Gira internacional uribista profundiza tensión con el santismo

Gira internacional uribista profundiza tensión con el santismo

Uribe tiene agenda en EE. UU. para denunciar persecución. Santos rechaza ese propósito. Análisis.

notitle
10 de febrero 2015 , 09:31 a.m.

El Centro Democrático, con el senador Álvaro Uribe a la cabeza, comienza desde este miércoles una ofensiva internacional contra lo que considera es la "entrega del país al terrorismo" por el proceso de paz con las Farc y la persecución política y judicial que dice ha emprendido el Gobierno de Juan Manuel Santos para golpear a este partido oposición.

El objetivo es claro. Uribe y los demás congresistas que viajan se sienten perseguidos desde la Casa de Nariño y consideran que los procesos judiciales que les han abierto a varios militantes de esta colectividad son solo una forma de intentar bloquearlos de cara a las elecciones regionales de octubre próximo. Quieren denunciar internacionalmente esta situación.

De hecho, la carta de presentación de este partido, que llega a Washington en la noche de este martes, es una queja radicada ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en la que aseguran se violan por parte del Estado colombiano sus derechos políticos y civiles por ser un movimiento de oposición.

La intención es reunirse con varios miembros del Congreso de los Estados Unidos, especialmente del Partido Republicano, que es el ala más conservadora de la política de ese país, y expresarles sus preocupaciones.

Si bien su prioridad era hablar del proceso de paz, ahora, con la tensión que se desató en Colombia, quieren aprovechar la oportunidad para dar a conocer la presunta persecución de la que dicen son víctimas del establecimiento.

Es claro que todo ciudadano, y más alguien como Uribe que tiene la condición de expresidente de la República y la investidura de Senador, puede hablar en el exterior sobre su perspectiva del país. Incluso, algo igual hicieron sus contradictores mientras estuvo en la Casa de Nariño (2002-2010).

Para nadie es un secreto el choque que esa situación desató en su momento entre Uribe y congresistas de la época como Piedad Córdoba y Gustavo Petro, quienes, posteriormente y por hechos aún por esclarecer por parte de las autoridades, junto con otros líderes, resultaron siendo víctimas del espionaje ilegal del DAS.

Aparte de la reunión con líderes políticos de Washington, incluso tuvieron la intención de reunirse con el presidente Barack Obama pero la Casa Blanca cerró rápidamente esa posibilidad, Uribe y los congresistas que viajan con él tienen prevista una conferencia

De acuerdo con el Centro de Estudios Estratégicos Internacionales (Csis, por sus siglas en inglés), en la tarde del jueves los senadores Álvaro Uribe y Paloma Valencia, junto al representante Federico Hoyos y al director del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, tendrán una conferencia para hablar sobre el proceso de paz, las relaciones de Colombia con Venezuela y la situación política y económica del país.

Este viaje está precedido de una controversia que se generó cuando se anunció y de una fuerte tensión entre santismo y uribismo llevada a su punto máximo cuando la exdirectora del DAS, María del Pilar Hurtado, decidió entregarse por el escándalo de las interceptaciones ilegales, conocidas como 'chuzadas', y el llamado de la Fiscalía a interrogatorio de Óscar Iván Zuluaga y su hijo mayor, David, por temas relacionados con la pasada campaña presidencial.

Primero, Uribe tuvo que cambiar sus tiquetes de avión porque la mesa directiva del Senado no le autorizó el viaje por el llamado a extras que hizo el Gobierno, pero luego le dio el permiso siempre y cuando fuera en momento de plenaria, como es este martes.

Luego, Santos, en la noche del lunes, emitió un duro mensaje por el propósito del viaje de Uribe: "Irse a otras latitudes a decir que Colombia es una especie de dictadura, o un régimen procomunista donde el gobierno persigue a sus opositores, es traspasar los límites de una oposición responsable. Ahora quieren aplicar en el exterior la misma táctica fascista que han aplicado aquí en Colombia: mentir, mentir, mentir".

Además, para la semana que se inicia el 23 de febrero, el uribismo también realizará otra gira a Europa, a Bruselas y a Berlín, para dialogar sobre los mismos temas que desde este miércoles expondrán en Washington. Será una dura ofensiva internacional.

"Santos, 'el presidente de la paz', insulta con odio al Centro Democrático porque saldrá del país a desnudar sus mentiras sobre la paz", aseguró el senador Ernesto Macías. Y Uribe, en su trinchera de Twitter, trinó: "Santos, dígame fascista o como quiera, pero responda por el abuso al Presupuesto Nacional".

Es la otra polémica que precede esta gira. Se trata de una serie de contratos que reveló el Centro Democrático a nombre del Fondo de Programas Especiales para la Paz, que incluye a distintos sectores, medios y personalidades y que le han servido al uribismo para decir que el Gobierno "compra" el respaldo a los diálogos de La Habana.

Lo cierto es que la gira se hará y, según el Centro Democrático, sin pedirle un solo peso al Congreso, ya que todo saldrá de sus bolsillos. En el Gobierno esta situación, por supuesto, genera incomodidad.

Todo este panorama lo que representa es una dura polarización entre santismo y uribismo que no tiende a bajar de intensidad, con tintes políticos y judiciales, que estará por varios días en primera plana y que marcará, indiscutiblemente, el debate electoral que se avecina por las regionales de octubre.

POLÍTICA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.