Cuando volteó a mirar quién golpeaba en los vidrios, estaba encañonado

Cuando volteó a mirar quién golpeaba en los vidrios, estaba encañonado

Dos jóvenes le apuntaron con armas de fuego y ahí empezó un paseo millonario, sin plata.

notitle
17 de febrero 2015 , 06:50 a.m.

Le ocurrió a Héctor Correal, un conductor de 62 años. A eso de la 1:00 a. m. esperaba a su jefe, el gerente de una empresa, en la calle 80, entre avenida Boyacá y carrera 68, cuando dos jóvenes golpearon en los vidrios de la ventana de la camioneta.

Cuando volteó a mirar para ver de quién se trataba, ya era intimidado con las armas de fuego. "A mí me dio susto y les abrí la puerta", dijo el conductor, que  fue obligado a abrir el carro. Los dos asaltantes tomaron el control del vehículo, lo pasaron a la parte trasera y empezaron a exigirle los números de las tarjetas y los seguros del carro.

“Me dijeron que me invitaban al paseo millonario. Me esculcaron, me quitaron los papeles, me preguntaron cuánta plata tenía en una tarjeta que llevaba, yo les dije: 'No tengo dinero' ", contó el conductor.

En medio de la madrugada comenzó un paseo de terror para el conductor que duró alrededor de 45 minutos. A la altura del barrio Santa Rita, en el sur de Bogotá,  apareció una patrulla motorizada de la Policía que le hizo el pare a la camioneta.

“Nos caímos, nos caímos, la Policía, la Policía”, le dijo el asaltante que iba al lado del que conducía el carro, y le ordenó que le echara el carro encima a los uniformados, que esquivaron el carro. En ese momento pidieron refuerzos y comenzó una persecución que terminó en el barrio Santa Matilde, una zona céntrica en la calle Octava sur con carrera 35.

La Policía detuvo a los dos asaltantes, uno de 23 y otro de 29 años. El más joven tiene antecedentes por hurto calificado y agravado y estaba a pocos días de recobrar la libertad tras cumplir una medida de prisión domiciliaria, según pudieron comprobar las autoridades. En su poder, los hombres tenían una pistola y un revólver. Sus nombres no fueron suministrados porque están en proceso de judicialización.

Al conductor tuvieron que llevarlo a revisión médica pues, además de que tiene un golpe visible en la frente, que le propinaron con una de las armas, tiene marcapasos. “Me golpearon cuando traté de hacer resistencia, uno llegó y me pegó un cachazo”, contó.

Escríbanos a yolgom@eltiempo.com

BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.