Haraquiri republicano

Haraquiri republicano

Los republicanos desafían a Obama, al futuro presidente de Estados Unidos y a la opinión pública.

notitle
23 de febrero 2015 , 07:04 p.m.

Política, económica y moralmente, resulta incomprensible la ceguera de un puñado de activistas republicanos antiinmigrantes que se desgastan en una pelea que a la larga saben que perderán. No se percatan de que cada pequeño triunfo, como el que les acaba de otorgar el prejuicio de un juez texano, cava más hondo su propia tumba.

La semana pasada, el juez federal de distrito Andrew S. Hanen giró una orden que suspende temporalmente la implementación de las acciones ejecutivas migratorias anunciadas por el presidente Barack Obama en noviembre del 2014, pero no es un fallo en torno a la constitucionalidad de dichas acciones.

Los abogados de Obama tendrán que acudir a la Corte de Apelaciones para levantar el bloqueo y, de ser necesario, llevar su alegato hasta la Suprema Corte de la nación. La mayor parte de los expertos en cuestiones migratorias opina que a fin de cuentas el Presidente saldrá victorioso del reto legal de Hanen, porque ha actuado conforme a la potestad del Poder Ejecutivo.

Hace tres años, en un juicio que enfrentó al gobierno federal con el estado de Arizona, la Suprema Corte reconoció que al Presidente le toca decidir cómo y cuándo se debe aplicar un proceso de deportación. Los antecedentes de esta potestad son numerosos: antes que Obama, Ronald Reagan, George H. W. Bush y George W. Bush limitaron las deportaciones de diversos grupos de inmigrantes temporales cuando lo juzgaron conveniente y necesario.

Lo desconcertante del caso es que la debilidad del liderazgo republicano en el Congreso es la que ha propiciado el activismo judicial con el que desafían a Obama, al futuro presidente de Estados Unidos y a la opinión pública. Una bravata que nos obliga a preguntar: ¿los ultraconservadores entienden que la mayoría de los estadounidenses favorece una reforma migratoria que permita a los indocumentados regularizarse? ¿Sabrán que los votantes latinos apoyan decididamente a las acciones ejecutivas del presidente Obama? ¿No entenderán todavía por qué perdieron las dos últimas elecciones presidenciales, y por qué de persistir en esta ruta seguramente perderán las elecciones del 2016?

El líder de la Cámara de Representantes, John Boehner, ha dicho que este año no habrá reforma migratoria porque no cree que Obama sería capaz de implementarla, pero su argumento no se sostiene en la práctica. La inmigración de mexicanos indocumentados a Estados Unidos se ha congelado, el presupuesto de la patrulla fronteriza se cuadruplicó en los 90 y se triplicó en los 2000, y en el 2012, según datos de la dependencia oficial que vigila el rendimiento de cuentas del Congreso, la seguridad fronteriza rondaba el 84 por ciento de efectividad; además, más de 2 millones de personas han sido deportadas por Obama.

Otro disparate que repiten los ultras es que los latinos no siguen el mismo proceso de asimilación que los inmigrantes europeos. Falso. El 35 por ciento de los inmigrantes indocumentados lleva viviendo en el país por lo menos 15 años, y un 28 por ciento, entre 10 y 14 años. Más de un tercio de ellos son dueños de la casa que habitan y el 20 por ciento, de pequeños negocios; más del 40 por ciento de las 500 compañías de Fortune fueron fundadas por inmigrantes o por sus hijos.

También dicen que regularizarlos sería suicida, dado que la mayoría de los inmigrantes latinos son demócratas. Cierto, pero susceptible de cambio si el Partido Republicano dejara de atacar a la comunidad. Ante la elección presidencial del 2016, lo que habría que preguntarse es si un partido cuyo objetivo es deportar a los padres de los niños nacidos en Estados Unidos, a sus familiares, a sus amigos y a sus vecinos puede contar con el apoyo de los votantes latinos. Yo creo que no, y mi evidencia, irrefutable, es el resultado de las dos últimas elecciones.


Sergio Muñoz Bata

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.