Así fue el montaje de los supuestos niños abusados en Ciudad Bolívar

Así fue el montaje de los supuestos niños abusados en Ciudad Bolívar

Los investigadores concluyeron que no hubo tal agresión y abrieron caso por falso testigo.

18 de febrero 2015 , 11:59 p.m.

Un sorprendente giro dio la investigación por el supuesto abuso sexual de cuatro menores de edad que eran forzados a participar en ritos satánicos en el sur de Bogotá.

La Fiscalía pedirá el cierre de la investigación contra las dos personas capturadas por el hecho y llevará a juicio al principal testigo del caso que generó consternación en diciembre del año pasado.

Más de dos meses después de que la Fiscalía llevara ante los jueces a Luisa Fernanda Vásquez y Fabián Andrés Pedraza por el supuesto abuso sexual de cuatro menores de edad, los investigadores concluyeron que no hubo tal agresión y pidió su libertad ante otro juez de Paloquemao.

Aunque en principio el juez negó la libertad y la pareja sigue presa, la Fiscalía apeló la decisión y en un mes pedirá la preclusión de la investigación al considerar que ellos no cometieron ningún delito.

Al tiempo le imputó cargos al testigo Luis Eduardo López por falsa denuncia y lesiones personales y pidió que se le dicte medida de aseguramiento.

En su momento el testigo, Fabían Andrés e incluso los menores dijeron que habían sido abusados en medio de un rito satánico. Sin embargo Medicina Legal conceptuó que no había prueba científica del abuso y que los dictámenes de los peritos aseguraban que no hubo agresión sexual.

Esos dictámenes sumados al testimonio de uno de los menores de edad que se retractó de su versión y del propio Fabían Andrés terminaron por tumbar el caso por abuso sexual.

Según el menor, que en principio dijo que había sido abusado, entregó esa declaración porque Luis Eduardo, el testigo del caso, lo presionó.

Camilo Burbano, director de sistema penal acusatorio de la Fiscalía, explicó que el menor le dijo a los investigadores que Luis Eduardo era un enviado de Dios y que si no cumplían con sus instrucciones podrían ser castigados.
Según el relato, el hombre los grababa y los golpeaba sino le hacían caso, y los amenazaba “con castigos divinos”.
Con testimonios de vecinos la Fiscalía logró establecer que el hombre hacía fogatas los viernes en el patio de la casa y durante horas “adoctrinaba a la familia”.

La hipótesis de la Fiscalía, que ordenó exámenes psiquiátricos y toxicológicos a toda la familia, señala que el hombre había logrado controlar a la familia y lograr que le hicieran caso, hasta el punto que se incriminaron un delito que no habían cometido.

En el expediente está un testimonio de una prima de Luis Eduardo, quien señaló que se alejó hace varios años del hombre por la forma como intentaba adoctrinarla y por la agresividad con la que le hablaba de las “visiones divinas que tenía”.

Un juez de Bogotá tendrá que definir en un mes si acepta la petición de la Fiscalía con la que recuperarían la libertad los acusados y se podrían reunir con los menores que hoy están bajo la protección del Bienestar Familiar.  

JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.