Tras rumba en Chía, atracan a joven y lo dejan tirado en un potrero

Tras rumba en Chía, atracan a joven y lo dejan tirado en un potrero

Acompañó a una amiga a tomar taxi y lo robaron. Intentó escapar y lo golpearon hasta el cansancio.

notitle
18 de febrero 2015 , 07:33 p.m.

“Su hijo está tirado en un potrero”. Cuando Ricardo escuchó esa frase no pudo más que salir como un bólido de su casa y tratar de ubicar en qué punto de Chía habían encontrado al joven de 19 años de edad.

Todo pasó el fin de semana del 14 de febrero, muy cerca de un famoso restaurante cuando se celebraba el Día de San Valentín en algunos establecimientos de ese municipio.

Cuando el joven salió, a eso de las 2 de la mañana, a acompañar a una de sus amigas a tomar el taxi, fue acorralado por un grupo de hombres que lo amenazaron con un puñal y le pidieron sus pertenencias. “No recuerda muy bien, pero eran tres o cuatro sujetos. Él me contó que no opuso resistencia”.

Al joven le robaron su iPhone 5C, su reloj y su billetera con dinero y sus documentos. Luego, el pánico lo invadió y su reacción fue salir a correr por el sentido contrario del restaurante, desafortunadamente, con poca iluminación.

Pero mientras corría, invadido por la angustia, el estudiante de la Universidad de los Andes tropezó y cayó al piso. “Como si no fuera suficiente con el robo, los agresores lo alcanzaron, lo hirieron con un cuchillo en su muslo izquierdo y lo golpearon hasta el cansancio”, contó su padre.

No hubo tiempo para la denuncia del caso, la prioridad era salvarle la vida a su hijo y por eso lo trasladaron a la Clínica Reina Sofía en Bogotá. “Por fortuna, la situación no pasó del susto. Esperamos que las cortadas y los moretones no le dejen mayor marca en su rostro. Eso sí, le quedó la experiencia de no salir solo a la calle, no importa que esté en un sitio reconocido. Él estudia ingeniería en el centro y los jóvenes de Bogotá están expuestos a muchos peligros”, agregó Ricardo.

La experiencia también fue para esta familia y hasta para un vecino del sector que pudo llegar primero al lugar de los hechos y ubicar al joven. “Este es otro caso no denunciado, de esos que todos los días golpean a nuestra juventud. Yo por lo menos puedo decir que mi hijo está vivo”.

La víctima fue atendida en la Clínica Reina Sofía. “Yo soy médico y por eso mi prioridad fue lavarle las heridas a mi hijo. Por eso cuando llegó el oficial de la policía le dije que no era el momento, pero después nunca volvió. Me imagino que entre menos denuncias, menor evidencia de la grave situación de seguridad de nuestra ciudad”.

Por último, esta familia quiere hacer un llamado a las autoridades porque la vía frente al establecimiento, en donde ocurrió el atraco, no tiene iluminación suficiente. “Allá hay muchos establecimientos. No solo debería haber un mejor patrullaje, sino luz. También me duele la indiferencia. Tanta gente que pasó, vio la golpiza y no hizo nada”.

CAROL MALAVER
Redactora de EL TIEMPO
Escríbanos a carmal@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.