'No hubo ritos satánicos ni abuso sexual en niños de Ciudad Bolívar'

'No hubo ritos satánicos ni abuso sexual en niños de Ciudad Bolívar'

Según Fiscalía, caso que conmocionó al país fue un falso testimonio. Padres quedarán libres.

notitle
18 de febrero 2015 , 11:22 a.m.

Los cuatro niños (de 17 meses, 11, 12 y 14 años) que supuestamente habían sido abusados sexualmente y maltratados el año pasado en la localidad de Ciudad Bolívar, realmente no tenían rastros de los flagelos ya mencionados, según un informe de Medicina Legal. La única que no se examinó fue la niña de doce años, porque se negó a que le realizaran el procedimiento.

No obstante, un primer informe del Instituto conocido en diciembre daba cuenta de abuso sexual, agresión física, psicológica y de signos de tortura.

Como lo manifestó Camilo Burbano, director del Sistema Penal Acusatorio de la Fiscalía, se compulsan copias a Luis Eduardo López, la persona que denunció el hecho, por falso testimonio y lesiones personales, puesto que las evidencias apuntan a que no es cierto lo sucedido.

Por otra parte, el juez negó la libertad de Fabián Andrés Pedraza y Luisa Fernanda Vásquez, su compañera sentimental, quienes supuestamente habían cometido los abusos contra los menores. Por su parte, la Fiscalía pidió que se realice una audiencia de preclusión, con la que se espera que el caso sea cerrado. Dicha diligencia se llevaría a cabo en un mes.

La madre de Luisa Fernanda había asegurado que los hechos eran falsos. “No somos de una secta satánica, somos cristianos. Todo lo que dicen es basura”, dijo.

Luis Eduardo López fue capturado la semana pasada y se le imputaron cargos, pero el juez negó la medida de aseguramiento. Esto se apeló.

López, quien era el dueño de la vivienda, había manifestado en diciembre que no había participado en los supuestos hechos y aseguró que al pertenecer a una iglesia cristiana solamente quería “ayudar y proteger a esa familia”.

“Por la cortina vi que algo estaba raro y los encontré a los cinco al lado de la niña...”, agregó en su momento.

A él se le incautó el celular en donde, se presume, tiene videos donde se ve cuando adoctrinaba a los niños y les decía que era un enviado de Dios.

Cuando se hizo pública la denuncia, un hombre que aseguró ser Pedraza, el papá de la niña de 17 meses, habló con EL TIEMPO y aceptó su culpabilidad en los supuestos ataques.

“Lo hice muchas veces. Como estaba en una secta, me obligaban. Me decían que si no lo hacía mataban a mi esposa, a mi hija y a mí”, decía.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.