Celos, malditos celos

Celos, malditos celos

Esta sociedad sufre de fuegos y de sentimientos cruzados. Es urgente dejar los celos y los odios.

notitle
13 de febrero 2015 , 07:26 p.m.

No es baladí la decisión de la Corte Constitucional sobre que los maltratos y la violencia psicológica, entre otros, producto de los celos, son causal de divorcio.

Consulté con el abogado experto Adulterio Hastamorir, quien confirmó que los celos enfermizos convierten el hogar en un infierno terrenal. “Comienzan matando el amor y terminan, en algunos casos, matando a la pareja”, dijo. Inteligente. Acerca de si tiene cura, dice que ni cura, ni obispo; lo que tiene es abogados, dolor, cárcel, cementerio. Y que si la ayuda profesional no funciona, el remedio más eficaz es el divorcio.

Los celos son un suplicio. Conocí a un hombre que celaba a la esposa hasta con el Ángel de la Guarda, porque la escuchó decir que era su dulce compañía. Y como el mal no tiene género, hay mujeres tan celosas que se alegran cuando al marido le dan casa por cárcel, que ahora es tan común como la papa.

Los celos, me dijo la doctora Infidelia Segura, conllevan violencia intrafamiliar, que es germen de la violencia social, pues de allí salen los hijos maltratados, solos, resentidos, que se van a la calle, a los vicios, o a la guerrilla... Por celos vemos la desgracia del ácido en la cara, que ya es por centenares.

Esta semana, en Dagua (Valle), que hoy es un valle de lágrimas, un hombre degolló a su hijito, que dormía y soñaba con ser arrullado, y se suicidó. Dijo que “para dejarle el camino libre a ella”... Su esposa. Qué trampas tan feroces anda poniendo el diablo, que es un cornudo, porque la diabla hace sus diabluras, quién sabe por qué diablos.

Pero los celos, que son demostración de poder, no son solo por amor. Hay celos profesionales, laborales, políticos... Ahí está Uribe en el exterior, echando contra nuestras instituciones. Lo del expresidente me suena a ese niño de la vieja propaganda: “Mamá, Federico me está molestando”. “Mamá, Santicos me está molestando”... Que dizque se usan las instituciones para perseguir a la oposición. Ja, ja. ¿Y las chuzadas del DAS? María del Pilar –como dice la valerosa campaña contra la violencia a la mujer–, ‘no es hora de callar’.

Los celos son solo una parte de nuestras dolamas. Porque están la envidia, el odio y la venganza, enfermedades del alma nacional, y tenemos que buscarles las raíces y curarnos. Por eso es tan valioso el informe de la Comisión de Historia del Conflicto sobre los orígenes, causas y la degradación de esta guerra. Solo destapando las heridas estas se pueden sanar. Es por esos caminos por donde se llega a la paz. Pero sin celos de que de golpe el otro se gane el Nobel. ¡Celos...!

Ya está diagnosticado que la violencia engendra violencia y no es fácil perdonar. Pero el perdón, como el amor, se gana. Y necesitamos reconciliarnos. Por eso es una gran noticia que las Farc declaren que no reclutarán más menores de 17 años. Pero, como decía una amiga a quien llaman música clásica, por ser buena ‘mozart’, si se va a hacer algo, hay que hacerlo bien y gozarse el ratico. ¿Por qué no anunciaron que no reclutarán más, de ninguna edad? ¿Luego no van a firmar la paz? Y ya que aceptaron que reclutan niños, ¿por qué no anunciaron que dejarán libres a los que tienen? Déjenlos volver.

Esta sociedad sufre de fuegos y de sentimientos cruzados. Es urgente dejar los celos y los odios. Hay que lavar la ropa sucia en casa. Se necesita terapia de parejas políticas. Esos celos de poder, que fueron causa de divorcio entre Santos y Uribe, tienen que dejarse a un lado. Por ahí empieza el ejemplo; seamos ‘sincelos’, como dijo un chino. Necesitamos la paz, la reconciliación, algo de sosiego y cuidarlos con celo.

Luis Noé Ochoa
luioch@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.