Una 'Gran Parada de Tradición' contada entre gritos de alegría

Una 'Gran Parada de Tradición' contada entre gritos de alegría

El segundo gran desfile de Carnaval dejó un estela de felicidad entre los espectadores.

notitle
16 de febrero 2015 , 12:06 a.m.

“¡Pero qué guepa y guepa, guepajé, ay qué guepajé!”, gritó Jacqueline Soto, una de las primeras cumbiamberitas que bailaron este domingo en la tarde, en el desfile de La Gran Parada de Tradición, el magno evento que engalana el segundo día del Carnaval de Barranquilla 2015.

La pequeña, quien apretaba una calilla, mientras sonreía, animaba a su grupo y al público, el cual estallaba en aplausos cuando veía su alegría.

“¡Viva la Danza del Garabato, qué viva el Carnaval de Barranquilla!”, gritaba Rodrigo Caicedo, unos 800 metros detrás. Iba con la cara blanca y la frente sudada, dos situaciones normales que se aprecian en el ‘Cumbiódromo’ de la Vía 40, un domingo de Carnaval a las 2:30 de la tarde.

Junto con el danzante iba una larga serpiente humana de bailarines, quienes con bastones blancos y sombreros coloridos saludaban a la gente dando pequeños saltos.

“No puedo estar más feliz. Es magnífico celebrar mi cumpleaños 24 en con toda la gente linda que me acompaña”, gritaba Cristina Felfle, la Reina del Carnaval, en la intersección de la calle 84 con la Vía 40, mientras un camión que tenía un picó la ensordecía con La Cantúa, una de las canciones más pegadas de estas fiestas. ‘Cristy’, como la llaman cariñosamente, lucía un sensual diseño de Alfredo Barraza, con el que rendía homenaje a la Danza del Torito.

“¡Levántate, floja, baila, mueve las nalgas, gózate el Carnaval! ¡Por eso es que estás vieja y ‘arrugá!”, le gritó un pregonero de letanías a una mujer de frondoso abdomen que no podía con los pies, después de un 30 por ciento de recorrido. La chica lo miró con rabia y después explotó de la risa y le chocó la mano.

La novedad fue la presentación de la Asociación Cultural Moros d’ Alquería, provenientes de España embajadores de Castellón y de las Fiestas de la Magdalena, declaradas de interés turístico internacional por toda la península Ibérica y el mundo. Nació con el fin de recordar y difundir los aportes culturales del antepasado musulmán.

“Me la vacilo con el disfraz de ‘El Chikunguña’, para brindarle un rato alegre de la ciudad y del país”, vociferó Pedro Vitola, disfrazado del mosquito que ha puesto a caminar mal a gran parte de colombianos.

Los gritos del Carnaval en el desfile de la Gran Parada del domingo tienen la particularidad de que no se acaban, solo se transforma en alegría.

DANIEL ESCORCIA LUGO
REDACTOR DE EL TIEMPO
BARRANQUILLA.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.