Movidas de los gigantes mundiales también se sienten en el país

Movidas de los gigantes mundiales también se sienten en el país

Las protagonistas, multinacionales de medicinas, navieras, jabones y productos de salud sexual.

notitle
23 de febrero 2015 , 08:58 a.m.

El pasado 18 de febrero los accionistas de la petrolera Talisman Energy, reunidos en Calgary (Canadá), aprobaron una oferta de 8.300 millones de dólares que hizo la empresa española Repsol.

Aunque con esta movida la empresa norteamericana reforzará los negocios en Norteamérica, su mercado natural desde hace varias décadas, también lo hará en Colombia, a 6.354 kilómetros de distancia de la ciudad canadiense y donde tiene la mitad de las operaciones.

Repsol, por su lado, cuenta en nuestro país con derechos sobre once bloques: siete en etapa de exploración y cuatro en explotación, además tiene acuerdos de colaboración con la brasileña Petrobrás y Ecopetrol.

Sin embargo, este no ha sido el único movimiento reciente de grandes ligas empresariales con efecto local: Elanco, división de la farmacéutica estadounidense Eli Lilly, concretó en enero la adquisición de Novartis Animal Health, por 5.300 millones de dólares.

Además de colocarse en una posición ideal para ofrecer productos más diversificados, Elanco se convirtió en uno de los tres mayores jugadores a nivel mundial en cuanto a productos farmacéuticos veterinarios.

En Colombia, a través de Eli Lilly Interamerica, pasó, entre otros, a controlar una planta de producción de premezclas de alimentos concentrados para aves y porcinos, en el Valle, y que era de Novartis.

“La principal razón de estas fusiones internacionales es participar en la generación de proteína y así contribuir a la seguridad alimentaria. También acompañamos el mayor vínculo de las personas con las mascotas”, dijo el director para la región andina de Elanco, Leonardo García Hewitt.

Igualmente, tuvo efectos en el país en los últimos días la toma accionaria de la irlandesa Covidien por la estadounidense Medtronic, operación que nivel orbital ascendió a 49.900 millones de dólares.

Las dos compañías tienen en el mercado nacional unos 350 empleados y en el 2014 vendieron cerca de 230.000 millones de pesos en dispositivos y equipos médicos.

“El movimiento es estratégico y de integración de portafolio, pues en su 70 años Medtronic se ha focalizado en atención a pacientes, y Covidien, desde hace casi 90 años, se afianzó en el desarrollo de dispositivos para hospitales”, afirmó el presidente para Latinoamérica de la primera compañía, Hugo Villegas.

Tras la integración, según agrega el directivo, se amplían los portafolios de las compañías integradas, pues Covidien ofrece líneas como suturas, gasa y materiales para cuidados intensivos, y Medtronic tiene fortalezas en el cuidado de pacientes.

El ejecutivo dice que no es un secreto que a nivel mundial los sistemas de salud pasan problemas de recursos, cobertura y eficiencia, como en Colombia, pero con economías de escala se pueden ofrecer a los gobiernos y los hospitales alianzas con el fin de ampliar el servicio.

El presidente para Latinoamérica de Medtronic, Hugo Villegas, añade que al fusionarse las casas matrices decidieron ‘meter en el mismo costal’ las operaciones en Colombia porque es un mercado con profesionales de la medicina altamente calificados.

“Desde el punto económico el producto interno bruto viene creciendo y haciendo que más personas y empresas inviertan y gasten”, explica el empresario.

Energía y salud

La adquisición de la eléctrica chilena CGE por parte del Grupo Gas Natural Fenosa (GNF), de España y que costó unos 3.300 millones de dólares, fue otra transacción internacional que tuvo efectos en Colombia, aunque igualmente pasó sin problemas de competencia.

La empresa ibérica, además de tener un protagonismo en el mercado de gas natural, es dueña indirecta, entre otras compañías, de Electricaribe, mientras que la chilena, a través de Gasco, controla el 20,5 del mercado colombiano del gas licuado de petróleo (GLP o propano).

Como las tres líneas de negocio no se encuentran en la misma cadena de valor y no son sustitutas ni coincidentes, la Superintendencia de Industria y Comercio le respondió a GNF que no hay problemas de restricción a la competencia.
La gigante británica Reckitt Benckiser –fabricante de emblemáticos sellos como Vanish, Harpic, Woolite, Dettol y Durex- le compró por su lado a McNeil-PPC, una filial estadounidense de Johnson & Johnson, los derechos mundiales de la marca de lubricantes íntimos femeninos K-Y.

Así las cosas, esta marca se unió al portafolio de condones Durex de la empresa inglesa y se creó una cartera única de marcas de la categoría de bienestar sexual.

La operación generó en el país una integración económica entre Reckitt Benckiser Colombia –que comercializa, entre otros, el producto para salud sexual Durex Play Gel de Placer Cerezas de Pasión– y Johnson & Johnson de Colombia, que es la que coloca en el mercado interno las líneas K-Y Gel Lubricante y K-Y Warming Ultra Gel Lubricante.

Belleza y farmacéuticas

En el mercado de productos refrescantes y cuidado personal, particularmente en el segmento de jabones de limpieza para la piel, se dio la compra -por parte de la angloholandesa Unilever y a la estadounidense Procter & Gamble- de las marcas Zest y Camay.

Dado que las compañías no tienen más del 20 por ciento de participación en el mercado de jabones para limpieza de la piel, la integración pasó sin problemas el aval de Superindustria.

A nivel mundial, de acuerdo con Forbes, Zest y Camay eran parte del portafolio de cuidado para la piel y cosméticos de P&G y aunque las dos marcas generaban ingresos anuales combinados por 225 millones de dólares anuales, representaban apenas el 7 por ciento por ciento de los ingresos de ese subsegmento de la compañía norteamericana.
Por el contrario, en el caso de Unilever el segmento de cuidado personal es el segundo más grande de su portafolio y representa el 26 por ciento de los ingresos.

Es decir que las marcas Camay y Zest representaban ganancias mínimas para P&G y por eso las vendió a su rival Unilever, para quien sí serán importantes porque ha decido ampliar los negocios de productos para el cuidado personal.

También está en el despacho de la Superindustria para estudio, la adquisición de la estadounidense Allergan por parte de la irlandesa Actavis, ya que comercializan genéricos, marcas tradicionales y medicamentos de venta libre. La unión mundial de ambas compañías, que costó unos 60.000 millones de dólares y fue la movida en el sector más grande del 2014, combina fortalezas en el área de nueva terapias y medicamentos a precios asequibles.
Allergan de Colombia vende por su lado unos 70.000 millones de pesos anuales.

En julio pasado, la Superindustria igualmente avaló los efectos locales de la adquisición, por parte de Abbott, de la chilena CFR Pharmaceuticals, por unos 3.000 millones de dólares.

Abbott Laboratories Colombia registra ventas anuales por 445.000 millones de pesos y Lafrancol de 463.000 millones de pesos.

CFR Pharmaceuticals también es dueña de Laboratorios Synthesis (Colombia), que vende unos 103.000 millones de pesos anuales.

Entre las marcas propias de Lafrancol están Eroxim (competencia del Viagra), Sevedol, Soy Plus (alimentofuncional), Soñax, Finigas y otras de su propia unidad de investigación y desarrollo.

El grupo químico y farmacéutico Merck firmó por su lado un acuerdo para adquirir la estadounidense Sigma-Aldrich, por 17.000 millones de dólares.

La operación fue aprobada ya por el consejo de administración de Sigma-Aldrich y concluiría a mediados de 2015, cuando hayan obtenido todas las aprobaciones de los organismos reguladores de competencia.

Entre ellos los de la Superindustria colombiana, pues tiene efecto en los mercados de productos biológicos y soluciones de laboratorios. Merck factura en Colombia unos 300.000 millones de pesos anuales.

Al agua

En transporte marítimo, las fusiones también tocan aguas colombianas y la alemana Hapag-Lloyd adquirió el control de Container Shipping Company, que era propiedad de la chilena Compañía Sud Americana de Vapores y de Tollo Shipping Co.

Dichas compañías integradas suman el 15 por ciento de los ingresos anuales que se generan por los servicios de transporte marítimo a empresas exportadoras e importadoras colombianas.

Banca y casinos

De otra parte, las directivas del chileno CorpBanca, controlado por el empresario colombo-chileno, Álvaro Saieh Bendeck, y dueño de Helm Bank y CorpBanca Colombia, recibieron en diciembre el aval a la fusión con el brasileño Itaú-Unibanco.

Por tanto, ahora solo debe esperar el visto bueno de las autoridades financieras de Chile. La fusión indica la llegada del gigante brasileño al mercado colombiano y la conformación del quinto banco más grande del país, con activos que pueden sumar unos 27 billones de pesos.

También se reveló que la firma chilena Dreams será la ‘sobreviviente’ de la fusión de sus negocios en Latinoamérica con los de la compañía sudafricana Sun International.

La integración incluye el casino Monticello en Chile, el Ocean Sun en Panamá y un proyecto en desarrollo en Cartagena de Indias que vale unos 30 millones de dólares.

Se creará entonces un ‘joint venture’ entre la firma chilena y la sudafricana que operará 6.642 máquinas y 295 mesas de juego en cuatro países latinoamericanos, con un volumen anual de negocios por 400 millones de dólares.

Ostensible mejoría

Los datos preliminares indican, según Bloomberg, que el volumen de fusiones mundiales habría alcanzado 2,18 billones de dólares el año anterior.

De confirmarse la cifra, superaría en 45 por ciento la del 2013 y solo sería 12 por ciento menor al nivel de fusiones y adquisiciones más alto de la historia, que ocurrió en 2007.

La mayoría de acuerdos correspondieron al sector minero-energético y según Mergermarket -firma de comunicación especializada en noticias financieras y empresariales- se trató de 1.638 tratos, por 632.500 millones de dólares y un 47,5 por ciento más que en 2013.

Y no parece que la tendencia vaya a cambiar en 2015, según agrega.

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.