'Desde Colombia no existe complot contra ningún Gobierno': Santos

'Desde Colombia no existe complot contra ningún Gobierno': Santos

Presidente pidió garantías para el alcalde de Caracas, detenido por presunta "conspiración".

notitle
20 de febrero 2015 , 01:20 p. m.

El presidente Juan Manuel Santos asumió el viernes personalmente el manejo diplomático de la situación con Venezuela y, en tono sereno, ratificó que desde territorio nacional no se está fraguando ningún complot contra el Gobierno de ese país, a tiempo que pidió respeto por los sectores de la oposición.

Santos no delegó en la canciller María Ángela Holguín la postura pública de su gobierno sobre la crisis venezolana, sino que se apersonó del tema para reivindicar el mensaje de que –como Estado– Colombia cree que un país democrático debe garantizar los derechos de la oposición.

En una declaración emitida a través de televisión, desde la Casa de Nariño, el mandatario colombiano instó al gobierno de Nicolás Maduro a cumplir con las garantías del debido proceso para los miembros de la oposición que están siendo judicializados en el país vecino.

“Nos preocupan, por supuesto, los últimos acontecimientos. Hemos manifestado, en privado y en público, nuestro deseo de que a los opositores se les respeten sus derechos. Inclusive hemos pedido la libertad de Leopoldo López. En el caso del alcalde Antonio Ledezma, también esperamos que cuente con todas las garantías para un debido proceso”, aseguró Santos.

No obstante que el mensaje de Santos fue al punto más sensible de la situación venezolana (los presos de la oposición), se cuidó de que sus palabras atendieran el clamor de los que piden al régimen de Maduro respeto por los derechos humanos, sin lastimar la relación política con el país vecino.

El Gobierno de Caracas jugó un papel destacado en la consolidación de los diálogos con las Farc, sobre todo en su fase exploratoria, lo cual no se quiere afectar. Además, para nadie es un secreto que la guerrilla siente cercanía y afinidad ideológica con las políticas de Maduro.

Otro factor determinante que hace que Bogotá analice con cuidado y de cerca lo que pasa en Venezuela es que los dos países comparten una frontera de más de 2.200 kilómetros y, en territorio del país vecino, viven cerca de 4 millones de colombianos.

“Reafirmamos nuestro compromiso, como lo hacemos todos los días con nuestras acciones, con los principios democráticos. A este gobierno nadie le puede dar lecciones de libertad y de democracia. Y hacemos un llamado para que estos principios democráticos, con los que todos los americanos nos hemos comprometido, se respeten”, dijo.

Por la respuesta de Maduro, Santos parece haber logrado su propósito.

“Le agradezco la declaración de apoyo al Gobierno de Venezuela”, respondió Maduro, tratando de capitalizar la declaración de Bogotá.

Santos también aprovechó esta oportunidad para recalcar que su lenguaje nunca será el de la confrontación verbal, por lo que no piensa sacrificar las buenas relaciones que su gobierno ha construido por darles gusto a sus contradictores.

En este punto fue enfático porque, y así lo recalcó en su declaración, gracias a este manejo diplomático es que la agenda internacional del país cambió, e incluso es visto como un líder en la región.

“Nada de esto hubiera sido posible en una situación de confrontación y de insultos permanentes, que es lo que algunos, infortunadamente, todavía añoran y pretenden. En circunstancias tan complejas, no es momento de protagonismos ni de buscar dividendos políticos”, puntualizó el Jefe de Estado.

Diálogo con la oposición

El presidente Santos aseguró que su gobierno también tiene comunicación directa y franca con los sectores venezolanos opositores, a los que les ha insistido –al igual que al propio gobierno de Maduro– que el diálogo es el mejor camino para superar la crisis.

Santos aseguró que desde la Casa de Nariño “nunca hemos sido indiferentes” frente a la crítica situación venezolana, y que prueba de ello son las quejas que se han interpuesto ante ese Gobierno por los supuestos abusos que se han cometido contra connacionales.

“Siempre hemos querido jugar un papel constructivo. Siempre hemos creído que lo mejor es promover el diálogo directo entre el Gobierno y la oposición, para que entre ellos busquen la mejor salida y la mejor solución a las difíciles circunstancias que hoy enfrentan”, precisó el mandatario.

El papel de Colombia, de hecho, fue reconocido el viernes por el director de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, quien dijo que excepto el gobierno de Santos, los demás países de la región “guardan un silencio cómplice”.

Además, el secretario general de Unasur, Ernesto Samper, quien está en Bogotá, anunció que este organismo multilateral prepara un viaje a Caracas para analizar la situación. Espera que los cancilleres de Colombia, Brasil y Ecuador lo acompañen.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.