Fenómeno del Niño cede, pero aún no está descartado

Fenómeno del Niño cede, pero aún no está descartado

Lluvias recientes han permitido que ríos se recuperen. Sigue sequía en la Costa Atlántica.

notitle
12 de febrero 2015 , 09:10 p.m.

A pesar de que en la región andina, y especialmente en Bogotá, ha llovido, e incluso se han sentido días fríos, el Ideam sostiene que el país no puede pensar que la potencial amenaza de un fenómeno del Niño haya desaparecido.

Según el Instituto, los efectos del Niño en la región andina se han reducido y por eso los niveles de algunos ríos importantes, principalmente en los departamentos de Santander y Tolima, subieron.

Les ha ocurrido lo mismo a caudales como el Magdalena, a la altura de Barrancabermeja, y al Cauca, en La Victoria (Valle), que también han ascendido.

Sin embargo, según los modelos de las agencias meteorológicas internacionales e incluso del propio Ideam, las probabilidades de que el Niño se consolide siguen existiendo.

Eran del 80 por ciento en diciembre, porcentaje que ahora se ubica entre un 50 y un 60 por ciento, según la Agencia Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en ingles).

Por eso, hasta que no se descarte la ocurrencia de este fenómeno, es importante que departamentos y municipios mantengan sus protocolos de ahorro de agua, principalmente en el Caribe, donde la reducción de las lluvias y la sequía siguen siendo intensas.

Por ejemplo, en ciudades como Riohacha (La Guajira), Santa Marta (Magdalena), Valledupar (Cesar) o Sincelejo (Sucre) no han caído precipitaciones.

María Teresa Martínez, subdirectora de meteorología del Ideam, explica que no se puede seguir pensando que el clima que se ve en Bogotá es un reflejo de lo que está ocurriendo en el resto del país.

Según explicó Martínez, la situación que se vive en estos momentos con días nublados y lluvias no es atípica, hace parte de las condiciones normales de las temporadas de pocas lluvias del trópico.

“Por ejemplo, en Bogotá, mirando un sector como el centro de la ciudad, durante un enero normal caen 66 milímetros de lluvias. Este enero del 2015 fueron reportados 23 milímetros (es decir, llovió el 34 por ciento del total). En Manizales, donde se cuentan 103 milímetros promedio en un enero sin desarrollo del Niño, este año cayeron 32 milímetros (llovió el 31 por ciento del total). En Pereira, donde caen 132 milímetros, solo llovieron 56 milímetros (41 por ciento del total). En muchas ciudades hay una reducción”, explicó Martínez, quien informó que la mayor anomalía por efectos del desarrollo de este evento de variabilidad climática se sintió entre el 22 de diciembre y el 16 de enero, un lapso que fue muy seco.
En pocas palabras, el Niño ni se ha ido, ni puede decirse que no va a alcanzar su madurez a finales de febrero o comienzos de marzo, como ha sido pronosticado desde el año pasado.

“Es usual que durante la gestación de un Niño débil, como el actual, haya lluvias. Como es débil, la reducción de esas precipitaciones no es muy alta, oscila entre el 20 y el 30 por ciento”, agregó Martínez.

De acuerdo con los últimos análisis de modelos meteorológicos, en este momento se está acercando otro punto de agua cálida desde Australia hacia el centro y hacia el oriente de la cuenca del Pacífico y costas suramericanas, y esto podría traer días secos en las próximas semanas.

ESTILO DE VIDA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.