¿Y quién se cae cuando 'se cae' el sistema? / Análisis

¿Y quién se cae cuando 'se cae' el sistema? / Análisis

Fallas en sistemas tecnológicos de compañías y entidades afectan a los usuarios. ¿Quién responde?

notitle
09 de febrero 2015 , 05:03 p.m.

“Toca esperar porque no hay sistema”. “Es mejor que venga mañana a ver si ya regresó el sistema”. Y uno, ahí. Resignado. Se va para la casa o se queda esperando horas a ver cuándo vuelve el famoso ‘sistema’, ese ser etéreo que pareciera tener personalidad y que por alguna razón no está de humor para atendernos hoy.

Y estoy seguro que les ha pasado a ustedes, en algún momento. Bancos, cajas de compensación, supermercados y, por supuesto, en entidades públicas. Los casos allí son para sentarse a llorar. Por ejemplo el de la DIAN, la entidad que se encarga, así, suavecito, de recaudar la plata con la que funciona el país.

Desde el 2013 esta entidad ha presentado graves y repetidas fallas en sus sistemas de información, las cuales la han obligado a ampliar plazos, etc., para que los declarantes no terminemos en líos.

¡Porque así el fallo sea de ellos, uno puede terminar en un problema inmarcesible! Debo reconocer que desconozco los detalles de los problemas tecnológicos en esa entidad. Tampoco es algo de lo que sea fácil averiguar. Lo que sí es evidente es que hay serios líos allá adentro que claramente no han podido solucionar.

Personalmente he vivido el lío de 'caída del sistema' en otras entidades. Por ejemplo, cuando fui a renovar mi licencia de conducción al Runt (dicen que los fallos de ese sistema son normales y rutinarios).

Este no es un tema menor. Ayer precisamente la Procuraduría volvió a llamar la atención sobre los riesgos para la operación aérea del país por, entre otras, las supuestas negligencias en el manejo de los sistemas tecnológicos de la Aerocivil. Ahí no estamos hablando de pérdidas económicas en caso de, Dios no quiera, un error informático. Estamos ante el riesgo de afectar vidas humanas. La entidad reiteradamente ha dicho que son exageraciones, pero no creo que la Procuraduría se desgaste en situaciones menores.

Esto, con todo el respeto, es inaudito. ¿No existe acaso una ley, norma, regulación, sanción, jurisprudencia, de tantas que hay en nuestro país, que se encargue de velar por esto?

¿A dónde va uno a quejarse cuando, por culpa de un fallo de tecnología, una entidad o empresa no puede cumplir con su obligación?

Desconozco si es así. Y si existe una norma que exija topes de atención, que plantee tiempos mínimos de disponibilidad de los sistemas de información de entidades críticas del Estado o de empresas que presten serivicios a la ciudadanía, pues sería aún más grave. Se la estarían burlando.

Es que, perdón, ¡la DIAN recauda casi 113 billones de pesos al año! ¿Sabían que el mes pasado parte de las transacciones de comercio exterior de todo el país estuvieron paradas porque, (¡sí!), ‘se cayó el sistema’? ¿Cuánto nos costó ese fallo técnico?

En un país serio esto no pasaría. Y si pasara, caerían proveedores, jefes de sistemas, ¡un director! Alguna entidad, superintendencia, etc., debería protegernos, investigar y castigar a los culpables.

¿O será que también se les ‘cayó el sistema’? 

¿En cuáles entidades han vivido ustedes el famoso 'se cayó el sistema'?

José Carlos García R.
Editor Tecnósfera

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.