Los cuatro atajos del HSBC para ocultar 106 mil evasores

Los cuatro atajos del HSBC para ocultar 106 mil evasores

Millonarios aparecen como estudiantes o amas de casa. Filial del banco abría cuentas a traficantes.

notitle
14 de febrero 2015 , 07:54 p.m.

La publicación en varios medios del mundo de algunos de los 106.000 nombres de señalados clientes evasores de la filial suiza del HSBC tiene agitadas a algunas poderosas élites y a las autoridades fiscales.

El soplón, Hervé Falciani, exempleado del banco británico y experto en informática, asegura que la entidad armó, desde los 90, un complejo entramado para atraer a todo tipo de millonarios, con la promesa de que sus identidades y saldos de sus cuentas iban a permanecer bajo la más estricta confidencialidad, blindadas de las autoridades tributarias de sus respectivos países.

El disco duro que Falciani sustrajo de las oficinas de su empleador terminó en manos de las autoridades francesas y españolas –incluidos los nombres de los 286 ciudadanos colombianos–, y ha permitido descifrar la estrategia del banco HSBC para ocultar fondos.

La investigación señala que, solo entre 2005 y 2007, movió 120.000 millones de dólares, 1,3 veces la deuda externa de Colombia.

De ese dinero, 276,4 millones de dólares provienen de colombianos, y uno solo de ellos concentra 57 millones de dólares. De hecho, EL TIEMPO estableció que un grupo de comisionistas se dedicaba a buscar clientes en Bogotá para el HSBC, entre exclusivos círculos sociales.

A raíz de las investigaciones periodísticas han salido a flote los nombres de los clientes y el modus operandi de esta gigantesca maniobra bancaria.

El Consorcio Internacional de Periodistas Investigativos (ICIJ), liderado por el diario francés Le Monde (quien obtuvo la lista), ha descubierto, por ejemplo, que poderosas multimillonarias saudíes y estadounidenses fueron registradas como amas de casa. Ese es el caso de la influyente publicista gringa Mary Wells y de la princesa árabe Lolawad al-Faisal al Saud, quienes se han negado a aclarar su figuración en el Swiss Leaks o ‘lista Falciani’, como se conoce el escándalo.

En total, en el listado hay 7.300 clientes catalogados como amas de casa y 4.000 más, sin profesión o estudiantes. Esa característica llamó la atención de las autoridades.

El otro denominador común entre los clientes bajo sospecha es que abrían las cuentas en Europa pero registraban sus domicilios en conocidos paraísos fiscales: Islas Vírgenes, islas Caimán y San Vicente y Granada aparecen en la lista. Además cambiaban su nacionalidad.

A raíz de las investigaciones periodísticas han salido a flote los nombres de los clientes y el modus operandi de esta gigantesca maniobra bancaria.

A raíz de las investigaciones periodísticas han salido a flote los nombres de los clientes y el modus operandi de esta gigantesca maniobra bancaria.

Delincuentes

Según le dijo Falciani a Le Monde, los asesores del HSBC se reunían con los clientes en lujosos restaurantes o los citaban en hoteles para instruirlos sobre cómo utilizar los domicilios ficticios, nombres falsos y borrar pistas.

Esta última estrategia pretendía cobijar a clientes de dudosa reputación, como personas implicadas en tráfico de drogas ilícitas, armas y diamantes, exconvictos, herederos de exdictadores y empresarios corruptos.

En esa lista figura, entre otros, Arturo del Tiempo Marqués, detenido en España en 2010 por tratar de introducir 1.200 kilos de cocaína. El constructor español tuvo 19 cuentas en el HSBC suizo entre 2006 y 2007, con un saldo que bordeaba los tres millones de dólares.

También aparecen los traficantes de diamantes Mozes Víctor Konig y Kenneth Lee Akselrod, buscados por la Interpol.

En las próximas semanas seguirán saliendo nombres de otros clientes que prefirieron acudir a sus abogados tributaristas para explicar su aparición en la ‘lista Falciani’ y la presunta evasión tributaria en sus países, en donde esa conducta es un acto criminal.

Gracias a Falciani, Estados Unidos sancionó al HSBC con 200 millones de dólares y España recuperó 260 millones de euros. Ahora la controversia en ese país es por qué no metieron presos a los evasores y tan solo les aplicaron las multas previstas.

En qué van las indagaciones de autoridades en el país

Unidad Investigativa. Si se comprueba que hay un industrial colombiano que consignó 57 millones de dólares en las cuentas ocultas del HSBC, su saldo no le alcanzará para pagar la sanción prevista por la Dian: el 160 por ciento del impuesto de renta que debía pagar por tener dinero en el exterior. Esa es la primera conclusión a la que han llegado las autoridades tributarias que esta semana confirmaron, tal como lo había revelado EL TIEMPO, que desde hace 10 meses le pidieron la llamada ‘lista Falciani’ al Ministerio de Finanzas francés. Otra línea de investigación es el rastreo a un grupo de comisionistas que ofreció entre empresarios los privilegios de abrir una cuenta del HSBC en Suiza y que podrían dar muchos nombres.

u.investigativa@eltiempo.com

* Con información de Le Monde, el Consorcio Internacional de Periodistas Investigativos (ICIJ) y la plataforma periodística Connectas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.