación financiera de Caprecom, antes de eso no se puede hablar de decisiones sobre su futuro.

Pero la percepción es que el desorden y la corrupción ya acabaron con la entidad.

Hemos encontrado cosas muy complicadas, que incluyen anomalías en la contratación y en la orientación de algunos recursos. Al respecto hemos puesto varias demandas ante la Fiscalía.

Uno de los factores que dificultan tomar decisiones frente a Caprecom son sus 3,5 millones de afiliados. ¿Qué pasaría con ellos si se liquida?

Nuestra preocupación más importante son precisamente ellos. Esta entidad hace presencia en sitios a los que nadie más llega. Podemos decir que hasta en las zonas más difíciles hemos mejorado nuestros procesos, tanto que hoy, después de mucho esfuerzo, tenemos contratadas casi el 90 por ciento de las redes de servicios, para que la gente tenga a donde ir. Esto es muy significativo, más si se tiene en cuenta que hasta hace muy poco ese porcentaje apenas era del 16 por ciento.

JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.