Minoristas piden igualdad ante mayoristas para competir en gasolina

Minoristas piden igualdad ante mayoristas para competir en gasolina

Regulación está sesgada para favorecer a los grandes, denuncia Fendipetróleo.

notitle
12 de febrero 2015 , 07:08 p.m.

La vieja frase de que el pez grande se devora al chico se está cumpliendo en la cadena de distribución del combustible, según los dueños de pequeños negocios.

Estos minoristas, con una o dos estaciones de gasolina, que tradicionalmente son familias, se declaran agobiados y en riesgo de desaparecer.

Rafael Barrera, presidente de Fendipetróleo, gremio que agrupa al 50 por ciento de los pequeños, expresa que los abastecedores –que son 16 en Colombia– tienen una posición privilegiada que los está llevando a dominar el mercado.

La petición de Fendipetróleo, al igual que la de Fedispetrol (otro de los gremios que agrupan a las estaciones de combustible), es la renovación de la regulación, para que todos puedan competir en igualdad de condiciones.

Al decir de Barrera, las reglas de juego les permiten a los grandes aprovechar mejor el mercado, pues echan mano de la integración vertical (son mayoristas y minoristas a la vez), y esto les permite hacer rebajas en precios al consumidor, lo que prácticamente saca del escenario a los demás que a duras penas sobreviven.

¿Cómo lo hacen?

Barrera explica que tienen cuatro o cinco márgenes de utilidad, frente a uno solo de los pequeños. Todo porque la fórmula para establecer el precio de la gasolina incluye impuestos y asigna participaciones a los que integran la cadena (productor, mezclador para obtener gasolina oxigenada, transportador y distribuidor).

Una vez repartidas las asignaciones, según la norma, el mayorista se queda con el margen de utilidad que le corresponde: 326 pesos por galón, más otros rubros que va obteniendo en la cadena. Por ejemplo, las reglas de juego dicen que deben recibir un diferencial, en especies, para compensar la llamada expansión volumétrica, es decir, que en clima caliente el producto se expande y en tierra fría se contrae. De tal manera que el productor, si el mayorista le compra 1.000 galones de gasolina, le entrega 1.050.

También ganan apalancamiento financiero por ser recaudadores, día a día, de los varios tributos que tienen los combustibles, y que representan el 30 por ciento del precio al público. “Como le consignan al Tesoro Público en los primeros 15 días del mes siguiente a la recaudación, estos dineros, que no son pocos, les permiten un apalancamiento financiero”, expresa Barrera.

Adicionalmente, muchos son integrados verticalmente, por lo que también reciben el margen de ganancia que le corresponde al minorista, que desde este año es de 601 pesos por galón. “Con la sumatoria, son 4 o 5 márgenes a su favor, que significan unos 1.500 pesos por galón. Esto les permite, en sus estaciones propias, sacrificar uno o dos para ganar mercado y acabar a los otros. Es por eso por lo que vemos bombas de gasolina llenas de usuarios, pues si la ganancia sumada es de 1.500 pesos por galón, pueden bajarlo en 400 pesos y ganan por punta y punta: más clientes, más ingresos, más utilidades”.

Reglas perversas

A los minoristas, entre tanto, solo se les aplica el margen de utilidad, de 601 pesos por galón, y, como en promedio comercializan 10.000 galones al mes, producen ingresos brutos de 6 millones de pesos, de los cuales gastan 4 millones para poder operar el negocio. “Es decir, viven de milagro, apalancados en que son empresas familiares que tienen al primo, al tío o al sobrino trabajando porque a ellos les pueden pagar solo el salario mínimo”, explica Barrera.

El esquema regulatorio en Colombia –dice Barrera– es perverso. “Todo minorista está obligado al abanderamiento; es decir, debe mostrar la marca del mayorista que lo abastece y solo puede comprarle a él”.

EL TIEMPO consultó al Ministerio de Minas y a Terpel, como mayorista, pero no fue posible obtener sus posiciones.

Según Fendipetróleo, el decreto existente tiene dos temas lesivos. “El régimen sancionatorio solo aplica a los pequeños. Promueve dependencia absoluta. Por ejemplo, si el minorista le compra a un mayorista que no es con el que está abanderado, lo sancionan, y al grande que vendió, no”. En segundo lugar, “si un minorista consigue un cliente que le quiere comprar 25.000 galones de combustible, tiene que cedérselos al mayorista porque su margen de venta mensual a un mismo cliente es solo de 20.000 galones”, agrega.

Además, “las sanciones contempladas son confiscatorias y desbalanceadas”, por lo que piden al Gobierno la renovación de la regulación, para competir en igualdad de condiciones y no quedar condenadas a la desaparición.

4.700 afectados

Existen 4.700 gasolineras activas, de las 5.600 estaciones registradas en el Sistema de Información de Combustibles (Sicom). “Las 900 restantes han sido bloqueadas por diversas razones, incluyendo que algunas se crearon ilegalmente”, sostiene Barrera. Entre las 4.700 que están en servicio, unas 4.000 son de propietarios que solo tienen una estación, 200 son de propietarios que cuentan hasta con dos, y 500 están en manos de mayoristas que, por lo general, son inversionistas extranjeros dueños mayoritarios de plantas de abastecimiento, como Terpel, Biomax, ProLux, entre otras.

MARTHA MORALES MANCHEGO
Economía y Negocios

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.