Conductores paisas preocupados por 'revolcón' en transporte público

Conductores paisas preocupados por 'revolcón' en transporte público

Transportadores de servicio público de Picacho con incertidumbre por modificación y reestructuración

notitle
09 de febrero 2015 , 08:33 p.m.

Darío Jaramillo* lleva más de 25 años manejando buses de transporte público. Aprendió a manejar desde los 14 años cuando su padre lo llevaba en un bus que cubría la ruta 250 de Robledo Palenque.

Allí aprendió a conocer las rutas y las maniobras que hace un conductor de servicio público para sobrevivir en las empinadas calles de Medellín.

Ahora trabaja en la empresa Conducciones Palenque Robledal, tiene dos hijos y su preocupación radica en la construcción del metrocable Picacho, pues Jaramillo cubre la rutas 260 y 267 que inician su recorrido en ese sector de la comuna 7 de la ciudad y llegan hasta el centro.

Además de la disminución de pasajeros que tendrían con ese Sistema Integrado de Transporte, su preocupación, y la de muchos compañeros radica en la posible salida de algunos vehículos, la reestructuración de las rutas y el cambio técnico de sus vehículos.

“Es evidente el revolcón por el que está pasando el transporte público. Y seguramente nosotros no vamos a ser ajenos a eso. Por ejemplo, cada vez más irán desapareciendo rutas para dar paso a los Sistemas Integrados de Transporte”, afirmó Jaramillo.

Agregó que eso le parece bien porque moderniza la ciudad, pero se pregunta ¿qué pasará con los conductores que por la edad ya no consiguen trabajo fácilmente y con la cantidad de personas que dependen de un bus en Medellín?, en caso tal de que la Alcaldía decida reducir el número de buses en esa empresa.

“Acá los perjudicados vamos a ser muchos, porque de un bus dependen muchas familias: los mecánicos, los ‘alistadores’, el propietario y el conductor”, aseguró Jaramillo.

Entre los cambios que se especulan que vendrán para esa ruta, están: pasar del dinero en efectivo a pagar con una tarjeta inteligente; pasar de utilizar Aceite Combustible para Motores (ACPM) a transitar con gas vehicular; colocar un sistema para los discapacitados y el cambio de ruta al Centro, para pasar a ser alimentadores.

“El gobierno quiere acaparar el transporte público de la ciudad”, enfatizó.

Efraín Galeano, presidente de la Corporación Urbana de Transportadores de Medellín afirmó que, el impacto al transporte público del metrocable de Picacho no está contemplado, pues es un proyecto que no se ha empezado a construir.

“No obstante en la ciudad se viene adelantando desde el 12 de julio de 2012 un proyecto llamado Transporte Público Colectivo de Medellín (TPM) en el que las empresas deben presentar unas propuestas de integración por cuencas”.

Ese proyecto tiene como objetivo reorganizar el transporte público, beneficiar al usuario, ampliar la cobertura en el Valle de Aburrá, “siendo amigable con el medio ambiente y brindando seguridad y oportunidades de empleo formal”.

El TPM incluye contratos de concesión para operadores de transporte, conductores vinculados formalmente a las empresas con ingresos fijos, el uso de combustibles limpios amables con el ambiente, el uso de tarjeta de pago del pasaje y paraderos fijos.

Según, Omar Hoyos, Secretario de Transportes y Tránsito de Medellín, el metrocable de Picacho es un sueño que siempre tuvo esa comunidad con el fin de tener acceso fácil y rápido al Sistema Integrado de Transportes de la ciudad.

“Los conductores, empresarios y propietarios pueden estar tranquilos porque para eso desarrollamos el TPM, para que ellos mismos diseñen una propuesta que se acomode a los parámetros establecidos y que deben entregar el próximo 15 de febrero”, explicó.

Lo que pretende la Alcaldía de la ciudad es crear una nueva oferta para los viajes de transporte público colectivo, organizada técnicamente, con fácil acceso a los usuarios, ofreciendo cobertura en toda la ciudad, permitiendo una movilización con altos estándares de calidad.

El trabajo que se hará será para reorganizar todo el transporte público colectivo, no solo el de los barrios, sino el de todos los municipios del Valle de Aburrá. “Nos comprometemos en muy corto tiempo a tener completamente definido cómo será el modelo de Transporte Público Colectivo, que debe estar integrado al modelo metropolitano”, aseguró Hoyos.

Del 26 por ciento de personas que usa hoy el transporte público, con el TPM, se pasará al 51 por ciento, es decir, casi el doble de ciudadanos podrán movilizarse en un sistema que permitirá más comodidad.

La búsqueda es que se tengan menos buses entrando al centro de Medellín, pues hoy ingresan 6.514 buses y busetas cada día.

Y que el ingreso se haga por carriles exclusivos, con lo cual se hará optimización de las vías, habrá menos contaminación ambiental y más seguridad para los usuarios, que podrán pagar con tarjeta.

*Nombre cambiado por petición de la fuente

ANDERSON MONTOYA ROMÁN
Para EL TIEMPO
Medellín

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.