No más polarización

No más polarización

Ojalá Uribe y Santos escuchen el llamado de Gaviria y hagan algo diferente a insultarse.

21 de febrero 2015 , 08:21 p.m.

La propuesta del expresidente Gaviria es oportuna y constructiva. Es evidente la necesidad de extender los beneficios de la justicia transicional a los no combatientes. Más allá de eso, tiene la virtud de cambiar el plano de la discusión, a ver si se logra que Uribe y Santos hagan algo diferente de insultarse.

Desarrollar la propuesta de Gaviria requiere modificar el Marco para la Paz, ya que el acto legislativo que lo estableció prevé instrumentos de justicia transicional únicamente para quienes participaron en el conflicto como combatientes. Es necesario extender esta posibilidad a los empresarios y políticos que colaboraron con la guerrilla o con los paramilitares.

No podemos repetir el absurdo a que condujo esa limitación en la Ley de Justicia y Paz: ‘parapolíticos’ y empresarios recibieron penas mayores que las de los jefes paramilitares a quienes ayudaron. Y no debemos tener coroneles en la cárcel mientras los guerrilleros a quienes combatieron debaten en el Congreso, como ha sucedido.

Naturalmente, queda por definir el meollo del problema: ¿es posible y conveniente establecer penas alternativas a la cárcel, que sean efectivas y no simples simulacros –como bien lo advirtió el Presidente–, para los crímenes de lesa humanidad? ¿Bastaría, por ejemplo, con ver a los jefes guerrilleros desminando los campos colombianos que sembraron con aparatos de muerte?

Los crímenes de lesa humanidad no pueden indultarse, como sí puede ocurrir con los delitos políticos y asociados. Ese sapo no se lo tragaría la mayoría de los colombianos de centro. Ni el uribismo o la izquierda. Ni las víctimas de los paramilitares y la guerrilla. ¿O acaso la izquierda y las víctimas del paramilitarismo aceptarían impunidad para crímenes de lesa humanidad de los paramilitares? Y creo que pecan de ingenuos quienes piensan que las cortes internacionales aceptarían una violación disfrazada del Tratado de Roma.

Uribe ha sido el gran promotor de la polarización que vivimos. Sus repetidas calumnias contra Santos y los negociadores del Gobierno prendieron la hoguera. Pero si por el Centro Democrático llueve, por el Gobierno y la Fiscalía no escampa. Santos también tiene su cuota de responsabilidad, pues, en lugar de mantener la dignidad que exige su cargo, cayó en la tentación de ‘gaminear’ como su adversario. Con ello atizó la hoguera de la polarización.

Uribe tachaba a sus críticos de ‘amigos de las Farc’. Santos erigió a los suyos como ‘enemigos de la paz’. El gobierno Uribe acudió a las chuzadas y Zuluaga recurrió a un oscuro personaje para conocer información confidencial sobre el proceso de paz. Pero el gobierno Santos y sus aduladores, como el Fiscal, tratan de utilizar los procesos judiciales contra esas actuaciones (que son necesarios) para desprestigiar políticamente a la oposición. Y Santos usa términos tan fuera de lugar como los de Uribe.

Cada vez que se observa una apertura en el uribismo para con el proceso de paz, Santos y sus amigos se encargan de cerrar la puerta, como si importara más pasarles la aplanadora que el logro de la paz. De tanto odiar a su enemigo, han acabado pareciéndosele.

Capítulo aparte merece el Fiscal. En su afán de servir al poder, le ha hecho un profundo daño a Santos, pues mucha gente piensa que actúa y habla en su nombre. Deberían decirle ‘¿por qué no te callas?’.

En medio de este panorama agrio, debe reconocerse lo muy constructiva que resulta la propuesta del expresidente Gaviria, por lo equilibrada y razonable. Ojalá se aprovechara para tender un puente efectivo. Como no parece posible que Uribe y Santos se encuentren sin partirse la cara, deberían buscar puntos de encuentro por interpuestas personas, como Gaviria y Fabio Echeverry.

P. S.: el miserable ataque contra Mockus es una manifestación más de esta muy destructiva polarización.

Guillermo Perry

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.