'Tengo dos mamás y estoy orgulloso de eso'

'Tengo dos mamás y estoy orgulloso de eso'

Testimonio de hijo de lesbiana, que defiende la adopción en parejas del mismo sexo.

notitle
19 de febrero 2015 , 09:09 a.m.

David Arteaga, politólogo, no recuerda un día de su vida dentro de una familia tradicional: con mamá y papá en el mismo hogar. Aunque nunca los vio juntos como pareja, siempre sintió durante su niñez y adolescencia, según cuenta, la existencia de un padre y una madre.

"Crecí con mi mamá que era una madre soltera más entre las miles que hay en el país tratando de ofrecerle lo mejor a su hijo y eso, para mí, es familia", dice en diálogo con EL TIEMPO.COM.

Su infancia transcurrió, según dice, como la de cualquier menor con padres que no conviven. Su mamá trabajaba y al mismo tiempo estaba pendiente a diario de su bienestar. "No estaban juntos, pero eso no influyó en mi vida. Lo que me ofreció mi mamá fue mucho amor y dedicación", sostiene.

David cuenta que cuando tenía 17 años, su madre le confesó que era lesbiana y que, a partir de ese entonces, comenzó una nueva etapa de diálogo y confianza entre los dos. "Crecí viéndola como una familia. Fue un poco extraño que mi mamá me dijera en plena adolescencia que había conocido a alguien, después de tanto tiempo viéndola soltera, y aún más que me hablara de su orientación sexual. Pero recuerdo que solo le dije: Si eres feliz, yo soy feliz. No dudé en apoyarla", cuenta.

La mujer luego le presentó su pareja y le contó sobre su deseo de formalizar su relación. David, por su parte, asegura que la apoyó y ha mantenido desde ese entonces una estrecha con las dos. "Ella siempre fue la misma. Entonces uno ve que la condición sexual no influye en como actúas, en lo que eres como mamá, como profesional o como ciudadana", agrega.

Aunque reconoce que sí se sintió inseguro a la hora de hablar con sus amigos de la universidad, David señala que encontró respaldo de las personas que lo rodeaban. "Hay gente que piensa diferente, pero me he rodeado de personas que respetan. Y eso creo que es lo más importante a destacar: que todos podamos pensar diferente, sentir diferente, pero siempre debe primar el respeto a la diferencia", dice.

David señaló que la discusión sobre adopción en parejas del mismo sexo se debe centrar en si parejas están en condiciones de brindar bienestar a menores y no en la orientación sexual de padres. Archivo particular.

En los últimos días, quienes se oponen a la posibilidad de que parejas del mismo sexo puedan adoptar argumentan su posición ante un eventual "mal ejemplo" entre los padres adoptivos con el menor. Frente al tema David es tajante al asegurar que la condición sexual de los padres no influye en la crianza.

"Es ilógico pensar que porque si mi mamá es homosexual, yo vaya a ser homosexual. O como si ser homosexual fuera un problema. La orientación sexual no se pega, no se contagia, no es una enfermedad. Todo lo contrario, es un tema de gustos, de orientación y eso es muy personal. Es como si dijeran que yo, como hijo, me perjudicaría que a mi mamá le gusta tal color y no otro. Es ridículo", asegura y, al referirse sobre historia personal, agrega: "No influyó en nada en mi vida. Yo, como heterosexual, seguí con mis cosas y el hecho que las vea agarradas de la mano no me hará gay, que, insisto, no tendría nada de malo. Pero el punto es que la discusión sobre crianza no debe centrarse en temas de orientación sexual", agrega.

Aunque sabe que sus "dos mamás" no tienen entre sus planes adoptar, David sostiene que en el caso de que lo quisieran "están en su derecho" de intentarlo porque, sostiene, la adopción en Colombia no se debería limitar "por si se es heterosexual u homosexual".

"La discusión no debe ser sobre gustos sino en combatir esos entornos discriminatorios. Ahí es donde está el problema. Si hay una pareja dispuesta a brindar apoyo, amor y acompañamiento a un niño, ¿por qué debemos prohibirlo? Lo que tenemos que hacer es dar esa oportunidad y, de paso, luchar por un entorno de respeto hacia el otro. El miedo a que discriminen al niño no debe ser argumento para impedir la adopción igualitaria. Lo que sí se debe hacer es atacar esa discriminación", sostiene.

ELTIEMPO.COM

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.