Exit

Exit

Maduro se terminará yendo, tarde o temprano, pero Venezuela seguirá ahí.

notitle
22 de febrero 2015 , 11:12 p.m.

La canciller María Ángela Holguín ha hecho un trabajo sobresaliente en el manejo de las relaciones bilaterales con Venezuela, bajo circunstancias muy desafiantes. No olvidemos que durante el gobierno de Uribe la posibilidad de una guerra entre los dos países hermanos estuvo sobre la mesa y que nuestras Fuerzas Armadas tuvieron que prepararse para una eventual agresión militar de parte de los militares venezolanos. Las cosas desde entonces han dado un giro de ciento ochenta grados.

Juan Manuel Santos entendió, con visión de estadista, que tocaba cambiar las reglas de ese peligroso juego. De una espiral de beligerancia mutua con el vecino país pasamos a construir confianza y a adoptar una estrategia de acercamientos progresivos que le han servido bien al interés nacional.

Las victorias de la Fuerza Pública en su lucha contra las Farc llevaron a esa organización terrorista a un evidente debilitamiento. Pero, a pesar de eso, ahí siguen. Como lo dicen quienes han estudiado el tema, para alcanzar la paz los golpes militares son indispensables, pero no suficientes. Está demostrado, por una larga lista de experiencias internacionales, que es en el terreno de la política donde se determinan la perspectiva y las posibilidades de cerrar las confrontaciones históricas.

La política exterior de Santos frente a Chávez y Venezuela fue lo que finalmente dejó a las Farc sin la solidaridad ideológica, los recursos y los paraísos territoriales indispensables para su supervivencia política y militar. Ese acercamiento de Santos fue el puntillazo definitivo. Los comandantes entendieron, hay que reconocerles ese acto de cordura, que se les había acabado la fiesta. En el recuento de las grandes ironías de la historia va a figurar que los terroristas farianos llegaron a la mesa de La Habana mucho más porque Chávez y Maduro les cortaron el oxígeno que por el militarismo de Uribe.

Pero hoy estamos en otra realidad. La arbitrariedad, la falta de garantías y el uso de la violencia indiscriminada contra la oposición, dirigida desde el palacio de Miraflores, no se pueden seguir soslayando, como lo afirmó EL TIEMPO en el editorial de ayer. La pregunta ahora es qué hacer con el régimen chavista.

La primera consideración para tener en cuenta es que, hoy, el proceso de paz no depende de la suerte de Maduro. Las decisiones críticas de las negociaciones en La Habana ya no pasan por Caracas. Mucho menos ahora, cuando Cuba y los Estados Unidos han iniciado un proceso de acercamiento que deja al chavismo, en la práctica, sin un aliado del calibre de los hermanos Castro.

Maduro se terminará yendo, tarde o temprano, pero Venezuela seguirá ahí. Colombia no puede ser un convidado de piedra en la resolución de la crisis. La indiferencia, en la política exterior como en el amor, nunca se olvida.

No se puede pretender que Maduro se suicide políticamente, como plantea el oportunismo uribista. Tampoco se puede permitir que la situación se siga empeorando hasta convertirse en una ineludible guerra civil. Hay que evitar apadrinar banales jueguitos diplomáticos. Más bien se trata de facilitar un camino digno para el chavismo. Pero lo más importante es que Colombia se convierta en un aliado firme para recuperar las instituciones democráticas venezolanas. Hay que mostrarle al régimen chavista, con énfasis pero con discreción, que inevitablemente el avión se va a estrellar. Ya solo les queda la salida de emergencia.

Díctum. El plan de desarrollo de Simón Gaviria es socialmente progresista, democrático, regionalmente equilibrado y técnicamente serio. El Congreso tiene la palabra. Ojalá los legisladores estén a la altura del trabajo del DNP.

Gabriel Silva Luján

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.