Divorcios 'VIP'

Divorcios 'VIP'

Y muy divorciados están Santos y Uribe. Se cruzaron penosos adjetivos. Insultos innecesarios.

notitle
17 de febrero 2015 , 07:40 p.m.

Antes de opinar sobre el divorcio del expresidente Álvaro Uribe y don Juan Manuel Santos, cuento mi asombro ante la inhumana pobreza en que vivían los niños acribillados en el Caquetá. Dormían en piso de tierra, rodeados de ratas y alacranes. La estufa de gasolina, en la pieza; un mugrero amargo. Allá no llegó la ‘Prosperidad para todos’.

Vergüenza: así de inhumanamente viven 7 millones de campesinos. Muchos hacendados y finqueros ven a sus peones viviendo como los cerdos, y les importa poco. Galleticas en diciembre. Casas pobrísimas, sin agua, sin luz. Y el poder, en autos caros y escoltas. Los niños que malviven en Colombia son millones.

Al tiempo, gastan millonadas en autos lujosos para funcionarios, en campañas de imagen, vuelos chárter ‘VIP’, autobombo. No hay austeridad. Vemos nuevorriquismo en libros lujosos, tiquetes internacionales, foros y misiones diplomáticos. Millonadas que deberían gastarse en la niñez pobrísima y en ancianatos.

Veo divorcios ‘VIP’ entre políticos. César Gaviria, por expresidente, participó con verbo caliente en la campaña. Antier lanzó una muy sensata propuesta para el sueño pacifista nacional. Pero su lúcida iniciativa no se la puede explicar al hoy senador Álvaro Uribe porque no se hablan, están divorciados. Y no ‘se copia’ con el expresidente Ernesto Samper, gran influyente en Unasur. Y muy divorciados están el presidente Santos y Uribe. Se cruzaron penosos adjetivos, como “entreguista-castro-chavista”, “mentiroso, mentiroso”, “neonazi”, “fascista”. Insultos innecesarios, que hoy les impiden el “tomémonos un whisky y hablemos”, lo preciso para desenredar líos políticos.

El martes sintonicé en Caracol, Hora 20, a los ‘comandantes farcos’ ‘Márquez’, ‘Gómez’, ‘Catatumbo’ & cía. Muy acertados Héctor Riveros, Diana Calderón y Luz María Sierra, pero confusos-confusos los ideólogos guerrilleros. ¡Concrétense! Aterricen. Aún no levantan las infames minas rompepiernas. Mala cosa. Quienes apoyamos el plan santista por la paz quedamos preocupados. Vanidad de vanidades: algunos jefes ‘farcos’ se creen De Gaulle o Chávez.

Aleluya: por invitación de la revista Fucsia, vi la película 50 sombras de Grey. Muy churro el multimillonario Cristian Grey, un derrotado neurótico que encontró la felicidad en la bella y fogosa sexual Anastasia Stell. Gran película. Cero porno, bella historia de amor; ella, bellísima. Moraleja: menos divorcios presidenciales ‘VIP’ y más películas de historias humanas.

Poncho Rentería

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.