Fernando Gaviria, campeón mundial de pista

Fernando Gaviria, campeón mundial de pista

El colombiano se quedó con el oro en el ómnium, tras acumular 205 puntos en seis pruebas.

notitle
21 de febrero 2015 , 03:08 p.m.

El ciclista colombiano Fernando Gaviria se convirtió este sábado en campeón mundial de pista en la modalidad del ómnium, tras ganar la última de las seis pruebas, la de puntos, en el certamen que se lleva a cabo en Saint-Quentin-En-Yveline (Francia). (Lea también: Colombiano Fabián Puerta sufre accidente en Mundial de Pista).

Gaviria se impuso con 205 puntos, 15 más que el australiano Glen O’Shea y 24 más que el italiano Elia Viviani.

El velocista nacional había alcanzado el tercer lugar en el scratch, el segundo en la persecución individual, el tercero en la eliminación, el cuarto en el kilómetro y el octavo en la vuelta lanzada.

Fernando Gaviria vivió la alegría y el dolor de una manera tan parecida, que solo las lágrimas pudieron compensar esos dos únicos momentos. Y es que tras los 160 agotadores y extensos giros, esos que conformaron la prueba por puntos, la última de la modalidad del ómnium, Fernando solo atinó a levantar sus manos al cielo, cerrar su puño y regresar lo más pronto posible al sitio de meta para enterarse de lo sucedido con su compañero, amigo y cuñado Fabián Puerta, quien momentos antes había sufrido un delicado accidente cuando se preparaba para participar en la prueba de los 200 metros. “Fabián sufrió un trauma craneoencefálico leve, con escoriaciones que no revisten mayor gravedad. Tiene una lesión en el labio superior, está consciente y nos reconoce a todos. Le practicarán más exámenes en las próximas horas”, dijo el médico de la delegación colombiana, Jaime Albarracín.

El regreso del pedalista nacional fue tal vez más largo que la misma prueba que se cumplió en el velódromo de Saint-Quentin-en-Yvelines, de París. Aunque los aplausos animaron un poco el momento. Su cara lo decía todo. Cuando se bajó de la bicicleta y se quitó el casco, un arrebatado abrazo lo fundió con su hermana Juliana, también ciclista, y esposa de Fabián. Ella no quería soltarlo, él solo atinaba a consolarla. Los Gaviria, en sollozos, vivían un momento único en sus vidas y solo ellos sabían lo que representaba ese interminable apretón.

Fernando, iluminado, no solo por su título, sino por las cámaras que no querían dejar de registrar ese momento familiar, levantó su mano en agradecimiento al público francés antes de ingresar al interior del escenario, donde empezaría otro momento de lo logrado.

Pero el oro de ese sábado es otro gran logro del colombiano, quien en el 2012, en Nueva Zelanda, en la categoría juvenil, registraba su nombre como campeón de la misma prueba, además de la americana, la que consiguió junto a Jordan Parra. Tras su hazaña, atendió a EL TIEMPO

Una prueba dura: ¿con el cuerpo en la pista y la mente en Fabián?

Sí, muy complicada. Fabián es más que mi cuñado, es mi amigo, y lo quiero demasiado. Sabía cuando empecé la prueba que debía controlarme, pues verlo salir en una camilla con la cara llena de sangre no fue muy bueno. Gracias a Dios luego me enteré de que estaba mejor, y pude concentrarme en lo que estaba haciendo.

¿Cuándo se cayó pensó en que todo se había acabado?

La verdad sí creí que hasta ese momento había llegado todo el esfuerzo hecho. Que la medalla se me iba de las manos porque el italiano atacó y alcanzó a cogerme cinco puntos de diferencia. Me tranquilicé, respiré y ataqué.

¿Se le vio mucho más fuerte al final de la prueba?

Creo que supe equilibrar fuerzas. Al comienzo de la prueba el italiano (Elia Viviani) gastó mucho, luego empecé a ver que estaba pasando por un difícil momento y ahí fue cuando ataqué. Tenía más gasolina que él al final, la verdad es que me sentí muy bien.

Usted lo que se proyecta lo consigue… ¿Cuál es su límite?

No conozco mi límite aún. Estoy atravesando por el mejor momento deportivo de mi carrera y me siento muy bien. Ahora quiero ir paso por paso y tratar cada uno de los propósitos hechos para este y el siguiente año.

¿Qué significó ese abrazo con Juliana, su hermana?

Solo los dos sabemos qué fue lo que nos quisimos decir. Ella representa algo muy importante en mi vida porque ha estado a mi lado en las situaciones buenas y en las no tan buenas. Quise agradecerle su comprensión y lo incondicional

¿Ahora en qué va a trabajar?

El próximo año quiero correr en Europa y para eso debo estar muy bien, porque el día que sienta que algo que me proponga es imposible de alcanzar, ese día me bajo de la bicicleta.

¿Cómo va a celebrar?

Muy suave, la verdad es que este domingo viajo a Bélgica a hacer unas pruebas físicas…

¿Con algún equipo?

Sí, con el Etixx-Quick Step.

LISANDRO RENGIFO
Redactor EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.