'Sí, sí y sí'. ¿Pero cómo?

'Sí, sí y sí'. ¿Pero cómo?

Dejo planteadas unas dudas, que no tienen por objeto tirarse el esfuerzo de Gaviria.

notitle
21 de febrero 2015 , 08:20 p.m.

La propuesta del expresidente César Gaviria de “justicia transicional” para todos los actores del conflicto es un aporte dialéctico invaluable al proceso. Pero dividamos su propuesta en tres partes, a ver si es posible aterrizarla en el campo de la realidad.

1) Gaviria: la justicia transicional debe cubrir no solo a los guerrilleros y a los militares que defendieron nuestro orden jurídico cometiendo excesos, sino también a los miembros de la sociedad civil –empresarios, políticos, miembros de la rama judicial– que fueron financiadores, auxiliadores o cómplices.

Totalmente de acuerdo. Como él sostiene, un proceso de paz donde los civiles son juzgados con más rigor que los paramilitares o que los guerrilleros dejaría vivos muchos conflictos irresolutos. Este proceso no puede estar dirigido –como muchos lo perciben en la opinión– únicamente a resolverles los problemas a las Farc, sino a todos los actores que gestó la sociedad colombiana durante más de 50 años de guerra.

2) Gaviria: los actos violentos de la totalidad de los actores del conflicto deben ser sometidos a una justicia transicional.

Acá empiezan mis preocupaciones. Aunque estoy de acuerdo con que la Corte Penal Internacional no puede ser “el coco” que usen para impedir la paz en Colombia, dicha organización surgió del sentimiento moral de la humanidad de no perdonar lo imperdonable. Pero tampoco debemos olvidar que la Corte Penal es eminentemente un órgano político, con lo cual es de suponer que con una apropiada labor diplomática ella se inhiba de iniciar procesos que puedan interferir en el avance de los diálogos de paz en Colombia, con la imbatible teoría de que la justicia internacional no puede taponar los deseos internos de paz mayoritarios de un país.

3) Gaviria: no será posible tener una justicia penal pronta y cumplida si ella tiene que cargar con centenares de miles de procesos surgidos de la guerra a la cual tratamos de poner fin. Debemos quedar blindados de las vicisitudes de otros países del continente donde se han abierto procesos después de medidas de indulto o punto final. Por eso es importante que en esos procesos de justicia transicional participen todos los ciudadanos por vía refrendatoria.

Aquí también me confundo. No hay, no existe, no se puede habilitar en Colombia un sistema de protección de los crímenes supremos. Los guerrilleros, los ‘paras’, los militares y los civiles que están incursos en delitos de lesa humanidad no podrán ser absueltos mediante un referendo popular que tampoco acabará con sus temores de que la Corte Penal, organismo supletorio, actúe en un año, quince o veinte, contra quienes considere impunes. De pronto nunca lo haga. Sobre todo con la izquierda, a la que tiene propensión esa Corte. Pero muchos sí quedarán en una incertidumbre que durará por el resto de sus vidas. Dejo planteadas las anteriores dudas y las siguientes, que no tienen por objeto tirarse el esfuerzo de Gaviria, sino aterrizarlo.

¿Cómo pretende el expresidente que se “descarguen” los miles de procesos surgidos de las acciones violentas de esta guerra, para que la justicia colombiana pueda concentrarse en nuevas organizaciones criminales, que ya hoy perpetúa la impunidad?

¿Cómo logrará que 13.000 civiles no combatientes, que según el presidente Santos tienen abiertos procesos relacionados con el conflicto (¡increíble, más civiles que combatientes de las Farc!), acudan a una comisión de la verdad libres de temor y por su propia voluntad?

¿Cómo cerrar, que no sea a través de una ley de punto final que el propio Gaviria descarta, la puerta a actuaciones judiciales que sigan buscando responsables por las acciones de guerra en Colombia?

Como dicen popularmente, que nos pongan a bailar ese trompo en la uña.

Entre tanto... Vinieron por los venezolanos, pero como yo no era venezolana, no me opuse. Después vendrán por los colombianos, y no esperemos que alguien se oponga.

María Isabel Rueda

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.