Obra para sanar el dolor de la pérdida en Medellín

Obra para sanar el dolor de la pérdida en Medellín

Se trata de la obra 'La mujer de las rosas' que se presenta en el teatro La Hora 25 de la ciudad.

notitle
11 de febrero 2015 , 05:01 p.m.

Conmovedora, terapéutica. Así es La mujer de las rosas, obra teatral que desde hace 17 años es presentada por el Teatro La Hora 25 y que estará en temporada –de jueves a sábado– hasta fin de mes.

La obra, inspirada en el cuento Alguien desordena estas rosas, del nobel colombiano Gabriel García Márquez, fue estrenada en 1997 cuando el teatro funcionaba en los bajos de la sede del Ballet Folclórico de Antioquia.

Ferley Velásquez, su director, recordó que a las primeras funciones solo acudían 20 personas, pues era la capacidad que tenía el lugar. Sin embargo, “todos los días, de martes a sábado, niños, adultos y personas de la tercera edad disfrutaban e incluso lloraban con esta historia de amor eterno”, comentó.

La mujer de las rosas cuenta la historia de dos menores que, en una casa de campo, al frente del árbol donde jugaban, se juran amor eterno, pero en un accidente el niño resbala de una escalera y muere.

Aunque ya no está físicamente, su espíritu vive en ese lugar y después de 20 años su amada regresa a la casa convertida en una mujer dedicada al cultivo de rosas. El niño, ya un hombre, hace de todo para que ella sienta su presencia y lo logra, pues sin verlo, sabe que alguien la acompaña y desordena las flores que cultiva.

La puesta en escena no tiene diálogos, sin embargo a partir de las acciones físicas logra una conexión con el espectador, además de otros elementos dramaturgos como la escenografía, la música, el vestuario y la iluminación.

“Es una obra muy bella que nos gusta y amamos mucho hacer. Nos muestra que la muerte no es el fin del ser humano y que si el amor es verdadero, no muere con la muerte física del otro”, dijo Velásquez.

Durante los 17 años que tiene la obra, además de ser presentada en la ciudad, fue llevada a otras ciudades y a Alemania. 

Por eso, a pesar de los años La Hora 25 la sigue presentando porque, según su director, la muerte y el amor son temas siempre presentes en las sociedades y, en la ciudad “hacen falta más espacios que nos ayuden a pensarnos y reconocernos en lo íntimo y en lo que más nos duele”.

Agregó que el teatro es un material vivo y prueba de ello son las 10 generaciones de niños que han hecho parte de la obra. En esta temporada los menores de la historia son interpretados por Mateo Castillo, de 11 años y Emiliana Toro, de 9 años.

Ambos coincidieron en que esta es una gran oportunidad para mostrarse en las tablas, pues como dijo Velásquez, “la exigencia actoral es fuerte. Hay escenas que salen mucho más fácil que otras”.

Por ejemplo, durante los ensayos, a Emiliana le parecían difíciles las escenas en las que tenía que llorar, pero después lo logró hacer con naturalidad y el día del estreno, el pasado jueves 5 de febrero, todo salió muy bien.

“Estaba un poco nerviosa, pero la felicidad era mayor porque había llegado el día”, dijo y agregó que le atrae el teatro porque “eres tú interpretando a alguien que no eres. Expresas muchos sentimientos”.

Tanto ella como su compañero Mateo estuvieron en los talleres de formación teatral que ofrece La Hora 25 en el barrio Cristóbal, La América, donde Velásquez y los demás profesores se propusieron recuperar a los niños de la virtualidad, es decir, que más allá de las nuevas tecnologías, también estén en contacto físico, se toquen y se sientan el uno al otro en un mismo espacio: el de las artes escénicas. Y ellos fueron los elegidos para interpretar los papeles protagónicos de esta historia de amor.

La mujer de las rosas tiene una duración de una hora y diez minutos y, además de los pequeños, participan otros tres actores que con sus acciones buscan conmover al público y mostrarle que la muerte no es el fin de todo, que más allá de esta pueden suceder otras cosas.

Por eso, el teatro hace una invitación especial a las personas que recientemente perdieron a alguien o dejaron de creer en el amor. “Queremos dar un mensaje que ayude a sanar el dolor, a curar el alma”, concluyó Velásquez.

MÓNICA MARÍA JIMÉNEZ RUIZ
Para EL TIEMPO
MEDELLÍN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.