El Gaula advierte sobre las nuevas modalidades de estafa en Caldas

El Gaula advierte sobre las nuevas modalidades de estafa en Caldas

Mensajes para reclamar unos dólares o una llamada por una detención de un familiar, los anzuelos.

notitle
22 de febrero 2015 , 09:01 a.m.

“Tía, anoche venía de Ecuador y pasando Pasto me detuvieron en un retén. Lo que más me afana es que el señor del camión que lleva el trasteo no vio cuando me detuvieron y él no sabe a dónde ni a quién entregarle el trasteo. Llámelo, él se llama Víctor, el teléfono es (…). Tía, en el equipo hay 150 mil dólares, recupéralos y guárdalos, el trasteo te lo regalo, me toca apagar el celular”.

Aunque parezca un texto convincente, este es uno de los mensajes con los que están estafando en el departamento de Caldas, donde una investigación del grupo Gaula de la Policía Nacional determinó la forma como opera un grupo de delincuentes que se dedica a enviar cientos de veces el mismo mensaje a diferentes celulares.

Seducidos por los 150 mil dólares, muchos se deciden a seguir las indicaciones del mensaje. El supuesto chofer, quien en realidad es una persona recluida en una cárcel, le dice a la víctima que para poder llevarle el trasteo debe consignarle un millón de pesos o, por lo menos, 500 mil para cancelar el flete de la carga.

“Víctimas de la ingenuidad y la avaricia, algunos ciudadanos consignan la suma que les piden. Finalmente, el dicho trasteo nunca llega”, indicó el coronel Luis Antonio Duarte, comandante del Departamento de Policía Caldas.

Este mismo mensaje de texto varía con otros nombres de choferes, números celulares y situaciones similares. Otra forma de estafa es una llamada en la que el delincuente se vale de preguntas incompletas para sacarle información a su víctima y descubrir cómo se llama el sobrino, nieto, amigo o hermano por el que se está haciendo pasar.

Luego le explica que en un retén, la Policía o el Ejército encontraron un arma en el vehículo en el que estaba y lo van a detener. Después le habla alguien que se hace pasar por un comandante que le pide un millón de pesos a cambio de no judicializar a su ser querido.

Y una de las trampas más comunes y que se ha vuelto creíble para las personas por el nombre de las empresas que supuestamente lo respaldan, es con premios, que van desde un carro cero kilómetros, celulares de alta gama, tabletas, electrodomésticos o dinero en efectivo. A cambio, la víctima deberá recargar sumas de 50 a 100 mil pesos a un celular, consignar a una cuenta bancaria o dar los datos de sus tarjetas.

Los delincuentes se valen de bases de datos, información de las redes sociales y directorios telefónicos para contactar a sus víctimas.

En estos casos, señaló el capitán del Gaula en Caldas, Óscar Fernando Mejía, “por favor hacer caso omiso, contactarse con nosotros para asesorarlos, verificar las llamadas, si la autoridad existe, anotar los cargos y nombres y llamar a la línea 165”.

A la fecha, las autoridades no han realizado ninguna captura por este tipo de estafas, que se realizan desde locales de Internet o desde las cárceles. Mientras tanto, el objetivo está centrado en la prevención a los ciudadanos de este tipo de delito.

Redacción Manizales

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.