Tres historias sin 'rating'

Tres historias sin 'rating'

Estos programas no consiguieron las cifras que en el momento de su producción se proyectaron.

09 de febrero 2015 , 04:43 p.m.

La televisión es reconocimiento: o sea, identificación, encuentro cultural. Cuando una comunidad de televidentes se encuentra y reconoce en la pantalla llega el rating. He aquí tres historias sin rating.

'Yo me llamo Colombia' conquistó porque aquí cantar es parte de la identidad. Pero la Yo me llamo la conquista de América no llega al corazón cultural porque no hay drama, ni melodrama, ni identificación.

Los ganadores de Colombia han sido el vallenato, la música nacional y la balada romántica, el sonido de la sentimentalidad colombiana. Rafael Orozco, José José, Sandro gustan porque son cantados a las maneras de aquí.
Pero ver a un Nino Bravo chileno, a una Selena boliviana y a un Cobain peruano solo da tedio.

Primero, no nos sabemos a Selena, que fue estrella de México y migrantes; el rock es solo pasión de gueto y Cobain, inimitable. Y Paquita la del Barrio gusta pero en público más kitsch. Ni Julio Iglesias, ni Vicente Fernández, ni el gran Leonardo Fabio son creíbles. No cantan a la colombiana.

Y para rematar, el jurado no da: a la venezolana Belkis Martínez todo le parece divino, yes, aburridísima. Luz Amparo Álvarez luce sola y abandonada, y el dominicano Julio Sabala se quedó en el gesto de imitación.

No hay drama ni melodrama, ni pasión. La televisión es reconocimiento, y los concursos para triunfar deben ser como nosotros: feos pero sabrosos. A esta conquista de América le hace falta colombianidad.

****

La noticia de la viceministra María Carolina Hoyos sobre el tercer canal es una muy buena. Va siendo hora que nos cumplan Santos y la ley. Desde el primero de enero del 2009 debía haber otro canal, pero Uribe lo jugó a su reelección, y el país se quedó sin otra ventana que hiciera más vital la competencia de formatos y, sobre todo, que nos diera más posibilidades estéticas y políticas, además de generar industria, trabajo y cultura.
Ojalá sea verdad: necesitamos uno o dos canales ya para ver si salimos de la miseria del gusto y la carroña de RCN y Caracol. Llegará marzo y veremos si Santos cumple una.

****

Gurisatti, a RCN y Vargas, a Caracol. ¡Ay, Dios mío! Se imitan hasta en esto. Y que la suerte nos acompañe. Si Vargas aplica su buen criterio periodístico y abandona el periodismo carroña de borrachos y accidentes, ya será gloria.

Si Gurisatti deja de ser uribista radical y comienza a pensar que se necesitan meter más formas de país en RCN, todo será bendiciones. Creo que los dos son inteligentes y criteriosos, y pueden hacer algo bueno.

Este momento del país necesita del buen periodismo, ese de historias, con contexto, que no caiga en los expertos que no explican sino que hacen propaganda, que busca más allá del odio de Uribe o la bobada Santos o la histeria de Robledo.
Gurisatti y Vargas: necesitamos un periodismo a la altura del nuevo país y de la historia: uno de más diversidad de géneros y más pluralidad de verdades y más formas de Colombia.

O por lo menos, que sean transparentes y digan: estas son las noticias del odio Uribe (RCN) o las noticias de la carroña humana (Caracol).

ÓMAR RINCÓN
CRÍTICO DE TELEVISIÓN

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.