La promesa de matrimonio que terminó en una amenaza de muerte

La promesa de matrimonio que terminó en una amenaza de muerte

Salvador Blandón cometió un delito hace 74 años: seducir a una 'avivada' mujer de La Ceja.

notitle
11 de febrero 2015 , 05:40 p.m.

Rosalía López de Mejía, una mujer de La Ceja, describió a Cecilia como una mujer “sumamente pobre, ignorante y de baja condición social”. Contó que “se le ve sola en las calles” luego de que tuvo relaciones sexuales con Salvador, en sus palabras, “después de haber sido perdida”.

“Antes de ser novia de Blandón se demostraba muy avispada y le gustaba cachar mucho con los hombres, pero sin que se dijera nada de su honra. La familia de la Villada es de lo más rebajado de la sociedad, ya que su padre es hombre de pésimos sentimientos porque tiene vida con mujeres de mala clase y descuida sus obligaciones de padre y esposo, y de ahí que no tenga posición ante la sociedad, ni su esposa, ni sus hijas”, relató la señora, quien sorpresivamente aclaró que Cecilia le parecía una “muchacha muy buena”, ya que su “avispamiento” no era malo.

La misma mujer recordó una escena romántica: cuando Salvador tocaba tiple en la casa de Cecilia y “ella se le sentaba al lado”, pero como si no pudiera olvidar la “excesiva” sociabilidad de la mujer, recuerda lo “confianzuda” que era.

Algunos hombres también se refirieron a la joven de 16 años como una mujer muy ‘noviera’. “Era amiga de buscar a los hombres, a los que procura atraer con sus simpatías y con quienes gusta de charlar muy íntimamente (…) Cecilia no es ni ha sido mujer piadosa, porque la han visto en diversas ocasiones en actitudes nada decorosas con el sexo masculino”.

Esa joven 'avivada' se enamoró de uno de esos tantos hombres, ya mencionado por Rosalía. Se llamaba Salvador Blandón, a quien conoció a través de unos familiares. La conquista fue fugaz. Solo bastaron unas cuatro semanas para que Cecilia accediera a la famosa prueba de amor.

“Empezó a pretenderme diciéndome que estaba muy enamorado de mí, y que de no ser conmigo no se casaría con ninguna otra mujer y fue así como yo también le fui cogiendo cariño a Salvador, y todas las noches conversaba con él en mi casa. A los pocos días, una noche, Salvador me cogió la cara, me abrazó y después me besó”, contó la antioqueña, quien trabajaba en oficios domésticos.

Cecilia le narró su enamoramiento a un juez de La Ceja, en 1941. Ante ese tribunal reveló que Salvador la sedujo y la convenció de tener una relación íntima con la promesa de que contraerían matrimonio.

“Me hizo la propuesta de que me le entregara, diciéndome que si lo quería le daba ese gusto y al fin yo, como verdaderamente lo quiero, resolví entregármele voluntariamente, y nos fuimos para una huerta que hay cerca y allí estuvimos por espacio de una hora, más o menos, yo me quité los pantalones y me acosté de espaldas sobre el saco de Salvador, entonces él se bajó los pantalones y me introdujo el miembro a poquitos, hasta que al fin me lo introdujo todo, y siguiendo frotándomelo hasta que se desarrolló, según me dijo él, luego que acabamos nos pusimos de pies (sic), y entonces Salvador me volvió a decir que no tuviera cuidado, que él se casaría conmigo, pues, que él era un hombre de palabra”, relató.

“Salvador no me cogió por fuerza ni me amenazó, me dijo que sí se casaría conmigo si me le entregaba y como yo lo quería y lo quiero todavía me entregué gustosa, pero siempre creyendo en su palabra de matrimonio, y aún espero que la cumpla, pues por quererlo y creerle he perdido mi honra, la cual me debe devolver”, agregó la joven, quien confirmó que escribió la esquela exhibida. “La firma que aparece allí: Cecilia, es la mía y escribí esa boleta por mi propia iniciativa, sin que nadie me insinuara tal cosa”.

El gran enemigo de este amor fue Custodio Villada, el padre de Cecilia. Según ella, su progenitor amenazó con matarla si no declaraba en contra de ese hombre, aquel que no se parecía a ninguno más de La Ceja.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.