Construcción de edificios dejó sin jardín a 80 niños en Suba

Construcción de edificios dejó sin jardín a 80 niños en Suba

Desde hace 5 años el hogar infantil Nueva Zelandia está en ruinas. Una obra vecina ocasionó daños.

notitle
13 de febrero 2015 , 04:13 p.m.

Los juegos, las mesas y los cuadernos que usaban 83 niños del hogar infantil Nueva Zelandia en la localidad de Suba están arrumados en las esquinas de la estructura. El polvo y la humedad espantaron el aroma dulce que predominaba en el lugar y los gritos y las risas de los menores fueron reemplazados por el silencio del abandono.

En el 2011 el Instituto Distrital de Gestión de Riesgos y Cambio Climático, Idiger, ordenó, por riesgo de colapso, la evacuación no solo de este jardín, ubicado en la calle 181 n.° 46-38, sino también del centro de salud del barrio y del salón comunal, que quedan en la misma manzana.

La construcción vecina de cuatro edificios de apartamentos de 18 pisos en el 2007 realizada por la constructora Pijao –la misma que construyó un edificio en la carrera 11 con calle 98 y que según el Distrito ocasionó un hundimiento– fue lo que produjo, en gran medida, los agrietamientos y el posterior deterioro de estas estructuras que hoy están invadidas por habitantes de calle y por grupos de jóvenes que ingresan para consumir licor y drogas. Cerca de 22 viviendas de estrato tres también resultaron afectadas.

Según un diagnóstico del Idiger, las estructuras presentan una inclinación en el piso de 15 centímetros y fisuras en las columnas y en los pisos. El informe revela que las posibles causas de los daños se deben a que había “deficiencias constructivas lo que conllevó a que con los trabajos de excavación de la obra aledaña se produjeran afectaciones”.

“Se cayeron unos muros en el puesto de salud y fue una alarma para las demás viviendas”, dijo Jorge Villarreal, vecino del sector.

La constructora Pijao, asegura que atendió las reclamaciones de los 22 vecinos y realizó algunas reparaciones. Sin embargo, actualmente hay un pleito legal por las adecuaciones del jardín y del puesto de salud y con algunas familias con las que no se ha podido conciliar.

Al jardín asistían niños de madres de bajos recursos, en su mayoría solteras y cabeza de familia. Además cerca de un millón de personas se beneficiaban de los servicios del puesto de salud en donde se atendía a madres gestantes, niños y adultos mayores. Allí todos los viernes se realizaban jornadas de vacunación para mascotas.

“El daño moral es muy grande. Son madres sin recursos que se quedaron sin un lugar para sus hijos”, dijo Carlos Alfonso, otro de los vecinos.

BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.