Estudiantes de Medellín estarían sin restaurante escolar

Estudiantes de Medellín estarían sin restaurante escolar

De 25.000 alumnos que se quedaron un mes sin desayuno ni almuerzo, aún hay tres escuelas afectadas.

notitle
17 de febrero 2015 , 08:29 p.m.

Con unas galletas mojadas en aguapanela Daniela, una niña de 12 años, aguanta la jornada escolar. A las siete horas que pasó sin comer ni tomar nada, se le suma que camina más de 60 minutos para llegar a su vereda, La Frisola, del corregimiento San Sebastián de Palmitas.

Como ella, otros 400 niños de esa zona, completarían un mes sin desayuno ni almuerzo, comidas a las que tienen derecho.

Diana Bedoya, madre de Daniela, contó que muchos niños dependen de esas dos comidas porque en sus casas no hay mercado suficiente.

La Institución Educativa Héctor Rogelio Montoya, donde estudia su hija, no es la única afectada, también lo están otras dos escuelas públicas del corregimiento.

“Algunos niños llevan coca, otros comen cuando llegan a sus casas, pero la mayoría pasa el día con una aguapanela y harina”, dijo.

Pero ellos no son los únicos perjudicados, otros 25.000 estudiantes de instituciones ubicadas en las comunas de Belén, Castilla, La América y en el corregimiento San Cristóbal se quedaron sin restaurante por tres semanas.

Así lo denunció el concejal Bernardo Alejandro Guerra, que detalló que eso se debe a retrasos en las contrataciones de la Alcaldía con empresas que surten las escuelas de alimentos.

“La demora se debe a la corrupción de las organizaciones que crean falsas fachadas para ganarse los contratos públicos, perjudicando a los niños”, agregó y a la vez dijo, que Palmitas es la zona más afectada porque es uno de los lugares más pobres de Medellín.

Además, mientras en las otras comunas hubo solución esta semana, el corregimiento continúa sin restaurantes escolares.

“Para la última contratación tres empresas propusieron proyectos y una tuvo documentos falsos, y la que quedó seleccionada, hizo trampa porque con una misma bodega se ganó otro contrato en Itagüí. Eso es ilegal porque para los dos contratos necesitaría dos bodegas”, afirmó.

Además añadió que esa bodega está ubicada en el municipio de La Estrella y que no tiene la logística suficiente para transportar los alimentos.

Por su parte, el secretario de Inclusión Social, Héctor Fabián Betancur, reconoció que hubo retraso en esas zonas porque dos empresas presentaron documentación falsa. Proceso que quedó en manos de la Fiscalía.

“Mientras verificamos la legalidad de las organizaciones, se atrasó el proceso, a eso se le suma que tuvimos que eliminar dos por irregularidades e iniciar un nuevo trámite”, explicó Betancur.

Según aseguró, esta semana los restaurantes escolares volvieron a la normalidad porque los contratos quedaron en regla y al día con empresas serias.

Con los tropiezos, reiteró Guerra, se repite la corrupción de los ‘tramposos’ que gestionan contratos pero que no piensan en el bienestar de los niños.

“Los estudiantes reciben hamburguesas sin carne y alimentos diferentes a los que esas organizaciones prometieron. Presentan una expectativa y no la cumplen”, dijo el concejal.

Según documentos recogidos por Guerra, en años anteriores, hubo empresas a las que la Alcaldía les revocó contratos por incumplimiento, porque tenían nombres falsos, con contratos hasta de 4.000 millones y con bodegas en barrios populares.

“Hubo empresas con experiencia para repartir 300 almuerzos, pero fueron contratadas para atender a 35.000 niños”, aseguró Guerra y reclamó más control.

También reprochó porque la inversión de la Alcaldía este año para la alimentación de los 292.000 niños, de 480 instituciones educativas, solo sería de 40.000 millones de pesos, cuando en años anteriores fue de 95.000 millones.

El secretario de Inclusión Social explicó que esos 40.000 millones son solo un inicio y que eso no quiere decir que no se hagan adiciones el resto de año. “La Alcaldía diariamente gasta 600 millones en alimentos para niños y eso no va a cambiar”, reiteró.

El funcionario aseguró que no bajará la calidad y que verificará porqué en el corregimiento de Palmitas aún no hay restaurantes.

Mientras hacen esa verificación, los niños siguen aguantando largas jornadas de clases sin alimentarse bien. Daniela dice que pasa los días con desaliento y que por ello, ha bajado su rendimiento académico.

DEICY JOHANA PAREJA
MEDELLÍN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.