Editorial: Corrupción con las libretas

Editorial: Corrupción con las libretas

El proceso de definición de la situación militar lo debe hacer directamente el ciudadano.

08 de febrero 2015 , 10:07 p.m.

Donde menos se espera salta la liebre. Esta frase, con raíces en El Quijote, es precisa para hablar de la corrupción continua. La semana pasada, este diario publicó un completo e inquietante informe sobre el negocio montado en torno de las libretas militares.

Que no es nuevo, pero precisamente se pensaba que la corrupción allí había sido dada de baja, cuando hoy existen medios electrónicos modernos y parece haber más controles y una mayor conciencia de lucha anticorrupción. Lamentablemente, las pruebas son contundentes. Opera una bien organizada mafia, hasta con tarjetas personales de presentación –‘Asesoría y gestión Libreta Militar’– con el escudo del Ejército, que se reparten a la luz del día cerca de un distrito militar. Es una burla penosa que hacen los osados delincuentes, que tienen una bien montada cadena para traficar con este documento, que históricamente ha sido motivo de angustia para los hogares.

Hay muchas libretas falsas salidas de ese mundo de la tramoya y el sigilo. Pero es grave que, según testimonios, las hay también legales que han surtido los trámites pertinentes, pero igualmente mediante pago por debajo de la mesa.

El problema está expuesto, y es positivo que en el Ejército haya investigaciones internas y ojalá pronto se logren resultados. Porque no solo se juega con la ansiedad de los jóvenes y sus familias, sino con el prestigio de la institución armada, cuyos hombres en uniforme la defienden a sangre y fuego, como para que la mancillen unos avivatos.

Hay que confiar en que el Ministro de Defensa y los altos mandos logren enderezar este entuerto, además de implementar un sistema ágil y seguro, porque son frecuentes las quejas de la inoperancia de la página web www.libretamilitar.co, que está siendo revisada. Un trámite ágil y amable es la mejor respuesta a las mafias.

Además de que, como lo dice el coronel Carlos Moreno, director de reclutamiento, la ciudadanía tiene que ser consciente de que el proceso de definición de la situación militar lo debe hacer directamente el ciudadano. El hecho real es que este documento no puede ser motivo de temor, menos de estafa.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.