'He estado con guerrilla, paras, bacrim, pero del lado humanitario

'He estado con guerrilla, paras, bacrim, pero del lado humanitario

Martin Stendal, estadounidense señalado de presuntos nexos con Farc, cuenta de su vida en el monte.

notitle
20 de febrero 2015 , 08:43 p.m.

Russell Martin Stendal, el misionero capturado y dejado en libertad esta semana tras ser señalado por las autoridades como miembro de apoyo de las Farc, cuenta que después de un secuestro del que fue víctima y por iniciativa del padre Rafael García Herreros se acercó a esta guerrilla.

¿Cómo llegó a Colombia?

Llegué cuando era niño con mis papás, que eran misioneros. Crecí, me convertí también en misionero y decidí quedarme en el país.

Su acercamiento a las Farc se dio tras un secuestro...

En agosto de 1983, el séptimo frente de las Farc me secuestró. Estuve cinco meses amarrado a un palo. Tras la liberación, el padre Rafael García Herreros me contactó para que lo ayudara en algunas misiones de aproximación a la guerrilla con el ánimo de hacer acercamientos de paz.

¿Cómo eran esas misiones?

Acompañaba al padre García Herreros a Casa Verde, donde se reunía con ‘Tirofijo’. También tuve que visitar a todos los frentes de las Farc.

¿Qué hacía en esas visitas?

En las misiones, que sigo haciendo, doy conferencias, reparto biblias, entrego radios.

Sobre los radios, ¿qué propósito tenía instalarlos en los campamentos guerrilleros?

Son radios de Canadá e Israel, que son fijos en una sola frecuencia. Se cargan con energía solar y la idea era que escucharan mensajes de la palabra de Dios. Repartí al menos 2.000. Algunos, por lo difícil de las zonas, la Fuerza Pública los lanzaba en paracaídas sobre los campamentos.

Las autoridades dicen que los radios eran para facilitar la comunicación entre la guerrilla...

Todos los testimonios de exsecuestrados, de los que fueron liberados en la Operación Jaque (2009), de los que estuvieron antes y después, señalan que lo único que se oía por esos radios eran nuestros mensajes. Nunca nada diferente.

También dice la Fiscalía que usted capacitó a guerrilleros en temas de locución en radio...

Jamás capacité a nadie en el tema de locución, ni en ningún otro. Yo sí he estado en el monte y tenido contacto con guerrilleros, ‘paras’, bacrim, campesinos, pero siempre desde el papel humanitario.

¿Cómo puede un norteamericano estar en campamentos guerrilleros y de paramilitares sin que nada le pase?

Dios allanó el camino y me puso al lado del padre García Herreros, que me dejó un legado para poder hacer esos acercamientos.

¿En qué se moviliza para llegar a campamentos y lugares apartados?

A pie, en caballo, en carro, en bote. Y, aunque las misiones no contemplan atención a enfermos, si en el camino encontramos personas que están en situaciones difíciles, hacemos lo posible para auxiliarlos sin importar quienes sean. Si sentimos que hay peligro, avisamos a la autoridad competente.

¿Cómo fue el contacto con los paramilitares?

Antes de morir el padre García Herreros, fuimos contactados e invitados por Víctor Carranza a Boyacá y allí fuimos testigos de la firma de lo que se llamó ‘la paz de Quípama’. Allí predicamos, dimos charlas y conocimos a personas que, en ese entonces, eran los guardaespaldas de esmeralderos o que estaban en ese círculo, y que más adelante se convirtieron en paramilitares.

Dice que ha sido contactado y autorizado por el Gobierno a que esté de turno para hacer acercamientos tanto con Farc como con paramilitares para hablar de paz, ¿cómo ha sido su papel en el actual proceso?

He ido a La Habana, pero con pasaporte americano y con una agenda aprobada por Estados Unidos.

¿Con qué propósito estuvo en Cuba?

Es información reservada. En lo único que insisto es en que fue un viaje avalado por el Gobierno de Estados Unidos.

¿Por qué cree que terminó siendo investigado por la Fiscalía?

Es un error lamentable. La explicación que yo veo es que antes de la Operación Jaque, cuando estaban los secuestrados de alto perfil, yo fui autorizado por la embajada de Estados Unidos y por el Gobierno colombiano para abrir un contacto a ver qué se podía hacer por esa gente. Desde entonces, he sido extorsionado y al no acceder a sus pretensiones me acusan sin pruebas.

No fue enviado a la cárcel, pero el proceso en su contra continúa...

Sí y no tengo miedo. Nadie tiene pruebas contra mí ni puede decir que hice cosas que no estaban autorizadas. La juez del caso le dijo al Fiscal que hizo perder tiempo y recursos al sistema judicial con mi captura. Así que estoy tranquilo.

Sin medida de aseguramiento, pero con investigación

En el proceso, los investigadores tuvieron en cuenta seis testigos, entre ellos algunos desmovilizados de las Farc, como Dúmar Yepes Hurtado, quien describió a Stendal como “un americano que llevaba todo para la emisora: computadores, transmisores, todo lo necesario para la emisora Marfil Estéreo, en Puerto Lleras (...)”. La juez dijo que, aunque no hay motivos para medida de aseguramiento, el proceso continúa. La Fiscalía apeló la decisión y un juez de conocimiento será quien decida si mantiene en firme la investigación contra Stendal.

JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.