Cada 9 horas, un menor de edad es asesinado en el país

Cada 9 horas, un menor de edad es asesinado en el país

Alarmante panorama que a diario afronta la población entre 0 y 17 años en Colombia.

notitle
14 de febrero 2015 , 07:53 p.m.

Cada nueve horas un menor de edad es asesinado en Colombia. Cada 30 minutos uno acude a Medicina Legal tras ser víctima de agresión sexual y cada 60 minutos, un niño o adolescente es sometido a un examen por violencia intrafamiliar.

No es todo. Diez menores son reclutados cada mes por grupos armados al margen de la ley; la mitad de las víctimas de desplazamiento tienen menos de 18 años; una de cada cinco adolescentes del país está o ha estado en embarazo, y uno de cada dos bebés que nacen en el país no es planeado. (Vea las cifras de la violencia infantil en Colombia)

Estas son apenas algunas de las estadísticas que reflejan el alarmante panorama que a diario afronta la población de entre 0 y 17 años en Colombia, y que vuelven a ponerse sobre la mesa cuando se conocen episodios de violencia extrema como los que en las tres últimas semanas han conmovido al país y que han hecho que miles de personas salgan a marchar en las calles para exigir justicia y protección para los niños y jóvenes.

La matanza de los cuatro hermanos Vanegas Grimaldo, de 4, 10, 14 y 17 años, perpetrada por dos sicarios el 4 de febrero en zona rural de Florencia (Caquetá), es sin duda uno de los casos más trágicos de los últimos años. El mismo presidente Juan Manuel Santos dio plazo hasta hoy para que la Policía capture a los autores, por los que se mantiene una recompensa de 70 millones de pesos.

Este crimen múltiple es atribuido por los padres de las víctimas a un conflicto entre vecinos por la propiedad de unas tierras.

A esta atrocidad se sumó el caso de un niño de apenas 7 años que desapareció el 7 de febrero, y que dos días después fue encontrado muerto y desmembrado en La Vega (Cundinamarca) –un menor de 15 años, en poder de las autoridades, es investigado–.

Y el país también se indignó con la muerte de un pequeño de 6 años que fue degollado por su propio padre en la madrugada del lunes en Dagua (Valle); el homicidio de un niño de 13 años presentado el 3 de febrero en Buga, y el fallecimiento de una niña de solo 5 años, en Tenjo (Cundinamarca), que el 21 de enero recibió una golpiza de su mamá, la cual fue suficiente para terminar con su vida dos días después.

Además, el miércoles, la Fiscalía confirmó que los restos hallados el 7 de septiembre en un cañaduzal de Buga (Valle) corresponden a los de una pequeña de 12 años que había desaparecido a mediados del año anterior.

Estas tragedias, pese a su crudeza, no evidencian un pico en las cifras de violencia contra la población infantil, las cuales se han mantenido estables en los últimos 10 años, salvo una leve reducción en el homicidio, como lo sostiene Ximena Norato, directora de la Agencia Pandi, especializada en temas de niñez.

Una tasa a la baja

En el 2014 fueron asesinados 940 menores de edad: el 7,2 por ciento del total de homicidios. En el 2013 fueron 1.115, el 7,8 por ciento, y en el 2012 se registraron 1.244 muertes, el 7,9 por ciento.

La cifra promedio es inferior a la media mundial, pues un estudio de la Unicef del 2012 estimó que los niños y adolescentes representan el 20 por ciento de las víctimas de homicidio en el planeta. Cada 5 minutos muere uno.

La región de Colombia más crítica para los menores de edad en términos de homicidios es, según Medicina Legal, el Valle del Cauca. Allí el año pasado se presentaron 299 casos: un tercio del total nacional y tres veces más que los ocurridos en Antioquia (106) y Bogotá (101), que ocupan el segundo y tercer lugar, respectivamente.

Agresiones sexuales

Al Instituto de Medicina Legal llegan cada hora, en promedio, dos niños o adolescentes que han sido víctimas de agresiones sexuales. Lo más dramático es que representan el 86 por ciento del total de los casos, pues de los 20.739 episodios reportados en el 2013, cerca de 18.000 afectaron a esta población, y la proporción es similar en años anteriores.

La Unicef estima que 120 millones de niñas en el mundo (una de cada 10) han sufrido violencia sexual.

De otra parte, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) conoció el año pasado de 167 casos de explotación sexual, prostitución y pornografía contra menores, frente a 230 del 2013. Parte de la reducción en estas estadísticas es atribuida por Rocío Mojica, oficial de Protección de la Unicef en Colombia, a estrategias como ‘La muralla soy yo’, adelantada en Cartagena.

“Hacemos un trabajo con autoridades y con el sector privado, especialmente el del turismo, para prevenir, denunciar y erradicar la explotación sexual”. Pese a ello, Mojica reconoce que el subregistro en ese campo es bastante alto.

Ni planeados ni deseados

La forma como una buena parte de los niños colombianos vienen al mundo también deja mucho que desear. De acuerdo también con los registros del ICBF, el 21 por ciento de las adolescentes del país están o han estado en embarazo, y 6 de cada 10 reconocen que fue una gestación no planeada.

En la región, el panorama de embarazos en adolescentes es variado, pero nuestro país no está precisamente en la parte baja de la tabla: 28 por ciento en Nicaragua, 21 en Ecuador, 16 en Brasil, 14 en Perú y 9 en Cuba. Adicionalmente, el 48 por ciento de los bebés que nacen en el país son producto de embarazos no planeados.

La casa, territorio hostil

Cada año se reportan unos 9.000 casos de violencia intrafamiliar contra los menores, aunque, según la directora de la Agencia Pandi, se estima que Medicina Legal “solo llega a conocer el 30 por ciento de la real ocurrencia”.

Norato lamenta que la familia siga siendo un entorno vulnerable para los niños y subraya que 27 de los menores asesinados el año pasado perdieron la vida en episodios de violencia intrafamiliar.

Gran parte de estas situaciones extremas en el hogar parten desde lo que Mojica denomina la “violencia moderada”, que es aquella en la que los golpes y los castigos fuertes se justifican por la creencia de que esta es una buena forma de corregir a los hijos.

“Se empieza con la humillación o la palmada, pero en no pocas familias el tema va escalando y se puede terminar en algo más complicado, como cuando la señora le quema las manos a la niña con una plancha o cuando el padre mete al niño en la alberca. De ahí a una herida grave o a un homicidio hay solo un paso”.

Tres de cada 10 adultos en el mundo creen que el castigo físico es el camino para educar a los hijos, según la Unicef.

En opinión del antropólogo y docente de la Universidad Nacional Fabián Sanabria, quienes ejercen violencia contra los niños son por lo general personas que sufrieron la misma situación en su niñez, por lo que “pareciera que aplican una especie de venganza por lo que les tocó vivir”.

Esto hace que muchos niños terminen huyendo de sus casas, aunque el abandono también es un problema grave: solo el año anterior se contabilizaron 1.078 reportes, frente a 1.107 del 2013.

Además, Colombia tiene uno de los porcentajes más altos del mundo (11 por ciento) de niños que viven sin sus dos padres, y apenas es superado por algunos países africanos, de acuerdo con el Mapa Mundial de la Familia 2014, en el que participó la Universidad de La Sabana.

En medio del conflicto

Otra cara amarga de la violencia contra los niños es el reclutamiento por parte de grupos armados ilegales. Se calcula que, entre 1985 y noviembre del 2014, más de 7.700 menores sufrieron este flagelo, especialmente en Antioquia, Meta, Caquetá y Cauca.

Investigaciones hechas con niños recuperados de esos grupos mostraron que siete de cada 10 sufrieron abusos sexuales antes de cumplir los 14 años, bien sea en su entorno familiar o, posteriormente, dentro de las filas de esas organizaciones.

El jueves, durante la conmemoración del Día internacional contra el reclutamiento y la utilización de menores en grupos armados ilegales, el ICBF reveló que se ha logrado recuperar a más de 5.600 de ellos, algunos con apenas 9 años de edad. Ese mismo día, las Farc anunciaron desde La Habana que no incorporarán más menores de 17 años a sus filas, frente a lo cual el presidente Santos recalcó: “Es un paso que valoramos (...). Pero no es suficiente cuando se trata de los niños”. (Lea también: Las Farc aún guardan silencio frente a niños que tienen en sus filas)

Por su parte, y en lo que constituye otra faceta del problema, la Defensoría del Pueblo indicó que, entre el 2013 y el 2014, las bandas criminales captaron a al menos 65 niños en varias regiones del país.

Urge mayor inversión

Esther Ruiz, especialista de Protección de Unicef, opina que Colombia tiene una legislación avanzada y programas fuertes en la protección de los derechos de los niños, pero aclara que no son suficientes.

“Hay que invertir más en la niñez. Muchos países están demostrando que la inversión en educación y en equidad, para que los niños puedan comer bien todos los días o para tener una escuela de calidad, es realmente el medio de comenzar a romper el ciclo de la violencia”, afirma.

Sanabria, por otro lado, dice que es importante que el país se esté movilizando por la violencia contra sus niños; que es un buen síntoma que haya “un duelo público por los acontecimientos y se explicite que estas cosas son repudiadas por toda la sociedad”. Pero claro, el deber ser es que nunca más haya que marchar por una atrocidad contra un niño, y para llegar a ese objetivo falta bastante, coinciden los expertos.

‘Habrá al menos un policía especializado en cada municipio’

Entrevista con el general Rodolfo Palomino, director de la Policía Nacional.

¿Qué acciones llevará a cabo la Policía para proteger a los niños?

Vamos a potencializar la capacidad institucional. La idea es que en cada municipio haya por lo menos un policía plenamente capacitado para atender casos de niños y adolescentes. Parte de eso consiste en que vamos a tener 2.000 policías adicionales de Infancia y Adolescencia antes de finalizar el año (para un total de 4.800). Y seguiremos avanzado en el programa de prevención ‘Abre tus ojos para la primera infancia’, que ha funcionado muy bien en varias regiones del país y que busca, entre otras cosas, que los niños tengan la capacidad de detectar y denunciar situaciones que los pongan en riesgo. En lo que va del año se ha logrado una reducción del 9,9 por ciento de los delitos contra la niñez.

¿Cuál es la intención de la manifestación pacífica convocada para el martes?

La idea es que el mediodía, en todos los colegios del país se hagan una manifestación pública bajo el lema ‘Juntos por los niños’. El objetivo es sensibilizar.

¿Cuáles son las principales causas de la violencia infantil?

Todas las causas de la violencia contra los niños pasan por la indiferencia. La sociedad tiene la obligación de protegerlos y debe reaccionar en su conjunto.

CARLOS GUEVARA
Redacción Domingo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.