Movilidad e inseguridad, principales tormentos de 11 ciudades del país

Movilidad e inseguridad, principales tormentos de 11 ciudades del país

Informe de Red Cómo Vamos evalúa además la pobreza, el embarazo adolescente y la accidentalidad.

notitle
10 de febrero 2015 , 08:49 p.m.

El trancón y la inseguridad en las calles siguen siendo dos de los temas que más preocupan a los ciudadanos de las 11 ciudades más grandes del país, según el último informe de la red de Ciudades Cómo Vamos.

Por primera vez, la red cruza los resultados de las encuestas de percepción con los informes de calidad de vida, que obtienen sus resultados de cada municipio, de Medicina Legal y del Dane. Así, analiza los datos de Barranquilla, Bogotá, Bucaramanga, Cali, Cartagena, Ibagué, Manizales, Medellín, Pereira, Valledupar y Yumbo.

En materia de movilidad, la ciudad que más satisface a los ciudadanos es Medellín, con el 71,3 por ciento de aprobación, seguida por Manizales (66,3) y Barranquilla (58,5). Las de peores resultados son Cartagena (31,9), Bogotá (38,5) y Bucaramanga (38,9). Todas las ciudades empeoraron entre el 2011 y el 2013.

Esto es evidencia de las fallas en los sistemas de transporte público, así como del uso generalizado del carro particular que, según el informe, “genera gran cantidad de externalidades negativas como congestión, ruido, contaminación del aire y mayor riesgo de accidentalidad”.

De hecho, Bucaramanga, Cali y Cartagena son las grandes ciudades que tienen un mayor porcentaje de personas que se moviliza en vehículo privado (carro o moto), con 40, 38 y 30 por ciento, que son también las peor calificadas. En Medellín, la paradoja es que, pese a ser la mejor calificada en movilidad, es la que tiene una mayor tasa de vehículos por cada 100 habitantes (25), seguida por Bogotá (18) y Cali (18).

En ese orden de ideas, preocupa que, entre el 2002 y el 2013, hubo un incremento tanto en el uso del transporte privado de pasajeros (paralelo a la disminución subió 21 puntos) como en el de transporte público (la caída es de 25 puntos). Esta es justamente la mayor amenaza para la crisis económica de los sistemas masivos que hoy presentan crisis, especialmente en las capitales de Santander, Atlántico y Valle del Cauca.

Otro indicador que preocupa, y que tiene que ver con un problema de salud pública, es la tasa de mortalidad en accidentes de tránsito. Y justamente a las ciudades intermedias les va peor que a las más grandes. En Pereira, que es la que peores resultados tiene, hay 18,29 personas fallecidas por cada 100.000 habitantes, mientras que en Yumbo y Valledupar es del 17 y 16,62, respectivamente. En este aspecto, la mejor calificada es Barranquilla con una tasa de 5,72. Pero todas las urbes mejoraron sus resultados entre el 2011 y el 2013.

Para Ciro Jaramillo Molina, experto en transporte, una de las principales claves para enfrentar los problemas de movilidad está en la planeación urbana. Él recomienda “propender por el uso del suelo de carácter mixto”, para que el transporte público tenga mejores condiciones de operación y que ciclistas y peatones circulen con menor riesgo.

Violencia alerta en Cali

En análisis del eje de seguridad queda claro que al país le falta aún mucho trecho por recorrer, pues ninguna de las 11 urbes de la Red de Ciudades Cómo Vamos tiene tasas de homicidios de menos de 10 casos por cada 100.000 habitantes requerido por la Organización Mundial de la Salud.

Preocupa la situación de Cali, que llega a 87,5 casos por cada 100.000 habitantes, un reflejo de la situación de inseguridad que hoy vive la capital vallecaucana. Yumbo manifiesta también esa realidad con una tasa de 56,4. Peor aún, todas esas muertes se concentran en jóvenes de entre 15 y 24 años.

En mejores condiciones se encuentran Bucaramanga, cuya tasa es de 15,9; Bogotá, con 16,7, y Valledupar con 24,5.

Ya en el plano de la percepción ciudadana, Manizales, Pereira, Ibagué, Medellín y Bucaramanga son las mejor calificadas por los ciudadanos con 48,8 por ciento, 48,2 por ciento, 45,2 por ciento, 44,3 por ciento y 37 por ciento de los encuestados, respectivamente.

Las peor libradas son Cartagena, con el 18,9 por ciento; Bogotá, con el 20,9; Barranquilla, con el 32,9; y Cali con el 34,3 por ciento.

Para Natalia Escobar, directora de la red Cómo Vamos, aunque las ciudades son diferentes en población y tamaño, lo importante de la comparación es que se evidencian las “tendencias” que enfrentan diversos problemas en calidad de vida, como movilidad, seguridad, hábitat y seguridad, entre otros.

Lento retroceso del embarazo adolescente

Uno de los mejores síntomas de mejoría en el país es la reducción del número de casos de mujeres entre los 15 y los 19 años en estado de embarazo.

La ciudad que más ha avanzado es Valledupar, que, entre el 2012 y el 2013 logró una disminución de 42 casos por cada 1.000 mujeres.

No obstante, esto no significa que la capital del Cesar esté en un buen nivel, pues las 74 nuevas madres adolescentes del último año de la medición siguen siendo un reto, y representan, junto a Pereira, el peor indicador entre las 11 ciudades.

Barranquilla es la urbe donde se presentó el menor número de casos, con apenas 18. Le siguen Bucaramanga (24), Cali (25) y Medellín (25).

Estos resultados no implican necesariamente que el país vaya por buen camino, pues de acuerdo con el informe de la Red Cómo Vamos, las cifras aún son altas.

Llama la atención la situación de Pereira y Cartagena, donde los casos aumentaron.

“La tendencia en el comportamiento de la tasa de fecundidad en el periodo 2011-2013 es ascendente y sigue siendo alta, pasando de una tasa de 69,97 nacimientos por cada 1.000 mujeres de 15 a 19 años, a una tasa en el año 2013 de 72,73”.

La clave para reducir las cifra está en aumentar la escolaridad y la participación laboral de las mujeres, así como un mayor acceso a métodos de planificación familiar.

Pobreza, mal que persiste en el Caribe

Aunque la pobreza en Colombia ha retrocedido, el cambio se ha dado muy paulatinamente, especialmente en las ciudades de la Costa Caribe, donde hay más personas viviendo con apenas lo necesario para satisfacer sus necesidades básicas.

La situación es especialmente grave en Valledupar donde, durante el 2013 el 31,4 por ciento de la población declaraba pobreza monetaria, para una reducción de 4,6 puntos con respecto al 2011.

Le siguen Cartagena, con el 29,2 por ciento (cayó 4,2 puntos con respecto a 2011), Barranquilla con el 29,1 por ciento (cayó 5,6 puntos) y Pereira, con el 24 por ciento (aumentó el 2,4 por ciento, frente al 2011).

En el caso particular de Pereira (donde también aumentó el embarazo adolescente), genera alarma que la pobreza extrema también se haya incrementado casi tres puntos: llegó al 5,1 por ciento durante el 2013.

Pero al mirar la desigualdad, es decir, la distribución del ingreso según el coeficiente de Gini, las ciudades que tienen mayores retos son Medellín, Cali, Yumbo y Bogotá.

En una medida de 0 a 1, donde 0 es igualdad perfecta, la capital antioqueña, la vallecaucana y Yumbo obtuvieron 0,51, y Bogotá, 0,5.

Por el contrario, las ciudades más equitativas son Bucarmanaga (0,44 en el coeficiente de Gini), Ibagué (0,45) y Valledupar (0,46). Esto quiere decir que la capital del Cesar, aunque es la más pobre, es la que mejor distribuye del ingreso.

Los cambios de las ciudades entre el 2011 y el 2013 son a juicio de Jorge Iván González, experto en la materia, evidencia de una asimetría en las políticas para atajar el problema, según planteó en el informe de la red Cómo Vamos. Destaca que, en general, el país ha hecho un lento tránsito hacia la superación de la pobreza, aunque hay resultados heterogéneos en pobreza extrema.

“Es difícil lograr que en el país la pobreza extrema sea cero. Primero, porque la brecha urbano-rural sigue ampliándose, y en el campo su incidencia es más alta que en las ciudades. Segundo, porque cuando la pobreza ha alcanzando niveles bajos, las reducciones marginales se hacen más difíciles”, dice.

Insatisfacción con inversión de alcaldías

Uno de los indicadores que miden la gestión de los alcaldes y que más analizan los ciudadanos es la forma como estos gastan los recursos públicos.

En este ámbito, Medellín se destaca una vez más, ya que el 59 por ciento de los encuestados por la red piensa que su mandatario ha usado bien los recursos de la ciudad. Solo se le acerca Manizales con el 40 por ciento.

En este eje se rajan tres ciudades: Bucaramanga, Cartagena e Ibagué, que obtuvieron el porcentaje más bajo, con apenas un 18 por ciento de aprobación. Justo después está la capital del país, con el 21 por ciento.

Por eso no sorprende que los alcaldes Dionisio Vélez, de Cartagena, y Aníbal Gaviria, de Medellín sean los que, según la percepción ciudadana, han tenido una mejor gestión, según el 51 por ciento de los encuestados en cada ciudad durante el 2013.

Los peores son Luis Hernando Rodríguez, de Ibagué (15 por ciento); Luis Francisco Bohórquez, de Bucaramanga (17 por ciento), y Enrique Vásquez, de Pereira (18 por ciento).

Aunque no es el mejor calificado, llama la atención el crecimiento de la favorabilidad hacia el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, que en el 2011 apenas llegaba al 5 por ciento de la aprobación de su gestión, pero dos años después llegó al 28 por ciento, para un crecimiento de 23 puntos.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.