El Papa busca apoyo de cardenales para reforma de la Curia romana

El Papa busca apoyo de cardenales para reforma de la Curia romana

El tema económico es uno de los más avanzados. Un colombiano, entre los nuevos purpurados.

notitle
13 de febrero 2015 , 07:34 p.m.

La Iglesia católica contará este sábado con 20 nuevos cardenales, 15 de ellos con menos de 80 años y, por tanto, con derecho a participar en un eventual cónclave.

Entre los purpurados que creará el papa Francisco en el consistorio ordinario que se celebra en la basílica de San Pedro (el segundo de su pontificado) hay un colombiano, Jesús Pimiento Rodríguez, arzobispo emérito de Manizales. Su delicada salud (tiene 95 años) le ha impedido viajar a Roma para recibir de manos de Jorge Mario Bergoglio la birreta y el anillo que distinguen a los purpurados.

Antes de participar en esta ceremonia, en la que estará presente Benedicto XVI, los miembros del Colegio Cardenalicio han estado durante dos días debatiendo sobre cómo reorganizar la Curia romana.

Después de escuchar el jueves el proyecto de reforma que presentó el Consejo de Cardenales (C-9), el grupo encargado de aconsejar al Pontífice en esta tarea y en el gobierno de la Iglesia, casi 60 purpurados intervinieron para mostrar su opinión sobre este punto crucial de la renovación de la comunidad eclesiástica que Jorge Mario Bergoglio quiere llevar a cabo.

El debate concluyó sin que se realizara ninguna votación para aprobar los eventuales cambios que van a llegar a la organización burocrática de la Santa Sede, según indicó el portavoz vaticano, el jesuita Federico Lombardi.

Una vez conocida la opinión del Colegio Cardenalicio, los miembros del C-9 seguirán profundizando en la reforma en su próxima sesión, convocada para el próximo mes de abril.

Antes de que finalmente Francisco anuncie cuáles son los cambios, este grupo de trabajo debe preparar la nueva Constitución Apostólica que sustituya a la Pastor Bonus, aprobada por san Juan Pablo II en 1988.

Aun con opiniones diferentes entre los participantes en el consistorio de estos días, las intervenciones han mostrado un “aprecio” por el proyecto de reestructuración de la Santa Sede. Según Lombardi, buena parte de los cardenales tuvieron buenas palabras para los trabajos que está desempeñando el C-9, pues ayudan a que la Iglesia mejore su “credibilidad”, especialmente por medio de la “transparencia” y de la mayor “responsabilidad”.

La reforma pretende fusionar algunos “ministerios” vaticanos, conseguir organismos más ágiles y mejorar el servicio que Roma ofrece a las iglesias locales, ahondando en la descentralización del poder.

En la alocución que dedicó a los cardenales, el papa explicó cuál es el espíritu de la reforma: “No es un fin en sí misma, sino un medio para dar un fuerte testimonio cristiano, para favorecer una evangelización más eficaz, para promover un espíritu ecuménico más fecundo y para alentar un diálogo más constructivo con todos”.

Los cambios responden a los deseos mostrados por una buena parte de los miembros del Colegio Cardenalicio durante las congregaciones generales, las reuniones previas al cónclave de 2013 en el que fue elegido Bergoglio.

Uno de los campos en que más avanzada está la reforma, el de la economía, fue debatido este viernes. Se pretende acabar con el desorden y los escándalos que se han producido en estos temas en los últimos años.

DARÍO MENOR
Para EL TIEMPO
Ciudad del Vaticano

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.