Arca sigue luchando para representar a los recicladores en Cali

Arca sigue luchando para representar a los recicladores en Cali

Asociados no comparten el que la Alcaldía y Dagma hayan apoyado la creación de una sociedad anónima.

notitle
22 de febrero 2015 , 08:49 p.m.

“Crecí en medio del reciclaje. Cuando tenía unos 8 años mi mamá y mi padrastro me llevaban en una carretilla en su recorrido por el camino hacia el basurero de Navarro. Nos iba tan bien con lo que la gente tiraba ahí que no había necesidad de entrar al botadero”.

Es lo que recuerda de su infancia Raúl Uribe Díaz, de 43 años, 35 de ellos en el reciclaje. Cuenta que estudio hasta séptimo grado y fue ‘cabo’ o ‘enlace’ entre los recicladores de Navarro y el consorcio español que operó tres años el botadero. Él estuvo 27 años en esa montaña de basura sacando elementos que luego vendía. Así pudo criar a sus seis hijos, tres de ellos bachilleres.

Es uno de quienes presidieron el pasado domingo la asamblea de la Asociación de recicladores de Cali (Arca) y que se realizó en el salón comunal de La Horqueta, en la parte baja de Siloé.

Son hombres y mujeres con historias similares a la de Raúl y a quienes en esa lucha del ‘rebusque’ se les suma otra, de tipo jurídico, desde diciembre de 2009 cuando la Corte Constitucional mediante la sentencia T-291 determinó que los recicladores deben ser incluidos en la economía formal del aseo y el reciclaje en Cali.

La sentencia fue resultado del trabajo de la abogada Adriana Ruiz, quien reclama que cinco años después no se cumple con ese mandato judicial.

Compromiso, convicción, preparación, persistencia son las palabras para definir a quienes hacen parte de Arca. Su grado de entrega y organización se refleja en un comité en el que no hay jefes y tienen una organización horizontal, con responsables en las áreas de capacitación, recreación, salud, discapacidad, mujeres, entre otras.

Rodrigo Londoño, del área jurídica, aclara que no es abogado y su experiencia es la de reciclador, en la que la ‘chatarra’ como bronce, cobre, aluminio son el fuerte, pero ha ido aprendiendo de recursos. Expone que la Sentencia T-219 saca el reciclaje de la libre competencia y se protege a quienes viven de este oficio.

Arca no hace parte de la empresa Aire 3Rs, constituida con apoyo de la Alcaldía y el Dagma, en un acto público en la Universidad Icesi.

El consejo administrativo de Arca sostiene que Aire es una forma de hacerle el quite a la sentencia de la Corte. Anota que fue establecida como Sociedad Anónima, “esto es con ánimo de lucro, cuando la sentencia dice que los recicladores deben constituirse como entidades de economía solidaria, esto es, cooperativas”.

Además, tres demandas hacen curso, una por fraude a resolución judicial y dos por falsedad en documento: dos personas se habrían tomado la representación de una asociación que aparece haciendo parte de Aire, proceso que debe ser resultado de una asamblea.

“Están pasando por encima de la Ley en su objetivo de quedarse con nuestro trabajo. Son intermediarios de multinacionales del reciclaje. Se exporta a China, a Brasil y otros países y por eso esta puja. Ellos deciden y sienten que están por encima de la Corte y los jueces, rompen la norma, es un estado social de Derecho que no se está acatando”, expone uno de ellos.

Y mientras siguen esa lucha para que Arca sea reconocida como la asociación que representa a los recicladores, no paran en su oficio tras un metal, plástico o papel que les signifique unos pesos.

CALI

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.