Acuerdos de Minsk para Ucrania peligran a pocas horas de cese al fuego

Acuerdos de Minsk para Ucrania peligran a pocas horas de cese al fuego

Separatistas prorrusos y los militares ucranianos se siguen enfrentando en cruentos combates.

notitle
14 de febrero 2015 , 02:24 a.m.

Las posibilidades de que el acuerdo de Minsk sea efectivo disminuían a horas de que entre en vigor el cese del fuego pactado para la medianoche de este sábado (22:00 GMT), después de que el viernes el conflicto dejara 28 muertos en el este de Ucrania.

Los separatistas prorrusos y los militares ucranianos siguieron enfrentándose para ganar terreno el viernes, y el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, admitió que el acuerdo está en “grave peligro”.

Poroshenko acusó a los rebeldes de "atacar los acuerdos de Minsk" al bombardear a las poblaciones civiles del este del país.

Kiev y los países occidentales afirman que el Kremlin alienta la subversión de los rebeldes del este, suministrándoles armas y tropas. Algo que Moscú niega. El texto de los acuerdos, "Minsk 2", que fue consensuado el jueves tras 16 horas de negociaciones entre los líderes de Rusia, Ucrania, Francia y Alemania, proyectó algo de esperanza cuando el conflicto se agudizaba, tras 10 meses de hostilidades que han provocado casi 5.500 muertos.

El presidente ucraniano también acusó a Rusia de seguir presente en el este de Ucrania. "Desgraciadamente, tras los acuerdos de Minsk, la operación ofensiva de Rusia aumentó significativamente", lamentó Poroshenko, en referencia al ataque de los rebeldes con lanzacohetes contra la ciudad de Artemivsk, situada a más de 30 kilómetros de la línea del frente, que dejó este viernes tres muertos, incluido un niño de siete años.

El cese al fuego, que está previsto para la medianoche de este sábado, será la primera prueba del compromiso de Kiev y los rebeldes con la firma de un pacto, cuya tinta sigue fresca.

Con los separatistas luchando por raspar las porciones que puedan de territorio para establecerse antes de que entre en vigor, existen temores de que no se respete la tregua, considerada un paso fundamental para que concrete la hoja de ruta del proceso de paz.

Reunión en la ONU

Se espera que el Consejo de Seguridad de la ONU se reúna este domingo en una sesión de emergencia para apuntalar el cese al fuego, dijeron los diplomáticos.

Estados Unidos volvió, por su parte, a acusar a Moscú de seguir desplegando armas pesadas en el este de Ucrania.

"Estamos muy preocupados por la continuación de los combates y por informes sobre tanques y sistemas de misiles suplementarios que han llegado estos últimos días del otro lado de la frontera, de Rusia", declaró la portavoz del departamento de Estado, Jennifer Psaki.

En este sentido, el G7, el Consejo Europeo y la Comisión Europea pidieron el respeto estricto de los acuerdos. El jefe adjunto de la administración presidencial ucraniana, Valery Chaly, aseguró, que "si fracasa el alto el fuego, Ucrania recibirá ayuda militar de Occidente".

El jueves, Alemania y Francia dejaron claro que el acuerdo sería difícil de aplicar, y abrieron la puerta a nuevas sanciones contra Rusia si no se respeta el alto el fuego. En el feudo separatista de Donetsk, seguía el fuego de artillería procedente, sobre todo, de los rebeldes, comprobó un periodista de la AFP.

Pero los combates se libraban en toda la línea del frente y drones de los rebeldes "sobrevolaron la zona del conflicto", indicó este viernes el ejército ucraniano.

Este último también señaló enfrentamientos en torno a la estratégica ciudad de Debaltseve, donde los separatistas prorrusos aseguran haber "rodeado" a miles de soldados ucranianos, algo que Kiev niega.

Acuerdo de paz insuficiente

Varios analistas opinan que los separatistas van a intentar conquistar esta localidad, que conecta sus bastiones de Donetsk y Lugansk, antes de la entrada en vigor del nuevo alto el fuego.

La mayoría de los expertos opinan que el nuevo acuerdo de paz es insuficiente, ya que no prevé mecanismos concretos para resolver cuestiones litigiosas. No se aborda, por ejemplo, el control de la frontera con Rusia, de la cual 400 kilómetros están en manos de los rebeldes y por la que, según Kiev y Occidente, Rusia hace llegar armas y tropas.

El viceministro de Defensa de Ucrania, Petro Mekhed, en tanto, acusó a los rebeldes de querer "levantar su bandera" sobre el eje ferroviario de Debaltseve, donde se concentran las ofensivas y en el puerto estratégico de Mariupol.

"Ucrania espera una escalada y está tomando todas las medidas necesarias para responder", dijo Mekhed a los periodistas.

¿Un control ucraniano? "No lo creo. Nos quedaremos aquí", afirmó este viernes un responsable separatista de Uspenka, uno de los puestos fronterizos con Rusia.

AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.