La conejita mentirosa

La conejita mentirosa

Querida María del Pilar: Examine su conciencia y ármese de valor. Ya se quedó sin opciones.

notitle
08 de febrero 2015 , 10:07 p.m.

María del Pilar Hurtado no se “entregó”, ni su actitud en todo este proceso amerita la generosidad extraordinaria de una justicia que hoy le ofrece toda suerte de fórmulas de cooperación.

No. La señora Hurtado no se “entrego”. Huyó, se burló de la justicia colombiana, y de sus víctimas, por muchos años luego de que sus mentiras ya no le alcanzaron para tapar las barbaridades de las que es coautora. Ya sin dinero, con su protector –el expresidente Martinelli– ahora también prófugo de la justicia de Panamá, y una circular roja que la situaba en una condición sin escape, fue capturada.

Todavía hay quien cree que lo que pasó en el DAS fue lícito, y que “algo habrán hecho” los agraviados, porque este país ha aceptado el discurso ramplón según el cual en Colombia las víctimas son culpables de su propia desgracia, porque “no estaban recogiendo café”.

No, no fue lícito. Fue aterrador. El DAS se convirtió en la policía política de quien no tragaba entero, de los que nunca estuvimos dispuestos a renunciar al ejercicio de cuestionar al poder y denunciar sus excesos, de los que nos opusimos al marco de “alternatividad penal” que concedía completa impunidad a los paramilitares, contra los investigadores de la ‘parapolítica’ y de los ‘falsos positivos’. Se montaron operaciones de desprestigio y tortura, atentados (se dictaron órdenes de ‘neutralización’ de personas), allanamientos sin orden judicial y una persecución sin descanso contra periodistas, defensores de derechos humanos, jueces, sacerdotes y contra, nada más ni nada menos, que la Corte Suprema de Justicia, que por aquella época empezó a investigar a los beneficiarios del terror paramilitar.

El punto de quiebre llegó cuando la Corte decidió investigar a Mario Uribe, primo y compañero de polendas políticas del entonces Presidente de la República. En diciembre del 2007, Uribe Escobar fue escuchado en diligencia de indagatoria y en abril del año siguiente se le dictó medida de aseguramiento. En el escrito de acusación que motiva la causa se lee que los investigadores habrían hallado elementos suficientes para explorar si el entonces senador Mario Uribe Escobar habría establecido apoyos con los paramilitares “en algunos municipios del departamento de Córdoba, mediante un acuerdo que contó con el respaldo y beneplácito de Salvatore Mancuso, quien para el efecto se habría reunido en sus predios de Tierralta para sellar el acuerdo con el dirigente antioqueño”. Uribe Escobar fue condenado por estos hechos. La Corte, que poco podía hacer ante la arremetida sin escampo del Presidente más popular de la historia reciente, preguntó oficialmente a María del Pilar Hurtado si era sujeto de seguimientos e interceptaciones. Ella respondió personalmente y por escrito que no. Hoy tenemos prueba suficiente de que mentía.

¿Acaso Hurtado usaba ingentes recursos públicos y de cooperación internacional (Plan Colombia) para amenazar a la Corte Suprema y a los enemigos del Gobierno solo para satisfacer un placer suyo? Querida María del Pilar: hágase un favor. Examine su conciencia y ármese de valor. Usted ya se quedó sin opciones. Exprese su arrepentimiento contando toda la verdad. Si usted cree que la condena de la Corte es lo peor que le puede pasar, se equivoca. Se preparan dos causas, de muchas que vendrán, una en la Corte Europea de Derechos Humanos y otra civil, en los Estados Unidos, bajo el Alien Tort Act. Conoceremos la verdad, con su cooperación o sin esta. Como su captura, es solo cuestión de tiempo.

La justicia tiene en este caso un reto extraordinario. La crisis institucional desatada en esta época no ha sido superada aún. Esperemos que ese fallo exprese la voluntad de impedir que tanta barbaridad vuelva a repetirse.

Natalia Springer

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.