Marcha por los dos indígenas asesinados en el Cauca

Marcha por los dos indígenas asesinados en el Cauca

La comunidad de Caloto se declaró en asamblea permanente tras la trágica muerte de los comuneros.

notitle
10 de febrero 2015 , 06:42 p.m.

Unas mil personas marcharon por las principales calles de Caloto junto al cortejo fúnebre de Emiliano Silva y Gerardo Velasco, los dos comuneros indígenas asesinados el pasado domingo en zona rural de Guachené, al norte del Cauca.

El martes, a las 10 a.m., partió la marcha en que la exigían justicia y respeto por la comunidad nasa.

Con banderas de la organización indígena, pañuelos blancos y pancartas, comuneros de todas las zonas del norte del Cauca les dieron el último adiós a sus comuneros.

“Es muy triste que esto continúe sucediendo, que nos sigan matando en nuestros territorios cuando nos movilizamos indefensos haciendo nuestros quehaceres diarios. Esto debe parar ya”, dijo Octaviano Escué, quien participó en la marcha.

“Los organismos de inteligencia del Ejército y de la Policía están adelantando el respectivo proceso de investigación”, dijo el secretario del Gobierno del Cauca, Amarildo Correa, quien agregó que se desconocían los móviles de este doble asesinato.

La movilización culminó con la instalación de una asamblea permanente en el parque de Caloto.

Los indígenas Silva y Velasco fueron reportados como desaparecidos por sus familiares el pasado viernes, cuando no regresaron a sus casas. Lo último que se supo es que se dirigían en una moto desde el casco urbano de Caloto rumbo al resguardo de Tóez, donde residían. En ese tramo de 4,0 kilómetros, al parecer, fueron interceptados por desconocidos.

La tarde del pasado domingo la comunidad advirtió sobre dos cuerpos sin vida en el canal de riego de un cañaduzal ubicado entre las veredas Pílamo y Campo Llanito, zona rural de Guachené. Presentaban múltiples impactos de arma de fuego.

Los cuerpos pertenecían a los comuneros. La moto en la que se transportaban no ha aparecido.

La movilización culminó con la instalación de una asamblea permanente instalada en el parque principal de Caloto, mientras las víctimas eran sepultadas hacia las 2 p.m. en el resguardo de Tóez.

“Advertimos que días anteriores a los hechos ocurridos donde perdieron la vida los comuneros, circularon en Caloto y aledaños panfletos alusivos a las ‘Águilas negras’ donde anunciaban una campaña de limpieza social", señaló el Consejo Regional Indígena del Cauca.

Son cinco indígenas asesinados en el norte del Cauca en menos de tres meses.

El 7 de noviembre del año pasado, a las 9 p.m., en la vía que une a Santander de Quilichao con Caloto, muy cerca de la Hacienda El Japio, fue baleado un guardia indígena que se movilizaba en una moto. Hasta la fecha se desconocen los autores del crimen.

El 5 de noviembre otros dos guardas indígenas nasa fueron asesinados cuando intentaban evitar que milicianos de las Farc instalaran vallas alusivas a la organización guerrillera en jurisdicción de Toribío.

POPAYÁN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.