'Soy mejor que Clara López para la Bogotá de hoy': Rafael Pardo

'Soy mejor que Clara López para la Bogotá de hoy': Rafael Pardo

El exministro dice que tiene experiencia para aportar gerencia a los problemas de la ciudad.

notitle
19 de febrero 2015 , 08:39 p.m.

¿Cuándo se le ocurrió la idea de querer ser alcalde de Bogotá?

Me retiré del Ministerio del Trabajo para la segunda vuelta presidencial y, después del triunfo de Santos, pensé que había una buena oportunidad en la Alcaldía, dado que había estado un mes como alcalde y desde allí vi que la ciudad necesita una propuesta de gerencia. Me di cuenta de que Bogotá tiene unas inmensas potencialidades y unos entrabes muy grandes dentro de la Administración. Lo que necesita Bogotá es una Alcaldía que piense en la gerencia de los programas, porque son buenos pero no se ejecutan adecuadamente. Lo fundamental para el ciudadano es que las cosas se hagan, y en eso va a estar mi principal propósito, en caso de ganar la Alcaldía.

¿Y por qué cree que puede ganar?

Porque veo que la ciudad está viviendo una falta de gerencia y de ejecución. Bogotá se ha retrasado en comparación con otras ciudades; perdió el orgullo y lo que ha sido siempre, es decir, un modelo para el país. Esta ciudad tiene un espíritu bajo, está deprimida y creo que eso no es proporcional con lo que es Bogotá: la ciudad más importante del país; representa la cuarta parte de la economía nacional y el 40 por ciento de los ingresos. La ciudadanía tiene que cambiar la actitud para que haya orgullo, cultura y respeto, y construyamos una ciudad amable. Hoy, Bogotá es agresiva.

¿Y cuál es la fórmula para volver a recuperar ese orgullo y optimismo?

Recuperar la confianza de los ciudadanos en su ciudad y en la Administración. Eso se ha perdido. Cuando arrancó la gigantesca corrupción del gobierno de Samuel Moreno, la gente, por ejemplo, dejó de pagar un porcentaje de más en sus impuestos, como ocurría durante la alcaldía de Antanas Mockus. Se ha perdido la confianza por la falta de ejecución de las obras y se perdió la confianza en instrumentos muy importantes, como la valorización. La gente paga lo que ve, y aquí no está viendo.

¿Parte de esa fatiga obedecerá a las sucesivas administraciones de izquierda, o eso no tiene nada que ver?

Estigmatizar a la izquierda me parece equivocado. Buena parte de los programas que se han desarrollado en esas tres alcaldías han sido nacionales y con plata del Gobierno nacional. Mucha gente que los recibe cree que son de la izquierda y de la Alcaldía. Es cierto que ha habido baja ejecución y problemas grandísimos de corrupción, y el Polo estuvo en eso. Petro no es del Polo y también ha tenido problemas serios de falta de ejecución, de contradicciones, de medidas que parecen improvisadas, pero también hay unos programas que están funcionando y hay que resaltarlos. Entonces, uno no puede decir que todo lo que se ha hecho en los últimos 12 años ha sido malo. Lo que sirve hay que seguirlo.

¿Y por qué Clara López no debería ser la alcaldesa?

Eso lo dirá la gente. Yo creo que soy mejor que Clara para la Bogotá de hoy.

¿Cuál será su apuesta para ganar la Alcaldía?

Me he dedicado a estudiar los temas de la ciudad, a oír a la gente y a recorrer las calles. Lo que he percibido y estoy ofreciendo es que la ciudad necesita gerencia más que controversias ideológicas, gerencia más que plantear el tema de la izquierda y la derecha, y gerencia y gestión en todos los pequeños, medianos y grandes programas que requiere la ciudad. La gente lo que quiere es eso, que le recojan la basura, que el andén lo arreglen, que el hueco lo tapen...

¿Pero cuál va a ser su bandera?

La gerencia. Y los problemas son los mismos que dice todo el mundo: movilidad e inseguridad, que afectan a todos los estratos sociales. En esos dos temas hay soluciones a largo plazo y estructurales, como la construcción del metro y nuevas troncales de TransMilenio. Pero hay otros temas de gerencia, como poner a funcionar el 100 por ciento del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP); poner más orden en las estaciones de TransMilenio; que la Policía cumpla con lo que le toca; que no haya vendedores ambulantes, y que la gente se sienta segura en las estaciones.

Usted quiere ser el candidato de la Unidad Nacional, pero las alianzas no están claras.

Quiero ser el candidato de la ‘Bogotá Unida’. Ningún partido ha tomado definiciones sobre sus candidatos. Todos estamos en lo mismo. Espero que confluyan en una decisión de apoyarme, pero yo aspiro a ir más allá de los partidos de la Unidad Nacional.

A su juicio, ¿Petro ha sido un buen o un mal alcalde?

En unas cosas ha sido malo; en otras, inexistente; en otras, bueno y en otras, exagerado. Esperemos que termine su mandato. Lo cierto es que ha tenido unos temas tan críticos que él mismo ha rectificado en temas cruciales. Además, es sujeto de una tremenda controversia en la ciudad, pero yo aspiro a reemplazar a Petro, y él no es el candidato.

¿Qué tanto gravita en su campaña el exalcalde Enrique Peñalosa? ¿Qué han podido conversar?

Me he ocupado de hablar con los exalcaldes de Bogotá. He buscado los temas centrales que manejaron, porque hay que aprenderles a todos ellos. Peñalosa es una figura descollante en la ciudad y está muy vigente en política y quiere incidir en el proceso electoral, algo que me parece legítimo.

¿Se le mediría a una encuesta con Peñalosa para escoger a un candidato único de la Unidad Nacional?

Si todavía no sabemos cuántos candidatos va a haber, una encuesta es un mecanismo bastante incierto. Lo mejor es trabajar en programas y seguir adelante. Faltan ocho meses para las elecciones, y lo que necesitamos es llegar a la gente. Por eso, mi prioridad no son los acuerdos políticos, sino entender la ciudad y buscar cómo se puede llegar a la Alcaldía con soluciones y alternativas que vayan cambiando la calidad de vida de los ciudadanos y que la hagan más amable. Dedicarme a pactos políticos es distraerme de los objetivos fundamentales.

Cuando recorre la calle, ¿qué percibe en torno a su candidatura? ¿Qué le dice la gente?

Los ciudadanos tienen una mirada muy interesante sobre la ciudad, y todo el mundo tiene una opinión sobre lo que hay que hacer en Bogotá. Hay un nivel de insatisfacción y de necesidad de cambio. Muchos son progresistas y votaron por Petro, pero la inmensa mayoría quiere que la ciudad cambie y que haya alternativas concretas y cotidianas para el mejoramiento de la calidad de vida. Eso se percibe en general en todos los estratos. La gente quiere que haya un cambio en la ciudad y eso es lo que estoy planteando, un cambio en el estilo de hacer la Alcaldía y en la prioridad que debe tener la Alcaldía.

Al final de un gobierno suyo, en caso de que gane las elecciones, ¿cómo sería Bogotá?

Lo más importante es buscar una capital donde haya cultura y respeto entre los ciudadanos por sí mismos y por la ciudad. Hoy, la violación a la tolerancia y al respeto se ve todos los días.

¿Cuál es su propuesta en el tema de la movilidad?

En concreto, el primero de enero del 2016, si no está resuelto el SITP, me sentaré con todos los operadores para mirar cómo se resuelven los problemas. Si no han cumplido con los contratos, hay que exigir su cumplimiento; si hay problemas en términos financieros, hay que mirar cómo se pueden resolver. La ciudad, de una vez por todas, debe tener un transporte público decente. El SITP es una muy buena iniciativa que no se ha ejecutado. Hay dos empresas intervenidas que tienen cero capacidad financiera, otras dos están con problemas serios y las que han cumplido están en líos económicos. Hoy seguimos con 8.000 buses y busetas y cada uno mueve 800 personas al día, mientras que los buses del SITP solo movilizan a 100 diariamente. Mientras no tengamos un sistema de transporte público decente en el corto plazo, es imposible desestimular el uso del carro particular y la moto. Si no hay un buen sistema de transporte público, todo lo demás es carreta.

¿Y cuál es su propuesta para frenar la inseguridad?

Coordinación y mando. El Alcalde es el que le dice a la Policía qué hacer, el que coordina con la Fiscalía y con los inspectores de policía. Hay que estar exigiendo responsabilidades todos los días y reconociendo cuando hay que reconocer, pero también hay que buscar los mecanismos correctivos sin esperar meses. Este no es un tema de a quién echarle la culpa, sino de que las cosas funcionen. Si venden drogas a las afueras de los colegios y hay policías, entonces hay que hacer responsable a la Policía. Pero si la Policía captura gente y no se procesa adecuadamente por el sistema de investigación criminal o por el sistema judicial, hay que pedir responsabilidades. Yo sé cómo hacerlo.

¿Cómo va a recuperar la dignidad del pasajero en TransMilenio?

Con cultura, pero también con infraestructura. Si los pasajeros no caben en las estaciones, pues hay que ampliarlas. La Alcaldía tiene un programa en ese sentido que me parece muy bueno. La dignidad de la gente es fundamental y la infraestructura tiene que ser apropiada para eso. Ese pacto entre la ciudadanía y la Administración tiene que partir de una infraestructura adecuada y decente. Los buses deben contar con horarios; la gente tiene que saber a qué horas pasa el bus y no pueden esperarlo media o una hora. Eso tiene que ser parte de un pacto para hacer una ciudad amable y eso es lo que yo quiero hacer.

Puede existir una pelea entre santistas y uribistas frente a las elecciones a la Alcaldía de Bogotá. ¿Cómo va a manejar eso?

No voy a convertir la elección a la Alcaldía de Bogotá, en octubre próximo, en la tercera vuelta presidencial. La elección presidencial fue crítica y fundamental sobre qué tipo de paz se quería, pero eso no lo define ahora la Alcaldía. La Alcaldía, por supuesto, tiene un papel fundamental en el posconflicto y sé cómo se trabaja eso, porque tengo la experiencia. Pero la campaña a la Alcaldía no puede ser el escenario de las discusiones de carácter nacional que se dieron durante el año pasado.

¿Cuáles son los puntos claves que debe tener presente Bogotá frente a un eventual escenario de posconflicto?

Los desplazados que han llegado a la ciudad y que van a llegar, porque Bogotá genera oportunidades económicas para las personas de todo el país.

En tono de humor, usted le respondió al portal de Actualidad Panamericana (también de humor) que se había hecho un ‘implante’ de carisma...

(Risas). Sí, y no hubo ninguna reacción adversa y eso no está incluido en el POS (risas).

Pero, hablando en serio, ¿qué piensa de esa falta de carisma que le reprochan algunos?

Ese tema, por supuesto, tiene cierta validez, pero confunden la falta de carisma con que soy una persona seria, que no echo carreta, no exagero en las expresiones verbales, y esa es una manera de ser que no puedo cambiar. Lo que sí les aseguro es que sé de los temas, los he estudiado, tomo decisiones de fondo y no me dejo manejar por nadie. Si la gente quiere un candidato que se ría, habrá un candidato que se ría y que abrace más.

¿Es partidario de la venta de agua en bloque a los municipios de la Sabana?

El Alcalde de Bogotá no es el alcalde de los municipios vecinos. Si son proyectos que son estructurados de acuerdo con las normas, la venta de agua en bloque tiene que hacerse.

¿Qué piensa de los toros?

Lo que dicte la Corte.

¿Pero a usted le gustan los toros?

He estado en toros, no lo niego, pero no soy un fanático, porque creo en la protección animal.

Y si usted es el alcalde de Bogotá, ¿iría a toros?

No creo. La última vez que fui me fue muy mal: fui a una corrida y ese día Santa Fe le ganó a Millonarios 7-3, y me perdí el partido (risas).

¿Qué piensa frente a los cerros orientales?

Respeto absoluto a la reserva y al cumplimiento del fallo del Consejo de Estado, como debe hacerlo cualquier ciudadano.

ERNESTO CORTÉS - YESID LANCHEROS
bogota@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.