Carlos Mario Aguirre, entre tablas y artes plásticas

Carlos Mario Aguirre, entre tablas y artes plásticas

Desde el jueves, estará abierta la primera exposición de arte del director del Águila Descalza.

notitle
10 de febrero 2015 , 09:02 a.m.

La personalidad de Carlos Mario Aguirre va más allá del humor y la tragicomedia que presenta cada semana en los teatros nacionales e internacionales.

Es un hombre serio, aunque jocoso, que se apasiona por el horizonte, el infinito, la diversidad de las artes, las mezclas inusuales y los extremos del color. Precisamente, en esa diversidad artística, está él.

Aguirre se define como un productor de obra incansable que pasa de la escritura de guiones, a ser actor, director, dramaturgo y en secreto, artista plástico. Un secreto que se divulga hoy y se presentará oficialmente en la galería de arte Naranjo & Velilla, donde exhibirá a la ciudad su primera exposición llamada ‘Carlos Mario Aguirre: Ahí está pintado’.

¿Cómo se inició en las artes plásticas?

En el año 1976 inicié clases en el taller de artes de Samuel Vásquez. Allí empecé a tomar el arte en serio, desde ese tiempo comencé a pegar papeles, a regar pinturas y a embadurnar con tintas los lienzos.

Si inició en 1976 ¿por qué hasta ahora decidió hacer su primera exposición?

No me había animado a exponer porque siento que el teatro está primero y tengo la posibilidad de exponer en el Águila Descalza, que para mí es como un museo. También expongo en mi casa, en la casa de Cristina Toro y en la de los amigos a los que les he regalado cuadros. Con eso me bastaba.

¿Por qué le gusta pintar?

Tengo un tic nervioso. Yo no pinto ni pego eso es un tic, una necesidad profunda de estar resolviendo un lienzo, de estar ‘cagándola’ y de revolver pinturas.

Yo creo que en realidad lo que quería era ser pintor, pero la necesidad de huir de mí me llevó al teatro.

¿Cuánto tiempo le tomó crear las piezas de la muestra y cuáles fueron los retos?

Me demoré unos 10 meses. El reto fue sobretodo el encuentro con dos aspectos que para mí son sagrados: uno el lienzo en blanco y el otro la posibilidad de rasgarlo, rasguñarlo e intervenirlo con arena, cemento, óleos y materiales poco recurrentes como lacas piroxilinas y pintura aerodinámica. Así como intervenirlo con objetos, acoplar la pintura primitiva y el objeto.

El reconocido actor, director y dramaturgo del Águila Descalza presentará este jueves en la galería Naranjo & Velilla su primera exposición.

Para esta exposición me aventuré a comprometerme con ese maridaje y quedé muy contento con el resultado y la composición de las piezas.

¿Cuál es el eje temático de la exposición?

Cada cuadro compromete una diversidad y es un mundo donde lo figurativo y lo abstracto –que también es figurativo y lo figurativo que también es abstracto– hacen presencia en cada lienzo. Pero hay un conjunto muy bien cuidado y especialmente soñado para esta exposición, yo quería que en esta primera muestra que apareciera el Carlos Mario oculto que siempre está esperando un horizonte, una línea en el horizonte.

También mi relación con el infinito y con el vacío, y con el silencio con lo no dicho mil veces dicho, como diría Foucault.

En algún momento eso me inquietó, me atrajo, me aupó y me dio el sustrato para hacer este trabajo.

¿Hay implícito algo de humor en los cuadros?

Cada cuadro tiene una impronta, si se le mira bien, algo cómica. Cada pieza tiene algo de lo que soy, es una tragedia antes que una comedia.

La tragedia es el sustento básico de la comedia, es su caldo de cultivo. Y muchas veces la risa es el sumidero de todos nuestros miedos, nuestro mayor escudo.

Sería muy especial que en algún cuadro la gente lo mirara y se muriera de la risa o se echara a reír.

¿Por qué está pintado Carlos Mario en la exposición?

La muestra soy yo con todos mis enredos, con toda mi luz, con lo que he aprendido en estos últimos años, con todos mis deseos. Ahí estoy yo con lo profuso y lo escaso. Se puede ver la tendencia al coleccionismo, la redundancia, la pirotecnia, lo arborescente, también mi necesidad y mi mirada atrás, aunque ese atrás sea un poco adelante.

¿Es la primera de muchas?

Espero que sí, de tantas como la vida me lo permita. Porque es emocionante, me siento muy bien con esto. Antes terminaba los cuadros y los ubicaba en el Águila o los regalaba a alguien, pero una exposición es como juntar una serie de chicos para que salgan a otro lado y así la gente se reúna y los vea. Soy un productor de obra incansable.

EDUARDO SÁNCHEZ
Para EL TIEMPO
Medellin

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.