Estafeta

Estafeta

Los fieles lectores de nuestra publicación se despiden de Helena Araujo De Albrecht.

notitle
12 de febrero 2015 , 05:45 p.m.

HELENA ARAÚJO DE ALBRECHT
(1934-2015)


Fallecida el pasado 20 de febrero. Crítica, novelista y profesora de Literatura latinoamericana en Suiza, donde residía. Entre sus varias publicaciones 'Signos y mensajes' (crítica) y 'Fiesta en Teusaquillo' (novela).

 

ESTAFETA

Recibir su excelente revista LECTURAS sin la columna de doña Soledad es como recibir la mitad de la revista, ¡cómo hace falta! Sentido pésame...
Gabriela Botero
Valledupar, 18 de enero de 2015


FERNANDA DEL CARPIO

En el escrito de Juan Carlos Gaitán, ‘¿Quién fue Fernanda del Carpio?’ (LECTURAS, 18-01- 2015, p. 16), escribe una información de Luis Ariza, la cual es imprecisa. La canción ‘Te olvidé’ fue grabada a finales de 1953, y desde 1954 es el himno del Carnaval de Barranquilla. El autor de la letra es el periodista y poeta español Mariano San Ildefonso, residenciado en la década de los cincuenta en Bogotá, y la música es de Antonio María Peñaloza. En 1944 no existía esa canción, por tanto es un error de Luis Ariza decir que Gabriel García Márquez cantaba esa canción dolido por un fallido romance cuando era estudiante en Zipaquirá. Cordialmente,

José Atuesta Mindiola
C.C. 12.719.871 de Valledupar


RESPUESTA

Las afirmaciones de Luis Ariza las tomamos del libro Gabo, cuatro años de soledad. Su vida en Zipaquirá, de Gustavo Castro Caycedo (Ediciones B, 2012). De la p. 357 transcribimos textualmente: “Según Luis Ariza, Gabo tenía una verdadera fijación y se identificaba mucho con la canción del compositor, trompetista y arreglista Antonio María Peñaloza, que él volvió famosa en 1946, titulada ‘Te olvidé’, dolido por un fallido romance que quiso tener en Zipaquirá...” Infortunadamente no podremos pedirle a Luis Ariza que nos aclare en qué basa su afirmación, ya que murió el 28 de septiembre de 2012.


Juan Carlos Gaitán Villegas.

 

LETRA POR LETRA
Por: Mario Jaramillo

“Me levanté con
el pie izquierdo”

Un lector de la columna pregunta por el origen de esta frase. Está claramente relacionada con la superstición. Con lo siniestro. La palabra siniestro significa que se está al lado izquierdo y se asocia con la mala suerte. La historia viene de lejos. En Roma las personas zurdas eran tomadas como portadoras de mala suerte. Un zurdo era un tipo sospechoso, y muchas personas sentían verdadero pánico ante él. Le huían. Levantarse con el pie izquierdo, pues, supone al supersticioso que ese día le irá mal. Una variante de la frase es “levantarse por el lado equivocado de la cama”, que, por supuesto, es el izquierdo. Este columnista, que es zurdo, trata de levantarse por la derecha. Por si acaso.


“Despampanante”

El término suele usarse para describir a las mujeres hermosas, aunque también se le relaciona con lo extraordinario. Prefiero lo primero. El origen empieza con la expulsión de Adán y Eva del paraíso. Cuando salieron de él sintieron vergüenza y decidieron recurrir a una hoja de parra o de vid para tapar la desnudez inferior o, como diría un lobo, las partes pudendas. Esa hoja se llamaba pampanus, en latín. Con el tiempo surgieron los taparrabos que, cuando eran hechos con hojas de parra, recibían el nombre de pampanillas. Si ante la presencia de una mujer hermosa nos quedamos sin palabras, casi desnudos, o sea despampanados, decimos que es despampanante.


“1825”

Usted imagine que le pone por título a una novela ‘1825’. Después no le parece bien del todo y por la época exacta en que se desarrolla la historia decide bautizarla ‘1805’. Le proponen publicarla en un periódico en forma de serie. Ya no le gusta ‘1805’. Entonces piensa en un nuevo nombre para la novela. Algo así como “Está bien todo lo que termina bien” (la traducción es mía). El manuscrito, mientras tanto, no deja de crecer. Cada vez tiene más páginas. Se mete, entonces, con la historia monumental de Rusia y observa cómo ha aumentado el tamaño de la obra. ¿Qué hacer? ¿Qué título ponerle finalmente después de haber ensayado con otros tres que nunca lo convencieron? Pero de algo está seguro: necesita un título atractivo para los lectores. Ya está: ‘Guerra y paz’. Eso fue lo que hizo León Tolstoi con su obra cumbre. Un bautizo exitoso al final. Seguramente algo habrá influido el título para que se cuente entre los 100 libros más leídos del mundo.

Dylan

Mucha gente sabe que el mítico cantante Robert Allen Zimmerman tomó el nombre de Bob Dylan inspirado en uno de sus poetas favoritos: el galés Dylan Thomas. Lo que prácticamente se desconoce de este escritor es que pasó muy malos momentos por su adicción al alcohol. Se dice que murió borracho. Su fiel seguidor Bob Dylan es hoy un alcohólico recuperado. Y las inolvidables borracheras de Dylan Thomas están por ahí en un libro suyo titulado Retrato de un artista cachorro.

Cantante estadounidense Bob Dylan. / Foto: Archivo Particular.

MARIO JARAMILLO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.