"Nube de Cristal", el nuevo Museo de Confluencias en Francia

"Nube de Cristal", el nuevo Museo de Confluencias en Francia

El propósito del museo es contar a los visitantes la aventura que significa estar vivos, Lyon.

notitle
11 de febrero 2015 , 05:51 p.m.

Una “nube de cristal”. Así han comenzado a denominar los habitantes de Lyon el Museo de Confluencias, uno de los proyectos culturales más ambiciosos que ha visto Francia recientemente y que, tras 12 años de preparación y expectativa, se inauguró a finales de diciembre.

Momia de Taubasthis, hija de Psébos, con sus adornos de cartón (332 a.C.-337 d.C.), Egipto. Foto: Pierre-Olivier Deschamps - Agence VU.

 El descomunal edificio futurista y de arquitectura deconstructivista fue diseñado por el equipo austriaco de arquitectos Coop Himmelb (L)au, con el propósito de convertirse en un museo tan emocionante e impresionante como las piezas que alberga. Y es que bien sea desde adentro o afuera, la vasta estructura de cristal que lo conforma, hace que la luz natural inunde su interior y que en la noche se revelen sus siluetas y le den un aspecto flotante. Esto último es posible también gracias a que el Museo se levanta justamente en el extremo de la península de la ciudad, donde confluyen los ríos Ródano y Saona. Fue precisamente de esa coincidencia topográfica de donde salieron tanto el nombre, como el espíritu del Museo, que pretende convertirse en un accesible lugar de encuentro, en el que se crucen múltiples ramas del conocimiento.

Hélène Lafont-Couturier, su directora, explica que este nuevo espacio “se pregunta por la tierra desde los orígenes y por la humanidad en su historia y su geografía”. Ante esos dos muy abarcadores cuestionamientos, se hace necesario aclarar que este museo no nació con una única vocación; es decir que no se dedica solamente a la exhibición, por ejemplo, de obras de arte, sino que, por el contrario, pretende ser interdisciplinario.

Su propósito es contar a sus visitantes la aventura que significa estar vivos, desde áreas tan diversas como ciencia, tecnología, etnografía, la cultura y el mundo simbólico. De ahí que cada vez que su directora habla del Museo, diga entusiasta que se trata de “un Museo para todos”.

No exagera, puesto que el montaje y el ensamblaje de las 3 mil piezas presentes no solo tiene como propósito hacer que estas dialoguen entre sí para armar un “relato de la humanidad”, sino que, además, con un espíritu muy lúdico, buscan despertar la curiosidad del espectador, para que al mismo tiempo que se haga preguntas sobre todo lo que ve, vaya descubriendo las posibles respuestas.

Escultura de Gran Corbeau, figura de la mitología esquimal, par Johanasie Illauq, 1988 Clyde River, Canadá. Foto: Pierre-Olivier Deschamps - Agence VU.

Ello es posible gracias a los cuatro recorridos temáticos que proponen las exposiciones permanentes: el primero se denomina Orígenes, los relatos del mundo; le siguen Sociedades, el teatro de los hombres; Especies, el entramado de la vida y, por último, Eternidades, visiones del más allá.

Son en total 3 mil metros cuadrados de estas 4 salas permanentes, con un abanico de piezas que va desde meteoritos, fósiles y aves de la Cochinchina, hasta el microscopio de Huygens, la mandíbula de un homo sapiens y un Spútnik, pasando por armaduras de samurai, el esqueleto de un dinosaurio y objetos pertenecientes a sociedades antiguas.

Y si bien es cierto que cada pieza y cada sala está articulada con un relato coherente, también es verdad que ante la diversidad de temas y visiones, el visitante puede llegar a perderse en ocasiones y deambular entre los pasillos, sin encontrar orden y relación entre lo que ve.

Sin embargo, para la directora, este no parece ser un inconveniente, sino una fortaleza, puesto que considera que ello implica “una verdadera apertura al conocimiento, que no excluye nuevas problemáticas y que intenta comprender, sin imponer verdades”.

A partir de 1991, el Departamento de Ródano se había encargado de administrar el Museo Guimet de Historia Natural de Lyon; sin embargo, ante la necesidad de un sinnúmero de trabajos de renovación, tanto a nivel estructural como museográfico, se tomó la decisión en 2000 de establecer un comité científico para empezar a definir el proyecto de un nuevo museo, que es precisamente el hoy llamado Museo de Confluencias.

En 2007 se cerró el Museo Guimet de Historia Natural de Lyon, que había sido fundado por el industrial lionés Émile Guimet (1836-1918), quien también había creado el Museo Nacional de Artes Asiáticas-Guimet, en París. Su colección personal llegó a reunir más de 2 millones de objetos. Sin embargo, se conservó el espíritu original con el que fue creado el Museo Guimet de Historia Natural de Lyon, puesto que uno de los objetivos de Émile Guimet era justamente conjugar múltiples saberes para lograr difundirlos por medio del diálogo de diversas civilizaciones.

Si bien algunos de los objetos de esta valiosa y antigua colección quedaron en la colección permanente del Museo de Confluencias, otros más se guardaron en las reservas; pero el público tendrá acceso a un buen número, gracias a que una de las exposiciones temporales que se puede ver por estos días de apertura es precisamente Los tesoros de Émile Guimet.

Costado y fachada del Museo de Confluencias en Lyon. Foto: Cortesía Museo de Confluencias

Bien sea para el residente o para el turista, este nuevo museo genera tantas expectativas y promesas que ya entró a hacer parte de los lugares imperdibles de Lyon, pues además de su itinerario permanente y de exposiciones temporales, ofrecerá también conferencias artísticas y científicas, conciertos de músicas del mundo, semanas temáticas, talleres pedagógicos y eventos especiales para niños y jóvenes curiosos. Igualmente, contará con un Muséolab; es decir, un lugar dedicado a la investigación e innovación, completamente abierto al público para comprobar, experimentar y descubrir primicias tecnológicas.

MELISSA SERRATO RAMÍREZ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.