La monja de Figurita

La monja de Figurita

Una foto despeja dudas sobre la religiosidad de la mujer de Figurita y fortalece su historia de amor

notitle
08 de febrero 2015 , 10:07 p.m.

Sol Santamaría acaba de ser operada con éxito, en Barranquilla, de una fractura en la cadera. Había llegado días atrás a visitar a su hijo Fabián y a sus nietos, que habitan en Baranoa la misma casa donde vivió ella con su marido, Orlando Figurita Rivera, pintor del Grupo de Barranquilla, muerto un sábado de carnaval al caer desde lo alto de la carroza que él mismo había construido.

Sol trataba de ser útil en el patio familiar cuando un tropezón la mandó al suelo y de ahí, a una clínica de la capital del Atlántico. Debe tener hoy más de 80 años, pero una actitud y un vigor que cualquier muchacho quisiera ejercer.

Para la historia íntima del grupo, Sol es la monja que Figurita se sacó del convento, con la complicidad de sus amigos. En Vivir para contarla, García Márquez dice haberse reencontrado con Figurita, quien “vivía en Medellín desde hacía unos meses, y era feliz recién casado con Sol Santamaría, una monja encantadora y de espíritu libre que él había ayudado a salir del convento de clausura después de siete años de pobreza, obediencia y castidad”.

La verdad contada por Sol es que ella –nieta de don Simón Santamaría, fundador de Jericó (Antioquia) e hija de don Pastor, despojado por ‘Tirofijo’ de sus mejores tierras– se había metido a monja por curiosidad y cumplido, en efecto, siete años de noviciado como hermanita de los pobres, encomendada a san Pedro Claver. A punto de renovar sus votos, cuando sus superioras le exigieron ser más silenciosa, Sol habría estallado, tirado los hábitos y regresado a Medellín, donde dos años después conoció a Figurita en una cafetería.

Fabián, hijo de Figurita, ha escuchado ese relato de labios de Sol, pero los amigos del grupo le aseguraron una y otra vez que su padre se había sacado a su mamá del convento, en un baúl que Obregón y Gabito le ayudaron a cargar. En su libro de crónicas, Alfonso Fuenmayor cuenta que Figurita le dijo: “Me encontré yo una mañana amanecido en una cantina muy cerca de los Seguros Sociales. Me asomé a la puerta y vi que por la otra acera venían tres monjitas. Con paso menudito, hablaban entre sí. Algo me puso a caminar detrás de ellas y a decirles cosas. Entre otras, que me sentía muy solo allá, entre antioqueños, siendo yo barranquillero. Reparé en una de las monjas. Lo que de ella alcanzaba a verse entre el hábito y la corneta me gustó, es la verdad. Hablé y hablé. El tema de la soledad es bueno cuando uno está amanecido en tierra extraña”.

Las versiones se multiplican y suenan tan reales que una vez Sol le confesó a Fabián: “Ve, mijo, ya hay momentos en que yo no sé cuál es la verdad. Si eso sucedió así o fue que nos inventaron bien ese cuento”. Un día, Álvaro Cepeda Samudio habría decidido quitarle al muchacho su preocupación: “Nombe Fabián, eso es puro invento. Mamadera de gallo…”.

Hace unas semanas, antes de que su madre llegase a Barranquilla, Fabián entró feliz a mi oficina y me entregó un antiguo camafeo con una foto diminuta de su madre en su interior. En ella, Sol, de unos 18 años, las manos juntas y en actitud de oración, mira al horizonte, vestida de religiosa.

“¡Es la monja”, me gritó Fabián, como si hubiera hallado el eslabón perdido de una historia en desorden. Con el prestigio de fabuladores que adquirieron los amigos del grupo se había empezado a poner en duda incluso la existencia de la monja. De Sol como monja. Esta foto única, encontrada por Fabián y pronto colgada en La Cueva, despeja toda duda sobre la condición religiosa de la mujer de Figurita y fortalece su historia de amor, incluyendo las versiones de su rapto.

Sol debe de estar ya de regreso en Baranoa, jugando en el patio de la casa con sus nietos.

Heriberto Fiorillo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.