Bradley Cooper, el verdadero galán de Hollywood

Bradley Cooper, el verdadero galán de Hollywood

Ya son tres años consecutivos que el actor recibe nominación en los Óscar. Entrevista en BOCAS.

notitle
20 de febrero 2015 , 06:19 p.m.

Bradley empezó su carrera en la serie 'Sex and the City', aunque fue la película '¿Qué pasó ayer?' la que lo convirtió en objeto de deseo en Hollywood.

Nominado al Óscar por sus papeles en 'Silver Lining Playbook' y 'American Hustle', Bradley Cooper vuelve a la gran pantalla con 'American Sniper', la última entrega del director Clint Eastwood, por la que también ha recibido nominación al Óscar.

Con una belleza clásica, ojos azules, huesos angulosos, alto y atlético, Cooper se consolida como un verdadero galán de Hollywood. (Reviva el minuto a minuto de la noche dorada de los premios Óscar 2015)

Una década de éxito en la que, gracias a haber conseguido tres nominaciones al Óscar, se ha establecido entre los grandes. En 'American Sniper' vuelve a cambiar su registro interpretativo para convertirse en Chris Kyle, un soldado de la Marina estadounidense, conocido como el mejor francotirador norteamericano de la guerra de Irak.

Bradley, como su personaje, es un hombre poco impulsivo y difícil de conquistar, que sabe cómo seducir con su personalidad. Igual que Kyle apunta al enemigo, en el filme, Eastwood centra su cámara en Cooper, mostrando el intenso estudio personal del realizador sobre un tema cargado de propaganda y controversia.

Usted es protagonista y productor de este filme. ¿Por qué su interés en contar esta historia?

Las películas son curativas. Nos encontramos ante la posibilidad de contar la historia de un hombre dinámico, un hombre capaz de inspirar muchas emociones. La cinta no trata de la guerra de Irak, en realidad pretende mostrar el lado humano de Chris. De cómo un soldado se enfrenta al dilema, al horror, a ese vacío interno, a la falta de su familia. Muchos veteranos van a identificarse con el protagonista y a sanar sus heridas.

¿A qué tipo de preparación se sometió para convertirse en Chris?

A veces uno no tiene mucho tiempo para prepararse. En este caso me dieron tres meses y elegí la preparación con la que yo me sentía más cómodo. Cuando nos tocó escoger las armas nos decidimos por un Mark 11, un 338 Lapua y un .300 Win. Mag. Debíamos tener mucho cuidado con la imagen de Chris en el momento de disparar, por lo que traté de centrarme en entender lo que ocurre en la mente de un francotirador y no en su físico.

Es la primera vez que trabaja con Clint Eastwood, un director absolutamente pragmático. ¿Cómo ha sido la experiencia?

Por el simple hecho de encontrarme con Clint, me sentía entusiasmado con la idea de ir al rodaje cada día. Nunca me cansé de verle trabajar porque como realizador es maravilloso. Me sorprendió su capacidad para comunicar, es asombrosa la rapidez con la que rueda, su entendimiento con sus colaboradores. Hay una energía y vitalidad en el rodaje de Eastwood que uno jura no estar trabajando. Si alguna vez tengo la oportunidad de dirigir, espero parecerme a él.

¿Es difícil mantenerse centrado cuando llega el éxito?

Yo arrasé con mi vida cuando bebía y no tenía éxito. Ahora vivo en el presente, me rodeo de gente a quien amo y que me ama. No me dejo llevar por mis impulsos, tengo amigos que han estado conmigo durante años. Ellos me conocen lo suficiente como para decirme lo que tengo que escuchar en cada momento. Pero creo que lo más importante es vivir en el presente.

¿Recuerda el momento en que cambió su vida?

Supongo que esperas que te diga que fue con '¿Qué pasó ayer?', pero realmente empezó antes. El día que dejé el alcohol cambió mi vida. Todos nos enfrentamos a decisiones importantes cada día. Cuando comencé como actor tuve que convencer a mis padres porque no conocían esta industria y no la entendían. Para mí no fue una elección puesto que en mi corazón siempre sentí que pertenecía a este mundo.

¿Cree que el poder puede ser un buen afrodisiaco?

Sí, pero al mismo tiempo es repulsivo. Depende del tipo de poder que hablemos y cómo lo consigas. A veces es mejor evitarlo.

¿Por qué le cuesta tanto hablar de sí mismo?

Mira, no tengo 20 años. Voy para 40 y sé lo que significa no tener trabajo, el rechazo y el reto de pelear por un personaje. A mí el éxito me llegó tarde y estoy aquí por la interpretación, no por la fama. Mi vida privada es eso, privada. No quiero pensar que voy a convertirme en una estrella porque esa idea me parece ridícula. Si ser una celebridad me va a brindar la oportunidad de trabajar con grandes directores y grandes actores entonces sí, claro que quiero estar considerado una estrella de Hollywood, eso sería un sueño hecho realidad. Tengo la suerte de tener una gran oportunidad en mis manos, sé lo que quiero, me gusta actuar, contar historias y nada me hace más feliz que trabajar, pero la fama es más una condena que una bendición.

Se ganó el título del hombre más sexy del planeta. ¿Cómo le gusta que le seduzcan? ¿O mejor, seducir?

Con la edad, la idea de la seducción me parece un escape que prefiero evitar. En lugar de perseguir la seducción prefiero controlar lo que la gente siente por mí, creo que eso es más importante. Cuando seduces a alguien estás representando un papel. Una vez que has conseguido lo que quieres, dejas de portarte de cierta manera y esa persona se va a dar cuenta de que no eres real. Para seducir hay que mantener una imagen ficticia y yo no estoy para esa labor. Prefiero mostrarme tal y como soy y esperar gustar a quien sea tal y como me presento.

Entonces, ¿cómo es posible seducir a Bradley Cooper?

Con un buen guiso. Para mí no hay nada más sexy que una mujer honesta, auténtica, que sepa cocinar.

¿Le molesta la atención que provoca entre los medios y los fotógrafos?

Los paparazzi son consecuencia de la fama y el éxito, hay que negociar con ellos. Para mí no son un problema. La verdad, estar sin trabajo era un problema mucho peor. Si el éxito significa un grupo de fotógrafos persiguiéndome, bienvenidos sean. Además, yo no he cambiado mi estilo de vida, simplemente he aceptado que los fotógrafos aparezcan en la puerta de mi casa

¿Le cuesta compartir su vida privada?

Yo no comparto mi vida, no tengo cuenta de Twitter, ni de Facebook. No me interesa tener millones de personas pendientes de lo que hago. Soy actor, así que lo ideal sería que el público no supiera nada de mí para poder creer todos los personajes que interpreto. Reconozco que es algo bastante hipócrita porque al mismo tiempo tengo que hacer la promoción de las películas y hablar sobre mí con la prensa. Hay ciertas cosas de las que nunca hablo, como mi vida privada. Jamás. Puedo hablar sobre mi infancia, o dar ciertos detalles, pero nunca voy a comentar con quién salgo. Tomé esa decisión al principio de mi carrera porque quiero respetar a todos aquellos que forman parte de mi vida.

¿Sigue viviendo en Filadelfia?

Sí. Vivo entre Filadelfia y Los Ángeles.

¿Siente que tiene que pretender y guardar su imagen cuando está en Los Ángeles?

No. Yo soy el mismo allí donde esté. No me escondo detrás de una imagen. Te hablo honestamente. No viviría en Los Ángeles si tuviera que crear una persona porque me exigiría mucha energía; pero dicho eso, reconozco que desde que me mudé a Filadelfia me he sentido más relajado, se me olvidó incluso mi estilo de vida en Los Ángeles. Regresé a casa de mis padres, a la habitación donde crecí y volví a ser el niño de siempre.

¿Qué lo llevó a mudarse con su madre?

Me influyó mucho la muerte de mi padre. Tomé la decisión de regresar a mi casa.

Su madre lo acompaña a todos los estrenos. Le pueden dar el título de mejor hijo de Hollywood.

[Ríe]. Me llevo muy bien con ella. Trato de que me acompañe siempre. De hecho está aquí en Las Vegas conmigo. También he traído a mi novia y a mi perro. Todas las mujeres de mi vida.

¿Se cuida mucho? Su físico mejora con los años.

Hacer ejercicio cada día es agotador. Lo hago porque forma parte de mi trabajo. A mí me fascina comer y cocinar; no puedo vivir solo con dos mil calorías al día, por eso compenso haciendo ejercicio.

¿Es posible mantener una vida normal cuando se consigue el éxito?

Es muy fácil perder la cabeza y dejarse llevar por las cosas que te dicen. Lo que no sabría decirte es qué significa realmente tener una vida fácil. No creo que nadie la tenga. El reto está en saber quién eres y lo que realmente te importa en la vida. Trato de vivir en el presente, de rodearme de gente que amo y me ama, de ser riguroso conmigo, honesto y cuidar de mi madre.

Lea también las entrevistas a en BOCAS a:

Julianne Moore, en el mejor momento de su carrera

El triunfo del director mexicano Alejandro González Iñárritu

Reese Witherspoon y su faceta dramática

BOCAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.