Póngale el 'pare' al Virus del Papiloma humano

Póngale el 'pare' al Virus del Papiloma humano

El virus causa el cáncer de cuello uterino y otras enfermedades que afecta a hombres y a mujeres.

notitle
11 de febrero 2015 , 11:53 a.m.

El virus del papiloma humano (VPH) es el principal factor relacionado con el cáncer de cuello uterino que actualmente ocupa el segundo lugar, después del cáncer de mama, en tasas de mortalidad en las mujeres; y aunque en Colombia, en los últimos años, han disminuido, estas siguen siendo altas.

“El cáncer de cuello uterino no tiene factor hereditario, como sí ocurre con el cáncer de mama. Es uno de los pocos cánceres que se ha podido encontrar el factor principal y es el VPH, y en algún momento de la vida, más del 60 por ciento de las mujeres lo han tenido, pero el sistema inmune elimina la infección que puede provocar”, dice la doctora Mónica Molano, coordinadora del Grupo de Investigación en Biología del Cáncer, del Instituto Nacional de Cancerología (INC).

De este virus, que es de transmisión sexual, se han identificado 100 tipos, los más dañinos son los que se conocen como 6, 11, 16 y 18, siendo estos dos últimos los de más alto riesgo, ya que están asociados a lesiones cervicales avanzadas o cáncer de cuello uterino, mientras que los registrados como 6 y 11 están relacionados con las verrugas genitales, que no causan dolor, lo que hace que no se traten oportunamente.

Pero no son los únicos. La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer dice que junto con los 16 y 18 hay 12 tipos más que se han categorizado como de alto riesgo (16, 18, 31, 33, 35, 39, 45, 51, 52, 56, 58, 59, 66 y 68) y que están asociados con el desarrollo de lesiones de gran impacto.

Sin embargo, “hay estudios en los que se observa que el 16 es el primer tipo viral que causa el cáncer de cuello uterino, y le sigue el 18. En Colombia también se hicieron en Bogotá y en Barranquilla, y el orden es 16, 18, 45 y 58. Los dos primeros causan más del 70 por ciento de los casos de este. El otro 30 por ciento está dado por los otros dos tipos. Hoy en día se están haciendo investigaciones para ver si las vacunas actuales protegen contra los tipos 45 y 58”, explica Molano.

“Cuando se adquieren las cepas del virus que son oncológicas, el tiempo para desarrollar el tumor se estima entre 2 y 4 años, aunque para el cáncer de cuello uterino es de aproximadamente 9 o 10 años. El cáncer de vulva se puede manifestar con verrugas y úlceras en la piel. Por eso, ante cualquier cambio se debe consultar de inmediato al ginecólogo o al dermatólogo”, destaca Javier Godoy, médico especialista en oncología clínica, del Hospital Militar y de la Clínica de Marly; y profesor asociado de oncología clínica de la Universidad Militar Nueva Granada.

El experto explica que en el caso de cáncer de cuello uterino, o tumores invasivos, el tratamiento es retirar la matriz; pero si se detectan las lesiones premalignas o in situ (localizados y que no han afectado otros órganos), se practican procedimientos que permiten conservar la matriz y, por lo tanto, la posibilidad de embarazo.

“Como no hay síntomas que digan que el virus está ahí, las mujeres deben estar atentas, porque cuando ya está la contaminación se comienza a desarrollar un tumor que en estados avanzados se manifiesta con flujos anormales, como el color que puede ser oscuro y abundante, y el olor desagradable, o sangrados sin razón. Teniendo en cuenta que la secreción normal vaginal es clara, casi transparente y no tiene olor.

“En el hombre también pueden aparecer tumores en el pene, que comienzan con verrugas y ulceraciones, y cuando se confirma como cáncer, el tratamiento es retirarlo. Es poco frecuente, pero se ha visto. En los homosexuales también se puede dar el cáncer anal, relacionado con infección por el VPH y puede haber dolor, especialmente en el momento de hacer la deposición. También puede ocasionar sangrado. Por eso, ante cualquier lesión, se debe consultar al urólogo o al dermatólogo, que se encargarán de hacer biopsia y confirmar”, explica el doctor Godoy.

¿Cómo protegerse?

Teniendo en cuenta que hay consenso en que la mejor prevención son los buenos hábitos de vida sexual, como no tener más de una pareja y que los jóvenes no empiecen tan temprano estas relaciones, de todas maneras, las infecciones que produce el virus del papiloma humano (VPH) se deben prevenir.

Con ese fin, las investigaciones han permitido el desarrollo de dos vacunas que protegen contra los cuatro tipos virales que provocan esta clase de cáncer con mayor frecuencia, y que en Colombia están desde el 2008. Se ha comprobado que su mayor eficacia se da cuando estas se aplican a las niñas entre los 9 y 14 años, que aún no han iniciado relaciones sexuales. Son tres dosis. La segunda se suministra un mes después de la primera y la tercera, a los seis meses.

De todas maneras, se recomienda su aplicación en mujeres mayores, que ya han tenido relaciones sexuales, porque, aunque la protección no sea tan alta, sí previene esas infecciones. Las EPS ofrecen este programa de vacunación, cuyo costo asumen los usuarios, ya que no hace parte del esquema nacional de vacunación.  

Por otra parte, y con el fin de lograr un mayor impacto en la salud pública, este esquema de protección se viene dando de manera gratuita a las niñas en varias partes del país.

Citología y otras pruebas para detectarlo a tiempo

Desde que inician las relaciones sexuales, toda mujer debe hacerse la citología y, a partir de los 21 años, así no las haya tenido. Este examen se debe hacer con regularidad, por lo menos, hasta los 69 años. Esta es la recomendación que hace el Instituto Nacional de Cancerología. El resultado se debe reclamar y llevarlo al ginecólogo, y en caso de que el resultado sea normal, esta cita es prudente hacerla cada tres años.

En Colombia, el esquema que se tiene en cuenta para este diagnóstico es que si el resultado es negativo, se debe volver a hacer al año siguiente, si vuelve a salir negativo, entonces se recomienda que la próxima citología se realice a los tres años.

La citología es el procedimiento más utilizado para revisar si existe algún tipo de lesión causada por el virus del papiloma humano, pero existen otras pruebas moleculares que identifican el DNA del VPH, como la captura de híbridos, la reacción en cadena de la polimeraza (PCR) en tiempo real y otro que se basa en el ARN (otro componente de la estructura del virus), que han sido aceptadas a nivel mundial como técnicas de tamización. Se toman igual que la citología, pero la muestra queda en un medio de transporte diferente a la lámina donde queda la muestra citológica.

Martha Donny Mosquera M.
Redactora de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.