Temor por un nuevo rearme en el mundo

Temor por un nuevo rearme en el mundo

Rusia, Arabia Saudí y China impulsaron los gastos militares, luego de tres años de estar estables.

notitle
21 de febrero 2015 , 06:02 p.m.

Las crecientes tensiones fronterizas en algunas regiones del mundo, el combate contra grupos terroristas, separatistas, narcotraficantes y los conflictos internos ocasionaron que, después de tres años de mantenerse estables, los gastos militares registraran un incremento del 1,7 por ciento durante el 2014.

A esta situación también se suman factores como el deseo de modernizar la maquinaria bélica e, incluso, las ansias por emprender el desarrollo de tecnología que les permita a varios países consolidar su carrera espacial, no solo con fines de investigación, sino también con tonos militaristas.

De acuerdo con un informe suministrado a EL TIEMPO por el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS), el tanque de pensamiento (think tank) de temas militares más importante del mundo, con sede en Londres, el año pasado 171 países estudiados gastaron 1,6 billones de dólares (millones de millones de dólares) y varias naciones emergentes fueron las responsables del incremento, mientras que Estados Unidos, que sigue siendo el primer comprador de maquinaria y equipo bélico, disminuyó el ritmo de sus adquisiciones.

El IISS reúne a las más altas esferas de expertos en materia militar y a oficiales de alto rango retirados, y sus informes abarcan desde Estados Unidos y Reino Unido a China, Rusia e India.

En diálogo con este diario, John Chipman, director del IISS, dijo que en la elaboración del reporte se “prestó mucha atención a la creciente proporción de los gastos de defensa global asumidos por varios Estados asiáticos y economías emergentes, como Rusia y Arabia Saudí”. En unos casos, dijo, “varios países están modernizando y actualizando sus equipos”.

El informe, dirigido y presentado por Chipman, resaltó que aunque en los últimos dos años se ha incrementado el conflicto en Ucrania y las amenazas de grupos yihadistas extremos como el Estado Islámico (EI) o Boko Haram, Estados Unidos y Europa han continuado disminuyendo la compra de equipo armamentístico, aunque este hecho se ha venido presentando desde hace seis años, cuando comenzó la más reciente crisis financiera y económica mundial.

Estados Unidos, como desde hace más de siete décadas lo hace, continúa liderando los gastos en armas y equipo militar, a pesar de que en los últimos años las restricciones presupuestales lo han obligado a bajar el ritmo en este rubro. En el 2014, la potencia económica invirtió 581.000 millones de dólares, una cifra que representa el presupuesto en defensa de los 15 países que le siguen en la lista.

El informe del IISS menciona que tras la retirada de tropas estadounidenses de Irak y Afganistán, el gasto de ese país ha bajado de un 47 por ciento del total mundial en el 2010 a alrededor del 38 por ciento en el 2014.

Riesgos en seguridad crecen

Durante la presentación del informe, el director del IISS dijo que el nuevo equilibrio en el gasto militar vino acompañado de mayores riesgos que afrontan los países occidentales y que están relacionados especialmente con ataques terroristas. “La vecindad europea es significativamente menos segura que en 2008”, dijo Chipman, y consideró que uno de los mayores retos para la seguridad en el Viejo Continente es el retorno de yihadistas que hayan combatido en Oriente Próximo y que puedan perpetrar atentados como los de París a principios de enero o los de Canadá, Australia y Dinamarca, solo por mencionar algunos de los más recientes.

El organismo reconoce que no es suficiente el gasto militar para acabar con la amenaza del grupo EI y en cambio es importante que la comunidad internacional aumente el esfuerzo para permitir que retorne la estabilidad política a países como Siria, Libia e Irak, y además incrementar el trabajo de inteligencia que permita prevenir ataques en Europa.

El IISS consideró que los ataques de la coalición internacional, liderada por Estados Unidos en Siria e Irak, contra el grupo yihadista EI han permitido “victorias tácticas parciales”, pero no pueden asegurar una “derrota estratégica” del grupo. “Las acciones militares por sí solas no pueden enfrentarse con éxito a la sofisticación de los métodos que utiliza el Estado Islámico para reclutar e inspirar a sus seguidores”, resaltó.

China y los emergentes

Por su parte, China, comprometida en una renovación de su aparato militar, siguió incrementando su presupuesto, que llegó a los 129.400 millones de dólares en el último año y se consolidó en el segundo lugar como los grandes compradores de armas el año pasado.

De otro lado, Arabia Saudí, la tercera fuerza global por gasto en defensa, ha aumentado cerca de un 35 por ciento la partida militar, que en el 2014 alcanzó los 80.800 millones de dólares y desbancó a Rusia, que gastó en ese mismo periodo 70.000 millones de dólares.

El IISS dijo que las economías emergentes más grandes aumentan los gastos militares con el fin de aumentar los recursos destinados en investigación y desarrollo para la defensa, así como para reforzar sus capacidades de producción industrial de defensa nacional, como lo tienen por política China, Rusia e India.

En su informe anual, el IISS dice que EE. UU. y Europa deben continuar invirtiendo en tecnología militar para no quedarse atrás y evitar que la brecha que separa los ejércitos occidentales de los del resto de países continúe estrechándose.

Colombia, segunda en gasto militar en la región

El informe del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS) menciona que en América Latina, Brasil se mantuvo de lejos (ocupa el puesto 11 en el mundo) como el de mayor presupuesto para gasto militar, con 31.900 millones de dólares, y representa el 43 por ciento del total que gasta la región.

Colombia, que afronta diversos factores de alteración del orden público asociados a grupos guerrilleros, bandas criminales, narcotráfico y delincuencia, según el informe del IISS, destinó el año pasado 7.000 millones de dólares a ese rubro y en el ámbito latinoamericano representa el 18 por ciento del total, aunque aclara que el año anterior esa cifra no creció.

Hay que recordar que el presupuesto global anual para defensa en Colombia asciende a más de 25 billones de pesos, un poco más de 11.000 millones de dólares.

A continuación se encuentra México, que también enfrenta el embate de varios carteles del narcotráfico, con gastos por 5.000 millones de dólares. Ese país ha registrado un incremento promedio en el gasto militar del 8 por ciento desde 2011, el mayor de la región.

Venezuela, de acuerdo con el informe del IISS, está en el cuarto puesto con unos gastos militares por 3.000 millones de dólares, seguida por Argentina con 1.000 millones de dólares.

Según el informe que el IISS le suministró a EL TIEMPO, los mayores incrementos del gasto de defensa (en términos porcentuales) en los últimos años se han producido principalmente en América Central, en donde los aumentos de gastos reales en promedio han sido de 12 por ciento entre el 2010 y el 2014.

La destinación de estos gastos ha sido para la compra de activos que se utilizan en la lucha contra el narcotráfico y la inseguridad. Sin embargo, Centroamérica representa menos del 5 por ciento de la cuota de defensa regional.

Para el IISS, las limitaciones de la oferta y el sobrecalentamiento de la actividad económica están limitando el gasto fiscal en América Latina, y el crecimiento de los gastos de defensa real ha caído del 6 por ciento en 2012 a cerca de un nulo crecimiento en el 2014.

Con el fin de revisar las tendencias geoeconómicas y geopolíticas de los países americanos y asiáticos sobre el Pacífico, el IISS realizará entre el 6 y 8 de marzo el Diálogo de Cartagena: la Cumbre de Trans-Pacífico, en la que estarán presentes tanto delegados como autoridades, empresarios y presidentes de empresas. La instalación estará a cargo del presidente colombiano Juan Manuel Santos y contará con la presencia del mandatario panameño, Juan Carlos Varela.

HOLMAN RODRÍGUEZ M.
Redacción Internacional

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.