'Las miradas de todo el mundo están puestas sobre ustedes'

'Las miradas de todo el mundo están puestas sobre ustedes'

El director de la feria Arco habló con EL TIEMPO de la participación de Colombia en el evento.

notitle
14 de febrero 2015 , 10:57 p.m.

Para Carlos Urroz, director de la feria Arco Madrid, el boom económico de Latinoamérica se suma al surgimiento de artistas cada vez más interesantes e internacionales para hacer de Colombia la protagonista de una de las ferias de arte contemporáneo más destacadas del mundo.

En entrevista con EL TIEMPO, destacó además el valor de la estructuración de una red de galerías, coleccionistas, museos y ferias, que ha hecho que nuestro país sea hoy un referente en la escena del arte y que hizo posible la invitación a Arco, una puerta de entrada al continente europeo para muchas galerías y artistas jóvenes. (Lea también: Colombia, país invitado a la prestigiosa feria Arco en España)

¿Cómo se tomó la decisión de seleccionar a Colombia como país invitado de Arco?

Ahora es el momento de Colombia. El país tiene una escena muy interesante, con una generación de artistas jóvenes muy preparados, aparte de dos generaciones de artistas que han hecho carreras internacionales, desde Doris Salcedo o Fernando Botero hasta otros más jóvenes. Y en este momento ya no hay solo una generación de artistas, sino que hay toda una estructura, que incluye galerías, coleccionistas y una feria como ArtBo.

¿Qué supone estar en Arco?

Una gran visibilidad. Por Arco pasan más de 100.000 visitantes, y todo el sector internacional de galerías, comisarios, directores de museos –a Arco están invitados 150 directores de instituciones de 31 países, y uno de los objetivos que tienen este año es ver la selección que propone Colombia–. Participar en Arco puede ser un apoyo para artistas muy jóvenes que pueden encontrar una galería en Europa o en Estados Unidos y hacer que su carrera se desarrolle. Nosotros lo que hacemos es animar a la gente a que vaya a Colombia a conocer la escena, a conocer las galerías, las instituciones... Y yo creo que ahora es el momento más que adecuado.

¿Qué diferencias incorpora esta nueva generación de artistas colombianos?

Cada artista es un mundo y no se pueden establecer unos criterios de unión entre todos ellos. Pero sí es verdad que es una generación muy preparada, que trata temas muy personales, quizá distanciándose de los temas más de contexto sociopolítico que habían tratado los artistas precedentes.

Los mismos artistas son cada vez más individuales y más nómadas, a lo mejor crecieron todos en el mismo lugar, pero ahora muchos han salido y están viviendo por fuera de Colombia, y ya no hay esa cuestión tan generacional de identidad. Afortunadamente, los artistas son cada vez más internacionales, viajan más, unos viven en Berlín, otros se van a Nueva York, otros viven en Madrid, y eso hace que sea, por un lado, más homogéneo, y por otro, menos localista.

En ese sentido, ¿qué vigencia tiene seguir hablando de ‘arte colombiano’? ¿Cree que se van a diluir las fronteras en el arte?

Sí. Por eso nosotros no hablamos de ‘arte colombiano’, sino de ‘artistas colombianos’, cada uno con su particularidad. La presencia en Arco lo que intenta es mostrar no una escuela o una tendencia, sino toda la diversidad posible de los artistas colombianos de distintas generaciones a través de las exposiciones que va a haber también en Madrid.

¿Cree que el contexto del proceso de paz está presente en sus obras?

Los artistas son esponjas que recogen y filtran su tiempo, y eso por supuesto que se nota en los colombianos. Los artistas más jóvenes tratan otros temas porque el país también se está normalizando en muchos de estos asuntos.

¿La presencia en Arco es la señal definitiva de que el arte colombiano está cruzando la senda de la internacionalización?

Indudablemente. El interés del sector internacional por los artistas colombianos es creciente, igual que lo fue en su momento por los mexicanos o por los brasileños, y el hecho de estar en Arco respalda este interés internacional. En el caso de Colombia se juntan dos realidades: una, el tener artistas interesantes, y dos, tener un país que está en un momento de transición interesantísimo y que está en el foco de la mirada de todo el mundo.

Uno de los ejes temáticos es el de los museos dedicados al arte contemporáneo. ¿Cómo ve ese panorama en Colombia?

Se van abriendo museos nuevos, como el Museo de Medellín, este año, y luego los museos como el del Banco de la República, y los otros que existen en Bogotá, que cada vez tienen más relaciones internacionales, que es otra de nuestras preocupaciones. Vamos a hacer dos sesiones de trabajo para que los museos latinoamericanos conozcan a sus homólogos en Europa y amplíen su nivel de relación, el intercambio de proyectos y el intercambio de información.

¿Cuál será el legado de Arco?

Lo importante es que después de Arco Colombia haya mayor intercambio entre las galerías colombianas y europeas, y que haya artistas que han estado en la selección colombiana que tengan presencia en proyectos en Europa y en otros países de Latinoamérica. Lo que nosotros pretendemos es que sea una relación estable y que si no todas las galerías, muchas puedan volver el año que viene ya con sus propios programas y porque sus artistas han encontrado en Arco un mercado importante.

IRENE LARRAZ
Redacción Domingo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.